El Criticón

Opinión de cine y música

Hans Zimmer – The Da Vinci Code

Hans Zimmer – The Da Vinci Code
Género: Banda sonora original
Año: 2006
Valoración:

The Da Vinci Code tiene la huella tan electrónica habitual de Hans Zimmer, con músicas que pese a no ser composiciones muy elaboradas resultan atractivas e impactantes. Pero también tiene su parte buena, es decir, la que es capaz de crear temas de gran fuerza y belleza. Es pues, un trabajo que ha resultado una agradable sorpresa, un disco que recupera a un autor que estaba un poco ausente del panorama de las BSO importantes de calidad desde El último Samurai.

Estamos ante una banda sonora de buena calidad y bastante recomendable: original, bastante variada, impactante, de fácil escucha, y cuyos dos factores más destacables son:
-Los temas habituales de Zimmer se alternan con composiciones de abundante cuerda, creados de forma que producen gran fuerza expresiva, y coros que otorgan las consecuentes reminiscencias religiosas empleados con suma eficacia.
-Si en Batman Begins la exquisitez del sonido era sobrecogedora, en éste disco lo es aún más. Con tecnología punta que maneja cada vez mejor, el autor ha conseguido un trabajo que destaca por su perfecta grabación.

Pista a pista es un disco donde se alternan temas de longitud media, alta (un par que pasan de los ocho minutos) y corta. En general, la tónica de este trabajo es más de intriga que de acción, sin faltar al dramatismo y con algunos breves sustos que ganarían bastante si no tuvieran el volumen tan elevado. Podemos definir dos temas musicales principales, el de intriga y el religioso. Se presentan a veces muy claros y otras algo mezclados con toques más dramáticos y breves partes con algo de acción:

En el tema de intriga tenemos algunos momentos más atmosféricos que pueden sobresaltarnos en cualquier momento por la inclusión de repentinas cuerdas, caso de Dies Mercurii i Martus, un corte muy característico de Zimmer: un sonido electrónico poderoso, envolvente, que hacia el final adquiere mucha más fuerza gracias a unas intensas cuerdas que asustan por el volumen al que están comparado con la parte anterior; pero salvando ese ligero problema, es una composición dramática de gran impacto emocional. Los otros cortes más destacados de este tema son:
L’esprit des Gabriel, una especie de versión breve de la pista anterior, The Paschal Spiral, que muestra en todo su esplendor el violín electrónico (presentado en el primer corte) otorgando el toque de misterio con su atractivo sonido. Ad Arcana, una pista larguita, Daniel’s 9th Cipher, Rose of Arimathea, un tema muy largo, atmosférico a partir de su ecuador, de nuevo con violín electrónico, que hacia el final adquiere el tono religioso, Beneath Alrischa, que juega con violines, introduce eventualmente más cuerdas y viento, llevando la intriga más hacia el misterio, Rose of Arimathea

El otro tema, el religioso, está presente en forma de coros característicos de la Iglesia. Se pueden oír por primera vez en Malleus Maleficarum de forma algo sutil (o incluso antes, si afinamos mucho, en L’esprit des Gabriel), donde se diluyen a medida que el corte avanza por la creciente inclusión de cuerdas. En Salvete Virgenes es más evidente, con el coro principal acompañado de metales y coros secundarios. Poisoned Chalice es otro que los utiliza como se haría en una iglesia, tanto por la forma del canto como por el efectivo sonido que se ha buscado con la reverberación típica producida en las salas de piedra y vidrieras. Es una pista larga que va relegando el coro a segundo plano, alzándose el sonido en forma de corte levemente dramático y bastante correcto para usar en momentos del filme donde se producen revelaciones en el argumento. Rose of Arimathea entraría también dentro de este hilo, aunque es tan largo que abarca todos los registros empleados en la Banda Sonora.

Otros cortes aportan coros, aunque ya la línea religiosa es un mero trazo, un recuerdo de que el hilo principal va por ese camino, y se adentran más en la acción con toques dramáticos. Es el caso de The Citrine Cross, donde las voces se sumergen en cuerdas y sintetizadores presentándonos uno de los temas de mayor intensidad, un corte de gran fuerza que se interrumpe a mitad para volver a despertar después en breves intervalos. Es de los más destacables de esta acertada composición.

Chevaliers de Sangreal es el corte que más recuerda a otros trabajos de Zimmer. Tanto que es calcado a Batman Begins, y sólo cambia por una melodía que escribe encima del tema y que va creciendo hasta superponerse, siendo entonces cuando cobra interés.

 

1. Dies Mercurii I Martius 6:03
2. L’esprit des Gabriel 2:48
3. The Paschal Spiral 2:49
4. Fructus Gravis 2:50
5. Quodis Arcana 6:07
6. Malleus Maleficarum 2:21
7. Salvete Virgines 3:16
8. Daniel’s 9th Cipher 9:31
9. Poisoned Chalice 6:19
10. The Citrine Cross 5:21
11. Rose of Arimathea 8:11
12. Beneath Alrischa 4:23
13. Chevaliers de Sangreal 4:09
14. Kyrie for the Magdalene 3:55
Total: 68:03
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: