El Criticón

Opinión de cine y música

Spider-Man

Spider-Man, 2002, EE.UU.
Género: Acción, fantasía.
Duración: 121 min.
Director: Sam Raimi.
Escritor: David Koepp.
Actores: Tobet Maguire, Kirsten Dunst, Willem Dafoe, James Franco, Cliff Robertson, Rosemary Harris, J.K. Simmons.
Música: Danny Elfman.

Valoración:
Lo mejor: Entretiene, que no es poco.
Lo peor: Los efectos especiales, lo previsible que es todo (relato, personajes, situaciones…), y ese insustancial villano.
El plano: MJ con la ropa mojada, por supuesto.
La frase: -Peter Parker: Un gran poder conlleva una gran responsabilidad. Ésa es mi virtud… y mi maldición.

Superproducción basada en el uno de los cómics más exitosos de la factoría Marvel que, como era de esperar, arrasó en todo el mundo, llegando a superar los ochocientos millones de recaudación. La taquilla obviamente no es indicativo de su calidad, pero dejó a la gente bastante contenta a pesar de que no prometía mucho. Pese a ello, no me atreví a verla en el cine, pero cuando lo hice en DVD me encontré con una película muy floja, que apenas pasa de simpática, en la que por encima de su escasa calidad destacaba algo sorprendente: una realización mediocre y unos efectos especiales espantosos. ¿Adónde fueron los 140 millones de presupuesto y dónde está la supuesta calidad que veía público y crítica en ella? Spider-Man es todo lo que no espero de una película de superhéroes: es típica a más no poder, resultando tan previsible que no hay instante que aporte algo de interés u originalidad, y es un entretenimiento endeble con un acabado visual muy pobre y una dirección poco agraciada.

El guión se empeña en relatar los primeros pasos del personaje, desde su presentación a su primer encuentro con un supervillano, pasando por sus primeros amores y problemas familiares y, por supuesto, el evento que lo convierte en superhéroe. Dos horas para mostrar unas evoluciones de historias y personajes que, aunque haya espectadores que no las conozcan, son demasiado simples y típicas y podrían haberse resumido para lanzar una historia más interesante. Además, están desarrolladas de forma tan plana y morosa que la película no parece caminar hacia ninguna parte. Los personajes son meros maniquíes, y aunque el reparto es bueno, sólo destaca J.K. Simmons como Jameson, el director del periódico. Ni siquiera un siempre correcto Willem Dafoe puede sacar algo de su penoso personaje, Osborn/Duende Verde, uno de los villanos clásicos de Spider-Man del que no se ha conseguido sacar nada de jugo. Su doble personalidad resulta insípida, ofreciendo en cada una de sus apariciones secuencias con una falta total de interés, de carisma. Los tontorrones diálogos no aportan interés excepto alguna risa involuntaria por su tono tan simplón y a veces incluso infantil, y en cuanto a la adaptación, salvo minucias como el que Peter Parker aquí no se hace las telarañas, sino que va incluido en los poderes, lo más destacable es que Mary Jane es una combinación de dicho personaje y el de Gwen y, sobre todo, Spider-Man no suelta los constantes chistes que eran su sello en la obra escrita, restándole bastante gracia al héroe.

Sam Raimi está bastante perdido en la dirección, con torpes primeros planos, ineficaces movimientos de cámara para las alturas y algunas escenas forzadas y exageradas, como Spidey esquivando los cachivaches del Duende. Quizá el principal problema fue lidiar con unos efectos especiales que no dan nada de sí, algo altamente sorprendente dado que estamos en la era digital y el presupuesto fue cuantioso. Pero no sólo los planos digitales cantan demasiado y el Spider-Man recreado por ordenador deja mucho que desear, sino que cualquier escena con necesidad de trucajes sale muy mal parada: las pantallas de fondo son evidentes, la carrera de Parker sobre los tejados es tan cutre como resulta hoy día la del Superman de Donner al lado del tren, y mira que hay décadas de diferencia entre ambas obras, y la escena del balcón no luce en absoluto. Por increíble que parezca, estuvo nominada en este campo en los Oscar.

En fin, otra adaptación o interpretación de personajes de cómic desperdiciada, de la que únicamente se puede destacar que tuvo dos secuelas de mucho más nivel. Como entretenimiento sin pretensiones puede pasar, pero para el que esto escribe no da la talla para un aprobado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: