El Criticón

Opinión de cine y música

Harry Gregson-Williams – The Chronicles of Narnia

Harry Gregson-Williams – The Chronicles of Narnia
Género: Banda sonora original
Año: 2005
Valoración:

Este año este polifacético y desconocido autor (al menos para mí, aunque ya me sonaba su nombre por Shrek y Chicken Run) ha dado muchísimo de sí con dos trabajos muy completos, llenos de matices, sonidos ricos y muy bien grabados: Las crónicas de Narnia y El Reino de los Cielos.

El disco que nos ocupa ahora, Las crónicas de Narnia en castellano (y la coletilla El León, la Bruja y el Armario si se tiene muchas ganas de escribir) es un trabajo que en una primera escucha no me llamó mucho la atención, pero tras ver la película descubrí que estaba ante algo más bello y complejo de lo que en principio creía.

La música compuesta para Narnia es de esos extraños casos donde la conjunción imágenes-música resulta una mezcla muy buena, a veces exquisita. Aunque ninguna de las dos por separado destaque especialmente aparte de su simpatía y belleza, en algunos momentos película y música adquieren un nivel de relación muy preciso, consiguiendo que el resultado mejore asombrosamente. Narnia sin su banda sonora original perdería mucho, y escuchar la música en el disco no es lo mismo que hacerlo con las imágenes.

El trabajo de Harry Gregson-Williams es muy adaptable, recurriendo sin que repercuta en el producto final a instrumentaciones de muy distintos tipos. Aunque no es un trabajo tan rico como El Reino de los Cielos, juega con arpas y otras cuerdas en unos temas, con vientos en otros y percusiones en los pocos momentos oscuros (el bombardeo del comienzo y The Stone Table), todo sin salirse de un estilo de gran belleza (para muestra el tema más corto y maravilloso del disco: A Narnia Lullaby). Instrumentos exóticos y otros poco usados habitualmente (violín eléctrico) alejan este disco de cualquier convencionalismo. El que la película sea de corte fantástico así lo requiere.

La utilización de angelicales coros es notable. Hay un tema cantado (el magnífico Evacuating London, con la voz de Lisbeth Scott), que se suma a las canciones elegidas aparte del trabajo del autor e incluidas en este CD.

The Stone Table, de ocho minutos de duración, es el momento más trágico del filme y uno de los más intensos del disco. Percusiones y coros llenos de tristeza van in crescendo hasta que se produce una tensa pausa, llena de melancolía, que se extiende hasta el final, donde vuelve a cobrar algo ritmo.

The Battle es el tema con más acción, recurriendo a los coros, vientos y percusiones en todo su esplendor. Aunque aquí Gregson-Williams recurre a sonidos que ya ha empleado (El Reino de los Cielos), dejando un sabor amargo: el único desliz en todo el disco.

De la parte correspondiente a las canciones, Gregson-Williams ha colaborado en dos de ellas, Can’t Take it In y Where. Can’t Take it In, de Imogen Heap, es una canción muy bonita. La cadencia de la voz, los coros que realiza, los sonidos alegres, mágicos (platillos, piano…). Muy en consonancia con el resto de la banda sonora y la película. Wunderkind, con la característica, casi country, voz de Alanis Morissette, es algo más comercial y simple, limitándose a la percusión repetitiva, la letra y el estribillo, pero se deja escuchar. Escrita para la película, también pretende dar un toque fantástico con el piano y los teclados para acercarla más al estilo correspondiente. Winter Light, de Tim Finn, es una balada casi limitada al piano y la voz, muy simple y aburrida; no debería haber sido incluida, pues quita tiempo para la verdadera música de la película. Where, con Lisbeth Scott cantando de nuevo, tampoco aporta nada interesante, pero al menos es muy corta y se olvida rápido.

Recorrer Narnia de la mano de sus pequeños (y magistralmente interpretados) personajes, de la fotografía y los bonitos paisajes, decorados, maquillaje y de la música, es un viaje muy placentero para los sentidos, sobre todo aquellos que cuando somos mayores casi perdemos: la sonrisa inocente, la emoción fácil. Aunque la película no tenga un gran guión ni el resultado sea grandioso, sí resulta muy entretenida y, sobre todo, hermosa. Y la equilibrada banda sonora compuesta por Harry Gregson-Williams, ajustándose en cada fotograma con una deliciosa armonía, ayuda mucho a ello.

 

1. The Blitz, 1940 – 2:32
2. Evacuating London – 3:38
3. The Wardrobe – 2:54
4. Lucy Meets Mr. Tumnus – 4:10
5. A Narnia Lullaby – 1:12
6. The White Witch – 5:30
7. From Western Woods to Beaversdam – 3:34
8. Father Christmas – 3:20
9. To Aslan’s Camp – 3:12
10. Knighting Peter – 3:48
11. The Stone Table – 8:06
12. The Battle – 7:08
13. Only the Beginning of the Adventure – 5:32
14. Can’t Take it In – Imogen Heap – 4:42
15. Wunderkind – Alanis Morrisette – 5:19
16. Winter Light – Tim Finn – 4:13
17. Where – Lisbeth Scott – 1:54
Total: 70:54
Anuncios

Una respuesta a “Harry Gregson-Williams – The Chronicles of Narnia

  1. Esvine 07/03/2007 en 17:42

    Buenas; te escribo este comentario porque no sabía a quién recurrir para esta pregunta (al menos de habla hispana.)

    Para mí, esta banda sonora es una obra de arte, y al ver la película me quedé prendada de una canción. Suena cuando los Pevensie van en el tren, y dice algo así como ‘Vuelveeee’, ¿es la de Evacuating London?

    Espero tu respuesta (al mail, si es posible). Gracias, y enhorabuena por la página.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: