El Criticón

Opinión de cine y música

Hans Zimmer, Lisa Gerrard – Gladiator

Hans Zimmer, Lisa Gerrard – Gladiator
Género: Banda sonora original
Año: 2000
Valoración:

Partiendo de la base de que la película no es una recreación histórica, sino una obra de ficción relatada en una sociedad y época en concreto, de la BSO podemos decir lo mismo: Ridley Scott no buscó una música que fuera más cercana a la que podría usarse en el periodo de los romanos (no habría recurrido a Hans Zimmer), sino algo que se adaptase bien a la película. La partitura, aunque llena de un aura que da la sensación de que es antigua, es una composición típica de Zimmer, llena de percusiones y sintetizadores.

Lo más destacable, a parte del conseguido efecto de música arcaica que se adapta bien a las imágenes, es que Zimmer no repite su estilo en todos los temas, sino que fuera de los de acción el registro es bastante distinto, muy dramático y desalentador. La colaboración de Lisa Gerrard ha ayudado a enriquecer un producto que podría haber sido un copiar-pegar excesivo del propio Zimmer. La parte mala es precisamente que la inspiración en otras obras es demasiado notable: en algunos casos roza el plagio descarado, no sólo del propio Zimmer, que eso se puede perdonar en parte, pues es su propio trabajo, sino de autores como Wagner y Holst. El tema central y más famoso del disco, The Battle, no es más que una versión de Marte de Los Planetas de Gustav Holst aderezado con los típicos toques de Hans Zimmer. Por otro lado, es un tema impresionante que se escucha con agrado, así que ustedes deciden si es un plagio descarado al que hay que ignorar por ser irrespetuoso o es un refrito interesante. Además, Zimmer no es el primero que se inspira en Wagner o Holst, pues son las dos fuentes más habituales de las que beben los compositores de bandas sonoras. Eso sí, deberían tener un límite, porque a veces el descaro es excesivo.

Progeny abre este trabajo con unos sonidos interesantes que confluyen en guitarra española. The Wheat es tan solo una transición, una presentación de The Battle, el corte por excelencia del disco. Diez minutos de acción espectacular, llena de percusiones, metales y fortísimos vientos, una breve guitarra y bastante sintetizador. Una versión del Marte de Holst con instrumentación moderna para emular música antigua que, lejos de resultar incongruente, funciona con eficacia. A parte de su naturaleza de nula originalidad es un tema muy interesante, caótico pero no molesto, muy correcto para emplear en las secuencias de batalla que abren el filme. Si Ridley Scott no hubiera jugado con la cámara acelerando su velocidad, ofreciendo algunas secuencias bastante cutres, estaríamos ante una buena batalla cinematográfica.

Earth y Sorrow son dos cortes lentos y tristes. El primero instrumental, sobre guitarra, el segundo apoyado en la voz de Gerrard. To Zucchabar contiene elementos que crean un corte entre mediterráneo y arábico, ajustable a la parte que transcurre en Marruecos.

Patricide, sobre una base sintética habitual en Zimmer y con una buena orquesta, aunque suena algo típica, desarrolla uno de los momentos más dramáticos del filme. El resultado es bastante bueno. Le sigue The Emperor is Dead, un breve momento de guitarra que pasa casi desapercibido.

The Might of Rome es otro tema de grandes percusiones, en este caso de talante más tribal. Va adquiriendo mucha velocidad hasta que se incluyen unos extraños pero eficaces coros y mucha guitarra. Sobre el tercer minuto cambia completamente, volviéndose lacrimógeno por unos instantes, para volver a cobrar fuerza adoptando un tono triunfalista.

Strengh and Honor tiene sonidos muy típicos de Zimmer, una atmósfera electrónica pausada pero de gran intensidad. Reunion es otro momento de transición, de atmósfera contemplativa, parecido al anterior pero con la voz femenina. Al final se lanza para continuar en Slaves to Rome, una marcha heroica breve y que se desinfla poco a poco, una presentación de lo que está por venir.

Barbarian Horde, el otro corte largo de acción, no es más que otra versión de The Battle, algo más machacón y reiterativo, pero también bastante atractivo pese a sus limitaciones. Igual que en su predecesor, es un corte contundente y caótico, fiel reflejo de las crudas luchas. La parte final se desenvuelve en fanfarrias triunfales llenas de metales.

Am I Not Merciful? es un corte con bastante fuerza dramática en algunos momentos, ya sea por el uso de las cuerdas y metales como, al final, por masculinos coros acompañados por vientos.

El anterior corte, como muchos otros de la edición, está enlazado con el siguiente. Elysium es un canto habitual de Lisa Gerrard: melancólico, acompañado por una instrumentación sosegada. Va adquiriendo un tono con ecos y tenues metales de fondo que le otorga una sensación bien conseguida de alejamiento.

Honor Him es un breve momento que retoma el tema central de la banda sonora casi en forma de himno relajado. Y Now We Are Free es más animado, aunque no exento de melancolía, con guitarra y la voz de Gerrard. A medida que avanza la voz de Lisa se va quedando cada vez más en solitario.

Un trabajo muy recomendable, sobre todo para iniciados en el género por su fácil escucha. De hecho, es una de esas BSO que se pone de moda por la fama de la película y gracias a un tema pegadizo.

Hay otra versión llamada More Music From Gladiator, un producto claramente realizado por el enorme éxito de ventas de la primera edición. No se presenta como una elección interesante por su carácter comercial: apenas ofrece nada nuevo, hay muchas versiones de temas y molestos diálogos de la película.

 

1. Progeny – 2:13
2. The Wheat – 1:03
3. The Battle – 10:02
4. Earth – 3:01
5. Sorrow – 1:26
6. To Zucchabar – 3:16
7. Patricide – 4:08
8. The Emperor is Dead – 1:21
9. The Might of Rome – 5:18
10. Strengh and Honor – 2:09
11. Reunion – 1:14
12. Slaves to Rome – 1:00
13. Barbarian Horde – 10:33
14. Am I Not Merciful? – 6:33
15. Elysium – 2:41
16. Honor Him – 1:19
17. Now We Are Free – 4:14
Total: 61:31
Anuncios

Una respuesta a “Hans Zimmer, Lisa Gerrard – Gladiator

  1. CH_ 14/06/2008 en 13:06

    El mejor soundtrack de ese año, le robaron el oscar al darselo a Tan Dun por Tigre y Dragón, por cierto un poco aburrida la pelicula y la banda sonora.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: