El Criticón

Opinión de cine y música

El caso Slevin

 

Lucky Number Slevin, 2006, EE.UU.
Género: Thriller.
Duración: 109 min.
Director: Paul McGuigan.
Escritor: Jason Smilovic.
Actores: Josh Hartnett, Morgan Freeman, Ben Kinglsey, Lucy Liu, Stanley Tucci.
Música: Joshua Ralph.

Valoración:
Lo mejor: Los pintorescos decorados.
Lo peor: Todo lo demás.

Jason Smilovic intenta construir una intriga de engaños argumentales, diálogos ágiles, cínicos y cómicos, personajes estrafalarios y situaciones casi surrealistas, intentando imitar el formato de Snatch, cerdos y diamantes u Ocean’s Eleven que tanto éxito y producciones semejantes ha generado, pero no consigue orquestar una película dinámica, no sorprende en ningún momento y no es capaz de dotar a la estructura de sentido y atractivo. El gravísimo principal error radica en que omite constantemente la información necesaria para que la historia tome forma y se haga comprensible, mostrando todo lo importante al final en un apresurado resumen con ínfulas de grandiosa revelación, con lo que la proyección se hace eterna al no tener rumbo hasta los últimos momentos del metraje. No ayuda que los personajes sean insulsos y los diálogos no sólo no resulten creíbles, sino que la mayoría de las veces suenan forzadísimos. Se suceden situaciones inconexas, entran y salen personajes ridículos, chistes presuntamente ingeniosos saturan las muecas del infame Josh Hartnett mientras la película aburre cada vez más, mientras se espera infructuosamente que la narración lleve a alguna parte.

Es una pena ver cómo se echa a perder un reparto estelar, pues Morgan Freeman y Ben Kingsley tienen entre manos caracteres inertes y con pocas apariciones, y Bruce Willis, el enigmático asesino, apenas aparece un par de veces. Lucy Liu es la única que aporta algo de carisma, otorgando a su exagerado y mal ubicado personaje un toque picaresco y sexy muy atractivo.

La labor de Paul McGuigan en la dirección es eficaz, pero no salva la función de ser un bodrio eterno. Lo más llamativo es la cuidada ambientación, donde se ha buscado expresamente unos decorados extravagantes llenos de figuras enrevesadas, paredes de dibujos mareantes y edificios de arquitecturas peculiares para otorgar un aspecto visual original y casi cómico.

Una película infumable, de las de no recomendar ni al peor enemigo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: