El Criticón

Opinión de cine y música

Hans Zimmer – The Last Samurai

Hans Zimmer – The Last Samurai
Género: Banda sonora original
Año: 2003
Valoración:

El último samurai de Hans Zimmer es una partitura que se ajusta de forma magnífica a la muy recomendable película de Edward Zwick, sirviendo como complemento muy expresivo para realzar esta narración sobre la vida de Nathan Algren. El estilo de la composición es lineal, no hay grandes exposiciones de temas variados, resaltando así la melancólica soledad del personaje principal. Es una música de lenguaje intimista, que funciona a las mil maravillas como oda a la sencilla vida del samurai, pero el músico alemán también resuelve muy bien los momentos de acción, con cortes enérgicos sensacionales.

Zimmer centra la fuerza de la composición en la electrónica y las cuerdas (violines y violonchelos), obteniendo sus características atmósferas de gran intensidad, y aunque la aportación de la cultura japonesa no es amplia, está eficazmente aprovechada. La presencia de los tambores taiko (ejecutados por Emil Richards) es impresionante, sustentándose algunos cortes con atino en ellos, y las inclusiones de flautas japonesas (shakuhachi, en manos de Bill Shultz) y el koto (instrumento de cuerda parecido al salterio, interpretado por June Kuramoto) proporcionan tanto exotismo como dulzura en los instantes más poéticos de la película.

Las sonoridades son muy originales, con pocos segundos que recuerden a otros trabajos más allá del propio estilo del autor (el final de Red Warrior es muy típico –recuerda a Gladiator-, The Way of the Sword es una versión de uno de los cortes más grandes de la historia del cine, Journey to the Line de The Thin Red Line, del propio Zimmer). La ejecución es notable y la plasmación en disco es correcta, aunque se pierden como siempre varios minutos (para los muy fanáticos, hay versión no oficial –conocidos como bootleg– con más música). Pero lo que brilla por encima de todo es la impresionante fuerza de la música, que se muestra asombrosamente arrebatadora, espectacular, capaz de imbuir al oyente en un profundo éxtasis en casi la totalidad de los cortes. Sin embargo, a la vez resulta delicada y poética en los pasajes de mayor lirismo y sencillez, con lo que tenemos un disco completo en registros y de gran belleza, por lo que no resulta extraño que fuera recibida con muchísimo entusiasmo por el público y la crítica. El último samurai es una de esas grandes bandas sonoras que Zimmer crea de vez en cuando entre más o menos mediocres trabajos comerciales.

El disco se abre con un corte largo que expone algunos de los segmentos más calmados. A Way of Life desarrolla melodías sencillas que encierran cierto pesar y soledad; la música se extiende de forma sosegada, pausada, con bonitas construcciones sobre cuerdas. En el tramo final los sintetizadores adquieren mayor fuerza, mientras unas cuerdas maravillosas pasan casi desapercibidas en segundo plano.

Iniciado sobre shakuhachi, Spectres in the Fog va ganando paulatinamente fuerza con las sobrecogedoras percusiones japonesas, empleadas por Zimmer con maestría tras largos periodos de pruebas, y que se apoyan en el firme envoltorio de sintetizadores. En su ecuador el registro se torna caótico, con algún instante que puede resultar algo difícil de oír, pero cuya finalidad no es otra que resaltar un pasaje de la cinta donde la batalla lleva a la muerte y a la desesperación.

Taken desglosa otro instante de tensión creciente, mucho más sobrio que el corte anterior. Es uno de los grandes momentos del disco, pues su fuerza es fascinante, y podría ser definido como el tema central de la partitura. La sensibilidad es la que predomina en A Hard Teacher, de sonoridades parsimoniosas. To Know My Enemy parece ir por el mismo camino, pero cuando las percusiones se declaran protagonistas el registro cambia por completo, adquiriendo gran dramatismo en su tramo final.

Idyll’s End es otro pasaje donde se recurre a una música casi minimalista, de tonos sensibles con reminiscencias a paisajes de naturaleza tranquila. La soledad se ve quebrada pasado su ecuador, donde se retoma el tema general con una cadencia que se desarrolla sin prisas.

Similar a Taken, Safe Passage es una apoteosis de sintetizador y cuerda, una impetuosa explosión de sonidos llenos de aliento dramático con algunas características muy notables, como la poderosa expresividad de las cuerdas o las preciosas melodías saltarinas de shakuhachi en su conclusión.

Ronin expone con brevedad los motivos de teclados electrónicos con los contundentes taikos, y a continuación Red Warrior incorpora sobre el tema predominante de la partitura unos sensacionales coros masculinos a modo de valientes gritos de guerra. Destaca como otro de los grandes momentos, aunque algo afeado en sus últimas notas porque se recurre a sonidos demasiado repetidos por Zimmer en otras composiciones. Si bien, es un desliz ínfimo en un gran corte.

The Way of the Sword nos ofrece un tema de acción con gran sentido dramático, otra eficaz simbiosis de sintetizador, percusión y cuerdas. Estas últimas sacan las notas más conmovedoras, con un clímax imponente, si bien, a pesar de su extraordinaria calidad y sobrecogedora carga dramática, el sabor dejado no está a la altura de otros momentos del álbum, pues como he mencionado es demasiado parecido a un tema de La delgada línea roja, y lo cierto es que volver a utilizar una composición que podría citar como perfecta no me parece una elección acertada artísticamente. Pero la banda sonora en general denota una esforzada y magnífica originalidad, así que la decisión no se la tengo muy en cuenta; después de todo, hay pocos autores que no repitan sus éxitos, y Zimmer desde luego es de los que lo hacen con frecuencia.

A Small Measure of Peace, de duración exacta al corte anterior, desarrolla de nuevo la parte más melancólica de la partitura, con largas melodías grises que evocan sensaciones de desamparo. Un final tranquilo en cuanto a sonoridades, pero cargado de pesadumbre.

 

1. A Way of Life – 8:04
2. Spectres in the Fog – 4:07
3. Taken – 3:36
4. A Hard Teacher – 5:44
5. To Know My Enemy – 4:49
6. Idyll’s End – 6:41
7. Safe Passage – 4:57
8. R
onin – 1:53
9. Red Warrior – 3:56
10. The Way of the Sword – 7:59
11. A Small Measure of Peace – 7:59
Total: 59:45
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: