El Criticón

Opinión de cine y música

Domino

 

Domino, 2005, EE.UU.
Género: Acción.
Duración: 127 min.
Director: Tony Scott.
Escritor: Richard Kelly.
Actores: Keyra Knightley, Mickey Rourke, Edgar Ramírez, Delroy Lindo, Mo’Nique, Ian Zeiring, Brian Austin Green.
Música: Harry Gregson-Williams.

Valoración:
Lo mejor: La presencia física de algunos actores: la bella Knightley, el imponente Rourke.
Lo peor: Es un experimento tan fallido que quizá sería mejor no considerarlo como una película.

Inspirándose en la vida de una caza recompensas real, Tony Scott intenta construir un relato apabullante en lo visual y desestructurado en su desarrollo, pero la mano de este director, ya de por sí inquieta por los (de)efectos y experimentos visuales, ha perdido completamente el rumbo, el sentido y la lógica, consiguiendo un penoso galimatías de escenas que se suceden sin razón de ser, mezcladas mediante planos de medio segundo. Agotadora, mareante y soporífera proliferación de destellos, ruidos, subtítulos y explicaciones mediante narración y esquemas sobreimpresos en la pantalla para una historia incapaz de definir personajes y encontrar un equilibrio entre el buen proceder de la trama y la puesta en escena. El guión visto en conjunto es simplísimo, pero intentar hallarle sentido y forma entre el empacho de escenas y diálogos sin pies ni cabeza y momentos sobrantes (¿a qué viene esa larga parida sobre los chinegros?) es tarea imposible. Cansa desde los pocos minutos de proyección de manera insoportable, y para colmo dura dos eternas horas.

El reparto es atractivo a simple vista, pero es imposible ver algo más allá de los actores, ya sea porque con tanto movimiento no hay forma de discernir la interpretación que hay tras la voz, o porque el desacierto de casting es bestial: Keyra Knightley es muy bella, y con el pelo corto más aún, pero no solo no resulta creíble como dura caza recompensas, sino que es altamente incongruente, pues su físico frágil y su mirada de niña buena no encajan en el carácter, y su interpretación como siempre es más bien pobre.

Rueda sobre un guión simple, típico y previsible mediante muchas cámaras y mucho movimiento de zoom, luego realiza la postproducción pulsando todos los botones de efectos de colores, montajes, desenfoques, etc. de forma aleatoria y así obtienes Domino. Me cuesta mucho, muchísimo, considerar que este engendro pueda ser calificado como película. Una de las producciones más infames que me he tragado, y sumo esfuerzo me ha supuesto hacerlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: