El Criticón

Opinión de cine y música

El asesinato de Richard Nixon

 

The Assassination of Richard Nixon, 2004, EE.UU.
Género: Drama.
Duración: 95 min.
Director: Niels Mueller.
Escritor: Niels Mueller, Kevin Kennedy.
Actores: Sean Penn, Jack Thompson, Naomi Watts, Don Cheadle.

Valoración:
Lo mejor: Todo, desde el guión a las interpretaciones, pasando por la estupenda dirección, la fotografía, la música…
Lo peor: ¿Por qué ha tardado tanto en llegar a España? Por lo demás, nada.

Inspirada en hechos reales, este relato del desconocido y muy prometedor Niels Mueller ahonda en la personalidad de un individuo (Sam Bike) incapaz de vivir en el mundo real, que culpa de su constante fracaso en los aspectos más importantes de su vida (amor, trabajo, autoestima) a una sociedad corrupta, mentirosa y excesivamente competitiva. En resumen, un inadaptado ante la hostilidad de las sociedades humanas.

El retrato del personaje es exquisito, captando cada resquicio de su personalidad y mostrando su caída en desgracia con una habilidad loable. La extraordinaria interpretación de Sean Penn es una parte fundamental del puzzle, aportando un trabajo inolvidable lleno de expresividad, con un uso perfecto de tics y manías y, sobre todo, una mirada que transmite todo lo que el personaje está pensando y sufriendo en un solo plano. Penn es sin duda uno de los mejores actores de la historia del cine, aunque su presencia habitual en películas independientes o extrañas le aleja un poco del reconocimiento general y pasa más desapercibido que otras estrellas bastante aupadas por la prensa y premios.

Habrá quien piense con tanto halago que la mayor virtud del producto es la actuación de Penn, pero sin un buen director que preparase bien cada plano e indicase al actor su cometido, no habría nada que hacer. El virtuosismo que ha demostrado Mueller tras las cámaras supone toda una sorpresa en un realizador hasta ahora completamente desconocido, y prometo seguirle la pista en adelante. Utiliza una sutil cámara en mano, bastante quieta en muchas ocasiones, con una fotografía muy expresiva, donde cuida al detalle el encuadre y los objetos que forman parte del plano. El resultado es muy rico, completo en recursos. Un artista con grandes dotes.

El guión sigue a Bike en su crisis personal, pero de fondo, y luego cada vez más en primer plano, también lo envuelve en la crisis presidencial de Richard Nixon, donde el protagonista ve el exponente de la crisis mundial de la honestidad y lealtad. Aunque las intervenciones del Presidente son constantes en radios y televisiones, no satura el relato, sino que contribuye en el crecimiento de la paranoia de Bike. El ritmo de la narración, con ayuda de un buen montaje, va construyendo un clímax donde el espectador respira la inquietud y descontrol del protagonista en todo su esplendor, para desembocar en el abrupto intento de secuestrar el avión.

No me olvido de otro papelón, el de Jack Thompson, que interpreta al empleador del protagonista en una tienda de muebles, un jefe competitivo, conservador y algo pesado, pero en comparación con lo que hay por el mundo, un hombre simpático, afectuoso con los que realizan bien su labor… Pero Sam Bike es tan obtuso, torpe y maniático que no es capaz de relacionarse con él. Thompson es el secundario perfecto: su metraje no es muy amplio, pero su presencia impone, su actuación transmite al espectador todo lo que el personaje tiene que decir, y no se olvida con facilidad. Un papel magnífico, que ensombrece a otros secundarios de lujo (Naomi Watts, Don Cheadle) que están más repartidos por el metraje y con interpretaciones que, lejos de ser poco menos que excelentes, no llegan a la magnificencia de Thompson y Penn.

La música, cuyo origen no soy capaz de discernir si sólo contiene piezas de Leonard Bernstein o es en su totalidad de este compositor al que el personaje escribe sus desventuras, pues no hay disco editado, está llena de piezas de gran belleza, seleccionadas y utilizadas con acierto, logrando un perfecto complemento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: