El Criticón

Opinión de cine y música

El pianista

 

The Pianist, 2002, Francia, Alemania, Polonia, Reino Unido.
Género: Drama.
Duración: 150 min.
Director: Roman Polanksi.
Escritores: Ronald Harwood, Vladyslaw Spilzman (novela).
Actores: Adrien Brody, Frank Finlay, Maureen Lipman, Emilia Fox, Ed Stoppard, Jessica Kate Meyer, Michal Zebrowski.
Música: Vojciech Kilar.

Valoración:
Lo mejor: Todo, todo, todo.
Lo peor: Nada, excepto un doblaje no muy bueno que le hace perder enteros a las interpretaciones originales.
Mejores momentos: Casi todas las veces que Spilzman se encuentra ante un piano: la explosión que destroza la emisora de radio, el piano que imagina tocar en el piso donde se esconde y el encuentro con el alemán.

A pesar de que la segunda guerra mundial pilló a Roman Polanski y su familia en Polonia y vivió de cerca este terrible momento, cuando quiso realizar una película sobre aquella situación se decantó no por una historia sobre su vida, sino por la adaptación de la autobiografía del famoso pianista polaco Wladyslaw Szpilman, quien también sufrió en primera persona la invasión nazi y la vida en los guetos para judíos. El relato orquestado por el director es virtuoso y hermoso, pero sobre todo sobrecogedor, capaz de quitar el aliento, y ofrece en las desventuras del pianista una historia desgarradora e inolvidable de visionado obligatorio tanto por la importancia histórica como por la calidad intrínseca de esta cinta que, para el que suscribe, es una de las mejores obras cinematográficas desde, mira qué casualidad temática, La lista de Schindler.

En contra de la aparatosidad y ampulosidad habitual de los filmes centrados en alguna guerra, El pianista es una película muy íntima en contenido y forma. La narración de Polanski evita el espectáculo para centrarse en la confluencia de sentimientos, en el dramatismo expuesto a través de las vivencias de un único personaje con el que el espectador se identifica profundamente y sufre de forma inevitable. Los únicos instantes de acción son vividos a través de los ojos de Spilzman y sirven como excelente documental del terrible periodo del que fue testigo en su aciago viaje. Apoyándose en una fotografía bellísima y una exquisita labor de vestuario y decorados (espeluznantes planos de Varsovia derruida) Polanski maneja la cámara con una parsimonia hipnotizante, construyendo secuencias magistrales aquí y allá con una habilidad pasmosa, pues no hay cambios de ritmo, sino que la propia intensidad de los acontecimientos que vive el protagonista bastan para crear instantes cada vez más agobiantes y deprimentes. La tensión se traslada a la butaca de forma brillante a lo largo de las sublimes dos horas y media de proyección sin altibajos, sin pérdida de interés.

El pianista tiene algunas escenas que si no lo han hecho ya deberían pasar directamente a los anales de la historia del cine. Spilzman imaginando que interpreta una pieza de piano en uno que no puede tocar para evitar hacer ruido, el alemán que se queda con los ojos abiertos de par en par cuando obliga al polaco a demostrar si es músico de verdad, los planos del desgraciado músico andando entre ruinas en busca de comida… Muchísimos tramos de la cinta se anclan en el corazón del espectador para nunca más salir, y gran parte de la culpa la tiene una majestuosa interpretación de Adrien Brody, quien tanto a través de sus grandes recursos interpretativos como mediante una esforzada labor física (se quedó asombrosamente escuálido) logra transmitir todas las penurias del desdichado individuo. La única queja vendría de un doblaje no muy agraciado que impide saborear completamente las excelentes aportaciones de un reparto no muy amplio pero bien elegido.

Con una puesta en escena modélica y un ritmo intenso y estremecedor, este reflejo realista y opresivo de uno de los peores momentos de nuestra historia que nos ofrece Roman Polanksi es una cinta de carácter atemporal que resulta un hito indispensable de la historia del cine. Majestuosa, inolvidable.

Una respuesta a “El pianista

  1. Octavio Monti 23/11/2013 en 15:45

    totalmente, películon. Lástima que se la recuerde tan poco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: