El Criticón

Opinión de cine y música

Gabriel Yared – Troy (rechazada)

Gabriel Yared – Troy (rechazada)
Género: Banda sonora original
Año: 2004, no editada de forma oficial
Valoración:

Investigación, experimentación, dedicación plena… Gabriel Yared se centró en la composición de la BSO de Troya durante un año, algo que se ve muy raramente hoy día. El resultado es una obra magna que se ha convertido rápidamente en obra de culto, maldita por su carácter de edición fantasma (no hay disco oficial, sólo el que mostró Yared), sobre la cual todos los medios especializados que han tenido acceso a ella están de acuerdo en que es una obra maestra de la historia de la música de cine.

El disco que circula por Internet, que fue el que Yared envió a algunos medios con el fin de dar a conocer un trabajo del que estaba muy orgulloso, es una versión preliminar, de acabado incompleto. Probablemente la elección de temas para una versión oficial no sería muy distinta, quizá tan sólo tendría alguno más o los incluidos no serían exactamente iguales. Donde más se nota es en el acabado sonoro, que no está pulido en su totalidad: la mezcla no es perfecta, el sonido no está grabado con total precisión, puede sonar levemente hueco, anticuado… cosa que por otro lado le otorga un matiz extraño, como si la música fuera realmente antigua y Yared la hubiera recuperado de alguna forma. Pese a todo, la calidad de la grabación no es mediocre en ningún momento, de hecho es más que aceptable (equiparable a una grabación de los ochenta), y se puede apreciar perfectamente la exquisitez de la enorme y apoteósica orquestación de Gabriel Yared. No quiero ni pensar en cómo sonaría esta joya con una orquesta a pleno rendimiento y grabada con una producción de alto nivel.

La música creada por Yared para Troya es una espectacular composición llena de momentos heroicos y triunfales, con abundancia de coros, metal y viento, sin escatimar en unas percusiones empleadas con maestría. Es muy rica y compleja, la orquestación es sencillamente perfecta, tiene grandísimos cortes creados para las batallas, deliciosos momentos dedicados a las relaciones entre personajes… Es una obra de arte, una pieza única, extraordinaria, de una fuerza expresiva estremecedora y un acabado perfecto nota a nota. Uno de los discos más imprescindibles para los amantes del género.

Cabe decir que todos los temas son grandiosos, sublimes. Sólo con escucharlos en el disco se puede intuir que la relación entre música e imágenes de la película sería seguramente fantástica. No seré el primero ni el último en decir que pagaría por ver un montaje de la película que incluyera esta partitura, un sueño que no es tan difícil hoy día con la de tecnologías que hay: podría ponerse algún fan con conocimientos a ello y colgarlo en las redes de intercambio de archivos…

Se puede apreciar, sin embargo, y sin que sea un punto en contra, una clara inspiración estilística muy común en muchos autores de bandas sonoras originales: el Marte de Holst está presente con claridad en The Opening y algún otro breve momento de gran acción, y hay un instante que parece sacado de El Señor de los Anillos de Howard Shore, con la voz de un infante que resulta igual a la del empleado por Shore, Ben del Maestro.

No hay muchos temas claramente definidos, al contrario que en otras grandes e inolvidables composiciones para el cine. Eliminar la creación de temas completamente distintos para cada personaje y situación en teoría iría en detrimento de la variedad musical, pero aunque en parte así sea, no resulta un aspecto negativo pues la composición es perfecta. El tema central sirve como eje para toda la película y también para Aquiles, pues es una historia casi totalmente centrada en dicho héroe, pero a lo largo de los temas en que se recurre a él se presenta con sutiles variaciones, de forma que nunca produce agotamiento.

Un coro de fondo observa una incipiente fanfarria en The Opening. El corte sigue entre una música expectante, perfecta para presentar los retazos de la historia en que se enmarca esta aventura, y a continuación de nuevo la orquesta va creciendo hasta desembocar en el tema central del disco, abordado esta vez de forma más pausada, contemplativa e inquieta.

Achilles & Boagrius comienza con intensidad y hacia la mitad se vuelve más sosegado, pero sólo es un descanso, pues muestra enseguida las espectaculares fanfarrias con el enorme tema central de la película. En el tramo final tiene un portentoso crescendo de percusiones.

Sparta es uno de los cortes más breves, un inciso en las orquestaciones heroicas para mostrar una visión fugaz de las fiestas. La tonalidad elegida es de corte arábico, siendo así el que más se sale de la tónica del disco, sin que eso desmerezca su innata belleza y eficacia.

Achilles Destiny es un tema inicialmente calmado, que muestra los sueños de Aquiles con un leve matiz de desasosiego. Poco a poco va ganando fuerza hasta desembocar en el tema de central (y como dije, el de Aquiles), una perfecta sincronización de vientos duros, coros impresionantes, percusiones… Finalmente adquiere un cariz alegre: es la presentación del héroe, desde sus metas e inquietudes a su grandiosidad.

1000 Ships deambula entre algunos crescendos y un hilo general tranquilo, una música que contempla la majestuosidad de la flota invasora. Finaliza de la forma habitual: una espectacular fanfarria.

Brevísimo pero bello es Helen & Paris; intimista, dulce, rodea a la pareja de unas notas llenas de amor. Sólo grandes compositores logran en tan poco tiempo tanto contenido, tanta emoción.

D-Day Battle, correspondiente al desembarco y primera batalla, una escaramuza rápida pero eficaz donde los griegos asientan una buena plaza en la costa, alterna melodías rápidas, de gran fuerza orquestal, mientras las confrontaciones se suceden. Yared consigue un eficaz tema de acción, variado, completo, y lleno de ritmos melódicos, nada de sonidos ruidosos. En esta línea, pero no por eso repetitivo o menos interesante, de hecho es uno de los temas más grandes del disco, se mantiene Battle of the Arrows.

Approach of the Greeks se sostiene sobre todo en los coros, masculinos y arrebatadores, acompañados de las rudas percusiones mientras los vientos rasgan de vez en cuando la melodía. Es el otro corte donde se puede intuir una inspiración en Holst.

Greek Funeral Pyres está iniciado por una angelical voz infantil, que pronto es absorbida por coros masculinos y la aparición de metales.

Achilles & Briseis es un corte grisáceo, triste. Durante cinco minutos y medio Yared expone la parte más intimista e introspectiva del disco, perteneciente a la nueva y difícil relación entre Aquiles y Briseida, que deambula entre el temor, el odio y la atracción carnal.

Hector! Hector! sigue en la línea del anterior pero de forma más oscura, con unos coros sutilmente deprimentes, como augurando el negro futuro de Héctor. Seguidamente se torna más dulce, mostrando la faceta más humana y familiar del personaje, pero incluso entonces no se libra de una tonalidad melancólica.

Como comenté en el artículo dedicado a la versión de James Horner, dicho autor se inspiró claramente en el Achilles & Hector Fight de Yared, que es todas luces inmensamente superior, como el resto de la partitura. Al compás del magnífico duelo a espadas Yared orquesta una pieza de fuertes percusiones y metales que, llegado el momento de la derrota de Héctor, gira hacia un tono de profunda tristeza.

Una desgarradora y por momentos desquiciante voz femenina abre Hector´s Funeral, un lamento por el héroe troyano abatido. Otras voces se suman al llanto mientras suena brevemente un arpa, y unos sutiles coros masculinos y las percusiones hacen acto de presencia intermitentemente mientras el lamento prosigue.

The Sacking of Troy y Achilles Death son dos cortes de amplia duración, dedicados al largo desenlace de la confrontación. Varían entre momentos de acción y otros más tristes, mostrando la situación de derrota y pérdida que rodea a la caída de Troya, pero también entre momentos heroicos referentes a la victoria de los griegos.

Dos canciones estupendas cierran esta maravilla. Su calidad es algo poco común teniendo en cuenta que generalmente las canciones se incluyen en las películas para optar a más nominaciones a premios, por lo que se recurre a temas simples y fáciles de recordar (o sea, pop barato). Pero aquí estamos ante una belleza tristona como End Title Song, que funciona en perfecta armonía con el tono del resto del disco y resulta una gran canción, y Mourning Women, un corte extraño, un histriónico y eficaz juego de voces de brevísima duración, pero que tampoco resulta fuera de lugar (aunque sí me pregunto en qué parte de la película hubiera sido utilizada).

1. The Opening – 3:57
2. Achilles & Boagrius – 3:46
3. Sparta – 1:59
4. Achilles Destiny – 5:42
5. 1000 Ships – 3:36
6. Helen & Paris – 1:44
7. D-Day Battle – 4:53
8. Approach of the Greeks – 2:30
9. Battle of the Arrows – 7:11
10. Greek Funeral Pyres – 2:19
11. Achilles & Briseis – 5:31
12. Hector! Hector! – 3:38
13. Achilles & Hector Fight – 4:38
14. Hector´s Funeral – 2:24
15. The Sacking of Troy – 7:46
16. Achilles Death – 8:48
17. End Title Song – 4:38
18. Mourning Women – 1:25
Total: 76:23

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: