El Criticón

Opinión de cine y música

La terminal

 

The Terminal, 2004, EE.UU.
Género: Comedia, drama.
Duración: 128 min.
Director: Steven Spielberg.
Escritores: Sacha Gervasi, Jeff Nathanson.
Actores: Tom Hanks, Stanley Tucci, Catherine Zeta-Jones, Diego Luna, Kumar Pallana, Zoe Saldana, Chi McBride, Barry Shabaka Henley.
Música: John Williams.

Valoración:
Lo mejor: Un inmenso Tom Hanks y la originalidad de la historia.
Lo peor: Algún personaje no muy logrado, pequeños altibajos en el ritmo y un par de momentos surrealistas, como la cena con Amelia.
Mejores momentos: Navorksy en sus primeros pasos por el aeropuerto, intentando averiguar qué dicen las noticias sobre su país.

Entre el drama y la comedia, a veces sin una frontera clara y con altibajos en el ritmo, se mueve La terminal, otro trabajo interesante del siempre interesante Steven Spielberg, quien se mantiene constantemente entre productos de calidad y otros que son puro entretenimiento pero gracias a sus manos ofrecen buena factura y resultan más destacables de lo que podrían haber sido. En el caso de La terminal su buen hacer proporciona en líneas generales una producción bastante amena y atractiva, sobre todo gracias a su original trama (basada más o menos en hechos reales), aunque tiene numerosos aspectos considerablemente mejorables que impiden que sea un trabajo redondo.

Entre dichos errores cabe citar algún desliz en el ritmo y seriedad de la película, pues algunas escenas aportan muy poco o quedan forzadas, como esa cena increíble con Amelia en el falso restaurante, o este mismo personaje femenino, muy curioso y bien interpretado pero enlazado en el relato de manera casi aleatoria y fugaz. Otro personaje, el de Dixon, está muy bien interpretado por Stanley Tucci pero presenta motivaciones previsibles y un final muy manido, y en consecuencia limita las posibilidades de la situación, cejando la originalidad de la historia al formar una relación muy vista entre el protagonista y su némesis.

Pero en conjunto ofrece un entretenimiento digno con buenas secuencias y un protagonista digno de ser recordado, sobre todo gracias a otra magnífica interpretación de Tom Hanks. Spielberg aprovecha el escenario (construido para la ocasión ante la imposibilidad de rodar en un aeropuerto real) con su habitual despliegue de recursos, confeccionado algunos planos muy buenos, como cuando la cámara se aleja mostrando la soledad de Navorsky, o el momento en que se prueba los trajes mediante su reflejo en el escaparate, que adornan con eficacia una película cuyas pretensiones no van más allá de ser un entretenimiento de calidad, cosa que cumple aun con sus fallas.

La terminal tampoco está exenta de cierta crítica al sistema, algo inocentona (expuesta con cierta vena cómica, aunque nada molesta) y algo opacada por la simpáticas relaciones amorosas, pero reconocible con facilidad. El papeleo interminable y demasiado complejo, los agujeros legales, los administradores que prefieren dejarle los problemas a otros en vez de enfrentarlos… Pero en cambio le sobra el mensaje de lo solidario y bueno que es Estados Unidos con los muchos extranjeros que buscan oportunidades allí, tan trillado y empalagoso como siempre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: