El Criticón

Opinión de cine y música

Jarhead

 

Jarhead, 2005, EE.UU.
Género: Drama, bélico.
Duración: 123 min.
Director: Sam Mendes.
Escritores: William Broyles, Anthony Swofford (novela).
Actores: Jack Gyllenhall, Peter Sarsgaard, Jamie Foxx.
Música: Thomas Newman.

Valoración:
Lo mejor: La impecable y en muchas ocasiones bellísima fotografía.
Lo peor: Es una película sin fuerza, vacía, aburrida.
Mejores momentos: La lluvia de petróleo, en especial la aparición del caballo.

Sam Mendes es un autor con un estilo muy personal y poético: sus películas son bellas en forma pero también están muy bien dotadas de contenido emocional y crítico. Se ganó la fama con la impresionante American Beauty, un retrato mordaz de las familias en apariencia típicas del modo de vida estadounidense, aunque luego tropezó ligeramente con Camino a la Perdición, no por su trabajo de dirección, sino porque el guión pecaba de ser demasiado sencillo y predecible. En Jarhead es de agradecer el esfuerzo que ha puesto en buscar una mirada distinta de las habituales aproximaciones al cine bélico, pero los resultados son entristecedores por su simplismo y monotonía.

Jarhead se centra en las motivaciones y penurias de los soldados estadounidenses en las formas modernas de la guerra. Estos hombres, gente sencilla, de pueblo, con ideales simples y con mucha energía, se alistan para combatir por su país y se encuentran con entrenamientos agotadores y en muchos casos lleno de vejaciones, para luego ir a guerras que no comprenden y en las que, o mueren indignamente o, como acierta Mendes en describir, no hacen nada debido a que con las técnicas modernas la lucha ya no se centra en el cuerpo a cuerpo. El guión se basa en el relato real del soldado Anthony Swofford (interpretado por Jack Gyllenhaal), quien con sus compañeros pasó una larga temporada en los desiertos de Arabia Saudí sin llegar a ver acción alguna. Desglosa sus pensamientos desde el entrenamiento hasta la vuelta al hogar y el reajuste a la vida posterior (esto último de forma resumida), centrándose sobre todo en aquella estadía en la que sufrieron la monotonía de la inactividad en pleno desierto.

La mano de Mendes ofrece una visión preciosa de los vastos e inhóspitos paisajes desérticos donde transcurre la mayor parte del relato, consiguiendo momentos de un lirismo desbordante, como todo el tramo de la caminata que desemboca en la lluvia de petróleo, donde dota a las imágenes de una belleza cautivadora gracias a una hábil mezcla de perfecta fotografía y efectos digitales. La dirección de actores es como siempre notable, exprimiendo principales (Jack Gyllenhaal, Peter Sarsgaard) y secundarios hasta ofrecer interpretaciones de gran naturalidad y, en el caso de Gyllenhaal, hay que decir que el joven realiza un buen retrato del soldado puteado.

Pero Jarhead tiene un desarrollo plano que no parece llevar a ningún sitio. El principal problema es este argumento de guerra sin guerra donde el guión no proporciona apenas momentos de interés. Si la dirección de Mendes es muy personal, el guión con el que cuenta aquí es todo lo contrario, mostrándose anodino en historia y vago en ideas. Vemos a los soldados aburrirse en un panorama desolado, pero lo hacemos en escenas también aburridas de cara al espectador, ya que apenas aportan instantes con algo de interés: los momentos en el entrenamiento están faltos de carisma y originalidad, y las situaciones en el desierto son simplonas exceptuando los logros visuales del director. Mendes se concentra mucho en los personajes, que son el foco de sus relatos y desde donde desglosa todo el contenido, pues generalmente ellos y sus pensamientos son los que dan vida a sus filmes, no sólo las situaciones que viven. En este aspecto la película no sale demasiado mal parada, pero no sirve de mucho tener un par de buenos caracteres si hablan sin decir nada y caminan sin llegar a ninguna parte. Las posibilidades de ofrecer crítica militarista y profundidad moral están fatalmente desaprovechadas, limitándose a algunas preguntas sobre por qué luchan, muestras vagas sobre la adaptación de los hombres al medio y a sus compañeros y poco más. Llega el final de la proyección y uno tiene la sensación de que no ha pasado absolutamente nada.

Una película visualmente impecable, pero por más que me pese, Mendes está desperdiciando su talento y haciendo que pierda mi tiempo. Espero que para la próxima producción ponga más cuidado en la elección del guión.

Anuncios

Una respuesta a “Jarhead

  1. Capitan 23/01/2007 en 20:55

    No tienes ni puta idea. Sino hay batallitas o si la peli no va dando saltos temporales no tiene guion para ti, no?. Eres un flipao, es una pazo pelicula, y el ultimo samurai tambien.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: