El Criticón

Opinión de cine y música

Mike Oldfield – Music of the Spheres


Mike Oldfield – Music of the Spheres
Género: Sinfónica
Año: 2008, Universal
Valoración:

Aunque Mike Oldfield siempre ha sido un autor con especial interés en experimentar con la música, en ir más allá que los demás incluso en sus incursiones por el pop/rock de índole más comercial, ha llegado a una etapa de su carrera (diría que se inició tras la segunda entrega del majestuoso Tubular Bells) donde parece que su afán de marcar su propio estilo se ha girado hacia prácticamente lo contrario. The Songs of Distant Earth, Tubular Bells III, The Millenium Bell, Voyager, Light and Shade, Tres Lunas… exceptuando Guitars, el único con personalidad propia, ¿qué tienen en común? A simple vista nada, son trabajos cuya estética difiere entre sí todo lo que puede hacerlo. Pero ahí radica la cuestión: todos son álbumes que intentan emular al pie de la letra los géneros en los que se anclan. Por supuesto, se nota que son de Oldfield en sus toques de guitarra y más aún en el prodigioso nivel de producción, pero en lo que respecta a la música, quedan como intentos poco logrados de imitar géneros muy exprimidos a lo largo de los años. Ya no tenemos a un músico de vanguardia, inquieto, juguetón e inspirado que deja su alma en la creación de piezas con carisma propio, sino un achacoso compositor entretenido en imitar líneas de sonidos ya conocidos. Tecno, chill out, celta, electrónica new age, electrónica discotequera, fusión étnica… el último paso ha sido hacia la sinfónica con este Music of the Spheres.

A pesar de su irregular carrera y de su lamentable etapa final, su base de fans, entre los que todavía me incluyo para mi propia sorpresa y a veces desesperación, es amplia y sólida y espera con expectación cada nueva obra del músico inglés. Music of the Spheres en cierta manera ha supuesto otra decepción en su discografía, y digo en cierta manera porque, a pesar de considerar que es una composición bastante alejada de lo que citaría como un álbum de alta calidad, no me cabe duda (y probablemente nadie esté en desacuerdo aquí) de que es bastante superior a sus últimos delirios de sonidos fabricados en mesas de mezclas. Hemos de aceptar, si algún seguidor aún no lo ha hecho, que el Mike Oldfield de su primera y espléndida etapa no volverá a aparecer; y en lo que a mí respecta, a estas alturas ni tan siquiera espero discos del nivel de su fase de pop/rock, como Crises o Islands (por no irme tan lejos como para mencionar los dos grandes, Platinum y Five Miles Out).

Music of the Spheres es una sinfonía amateur, con menos virtudes que elementos claramente mejorables. Entre que Mike Oldfield ha dejado su cima creativa bastante atrás y que su experiencia en este ámbito es probablemente nula, la obra resultante es bastante irregular. La composición es humilde y presenta unos pocos momentos dignos de mención (Shabda, On My Heart, Aurora y en menor medida otros pasajes) entre rellenos aburridos y repeticiones (reprises) que alargan la escasa extensión del disco innecesariamente, como para cumplir con la duración estándar. Pero son dos los problemas más destacables de la obra. El primero es su falta de garra, pues la emoción y la belleza que ofrece es tenue y fugaz. El segundo es la constante sensación de que todo suena a visto, no sólo por las evidentes reminiscencias de los Tubular Bells (demasiado notables en ocasiones, como en Harbinger o Musica Universalis), sino porque como comentaba más arriba, Oldfield parece más interesando en que el álbum funcione dentro del género en el que está navegando, en que sea representativo del mismo en vez de dedicarse a dotarlo de su propio sonido. Según la experiencia musical del oyente, éste observará no pocos parecidos con obras que le son conocidas, sobre todo dentro de la rama más popular de la música con orquesta, la música de cine.

El que Oldfield no esté familiarizado con el uso de orquesta (a pesar de aquel Orchestal Tubular Bells del que nadie se acuerda) se nota también en el sonido final. Aparte de la apatía que emana de la instrumentación está la sensación de que todo es previsible, de que cada clímax y modulación se ve venir y no se usan con la pericia suficiente como para ofrecer sonoridades de gran calidad. Aunque cuenta con la ayuda de alguien experimentado en la dirección de sinfónicas, el interesantísimo Karl Jenkins (creador del mítico Adiemus), por muy bueno que sea éste no es co-autor, sino colaborador, y está ahí para asesorar al compositor y para dirigir a los intérpretes, no para mejorar lo que el de Reading ha escrito. Sin embargo, es obvio que algún consejo sí dio, pues su huella se nota en un par de instantes, como en Shabda. En cuanto a las otras colaboraciones, la aportación del afamado pianista Lang Lang (oído recientemente en la hermosa El velo pintado de Alexandre Desplat, por ejemplo) pasa bastante desapercibida al encargarse de la ejecución de melodías breves y nada brillantes, mientras que la de Hayley Westenra, una cantante que está muy buena, perdón, que posee una voz maravillosa, está mejor aprovechada, siendo precisamente su eficaz aparición la que consigue que algunos momentos sean dignos de mención.

En resumen, Music of the Spheres es un disco sencillo, una aproximación a la música sinfónica desde una perspectiva más comercial, más fácil para oídos inexpertos en el género. De corta duración y con tramos más acertados que otros, su audición es amena pero no despierta pasión, no consigue calar en los sentidos y dejar impronta duradera. Un servidor lo cataloga a la altura de Guitars o The Songs of Distant Earth, los que considero los más interesantes de este periodo de saltos entre géneros que se trae Mike O
ldfield
desde el Tubular Bells II.

1. Harbinger – 4:08
2. Animus – 3:09
3. Silhouette – 3:19
4. Shabda – 3:56
5. The Tempest – 5:48
6. Harbinger – 1:30
7. On My Heart – 2:26
8. Aurora – 3:42
9. Prophecy – 2:54
10. On My Heart – 1:16
11. Harmonia Mudi – 3:46
12. The Other Side – 1:28
13. Empyrean – 1:37
14. Musica Universalis – 6:24
Total: 45:29

Anuncios

19 Respuestas a “Mike Oldfield – Music of the Spheres

  1. Espilberg 03/10/2007 en 16:23

    Muy buena crítica. Coincido cotigo en que la sensación de deja vu es constante a lom largo del disco. Sin embargo, para ser el primer experimento clásico de Oldfield, para mí el resultado mejora y me sigue emocionando a cada escucha; será porque me encanta la música orquestal “pastelona”. Es, además, el primer disco suyo que he oído entero, sin escuchar primero algún trozo. Y eso para mí ha contado mucho.

    Un aprobado para Oldfield. Sé que no puede darnos otro FMO, pero con este disco me ha enseñado que aún puede, y que si hace otro orquestal le saldrá mucho mejor. No es perfecto, pero se hace agradable de escuchar, y más tras dos bodrios a sus espaldas.

    Saludos.

  2. Dennis 25/10/2007 en 20:38

    Excelente critica!

  3. i75mara 25/10/2007 en 22:16

    Totalmente de acuerdo con tu crítica. La obra tiene sus momentos, pero menos de los que a uno le gustaría. Que lejos quedan los tiempos de Ommadawn !

  4. alantub 07/11/2007 en 19:35

    Realmente cuando leo tu crítica, estoy de acuerdo en todos tus comentarios. Tenía cierta ilusión en escuchar algo diferente a lo que ha sido su producción en los últimos discos. Personalmente pienso que su estancia en Ibiza ha sido desastrosa para los que seguíamos su carrera. Sigo con la esperanza de volver a escuchar una sinfonía-rock a la vieja usanza suya, desde “Amarok” nada que merezca la pena…

  5. Nico 09/11/2007 en 21:01

    Siento no compartir tu crítica. El disco es una nueva vuelta al disco sinfonía con movimientos, dejando ese sonido chill out cansino y tecnificado de sus últimos discos. El disco es genial y suena muy bien, que de eso se trata. Lo puedes escuchar un y mil veces sin cansarte.

    No entiendo muchos de los comentarios abogando por discos con sonidos de más hace 20 años, estuvieron bien en su época; y ahí están bien para que de vez en cuando los escuchemos y disfrutemos con aquellos sonidos.

  6. Warren Keffer 09/11/2007 en 23:00

    La gente quiere que Oldfield vuelva a sus orígenes porque lo que hace ahora es morralla. Antes ofrecía música original, comlpeja y bien trabajada, ahora va de género en género tonteando sin aparentemente esforzarse mucho. Si hiciera algo glorioso ahora mismo no echaríamos tanto de menos su época buena.

  7. George JoK 18/03/2008 en 11:14

    Creo que Oldfield acabó agotado y decidió efectivamente no esforzarse más, y hacer música lo más estándar posible para deleitarse pero sin sudar demasiado. Fijaos que la primera etapa de este músico destaca por lo trabajados que estaban sus discos. En el mismo Amarok (el último de la saga, según mi punto de vista) estaba curradísimo y se dejó la piel, con lo que acabó cansado.

  8. chesus 08/04/2008 en 7:01

    me parece una critica facilona, la verdad, siempre mirando al pasado y comparando, algo que una critica siempre está mal.
    El disco tiene momentos (muchos) brillantes,aparte de referencias ya conocidas, este disco tiene personalidad, otra cosa es echar de menos las manos de Oldfield en cada uno de los instrumentos, pero lo cierto, es que Oldfield ha conseguido hacer un disco de principio a fin, no una colección de canciones enlazadas entre sí.
    Parece mentira que sean los propios fans los decepcionados, y sin embargo la critica especializada y que más tirria tenía a este hombre, se ha acabado por rendir ante el genio.
    Los fans piden una y otra vez otro amarok, otro ommadawn….absurdo…

  9. Peter Punk 08/04/2008 en 11:21

    A mi me parece un disco brillante, asi de sencillo, de una calidad y una sonoridad impresionante. Me encanta, y algunos pasajes son memorables. No es comparable a Ommadawn, Hergest ridge y demas… hay que comparar con la musica actual… y ahi sobresale, esta a años luz de cualquier otra composicion.

  10. Warren Keffer 08/04/2008 en 13:28

    Es una crítica facilona, no un análisis profundo. Y la comparación con el resto de su obra es inevitable, hay que hablar de evolución y comparar estilos para ver el grado de madurez, experimentación, riesgo, originalidad, etc. Vamos, desde mi punto de vista no se puede valorar completamente la obra de alguien sin verla/compararla con su entorno.

    Respecto a la comparación con música actual, convendría especificar géneros. Comparado con la mierda comercial, este disco destaca, pero no de forma espectacular. Pero comparado con la música de cine de primer nivel (Williams, Newton Howard, Elfman…) o la sinfónica pura, no aguanta un asalto.

    Saludetes.

  11. Mara 23/09/2008 en 21:23

    Pues a mi me encanta este disco. Dependera de quien lo escuche, pero me emociona. Critica respetable.

  12. José 19/01/2009 en 15:04

    He escuchado este disco. La crítica que se lee arriba dice con exactitud lo que es esta obra. Si M. Oldfield tuviera humildad haría música. Pero su desmesurado ego le lleva a emplear mal el tiempo en vez de estudiar Música, estudios que le permitirían el saber mantener la creatividad que se atisbó en este hombre. Quizás no todo esté perdido: las palabras “Lux Aeterna” y “Dona Eis Requiem” que aparecen en esta obra (“Music of the spheres”) a modo de un requiem no triste, nos dan la esperanza de que Miguelito redescubra una Espiritualidad Auténticamente Religiosa que le de seriedad y atinado enfoque.

  13. José 19/01/2009 en 15:09

    El problema a veces no es tanto si un tema es más o menos original sino si se sabe variarlo y ofrecerlo en un conjunto de obra que dé interés a ambos.

  14. DiegO 22/04/2009 en 2:58

    Blerf,¿qué hacen tratando de recordar al viejo Mike Oldfield? En esos tiempos los oídos a la música eran otros, ahora hay una infinita variedad de gente con gustos infinitamente variados.

    Creo que Mike no ha olvidado eso, para mí que se está dando un tiempo, hasta que se retire, y nos lance un “ataque” con todo lo que tiene.

    Sólo espero eso, así moriré en paz.

  15. Miguel 16/10/2009 en 19:47

    No se porque se critica tanto al The songs of distant earth, fue uno de los primeros discos que sacó, y siempre me pareció maravilloso en todo su contenido. Te envuelve en un viaje de sonidos que no he vuelto a oir en ningun compositor de música New Age, en su estilo, es el mejor. No tiene nada que envidiar el resto de su discografía. El Tubular Bells 2 tambien es genial, aunque algunos defiendan a capa y espada el anticuado sonido del 1. El 3 si que se nota un poco el bajon, pero he de decir que estuvo muy bien adaptado a sus tiempos y muy bien mezclado el sonido electronico con los sonidos clásicos. Solo me gustó poco la poca interelación entre canciones, lo cual si habia en las dos primeras partes. En cuanto a Voyager, si es verdad que la mayoria no es gran cosa, pero tiene algunas canciones que si estan muy bien, sobre todo la de Mont St Michel, que aunque suena a banda sonora, emociona mucho. El único fallo es usar pocos intrumentos y mucho de electronico para un disco celta. Lo demás que ha sacado estos años, como Guitars, etc… me aburre, no me llega al alma.

  16. Warren Keffer 17/10/2009 en 15:07

    “The songs of distant earth, fue uno de los primeros discos que sacó,”

    Ein??

    “Te envuelve en un viaje de sonidos que no he vuelto a oir en ningun compositor de música New Age, en su estilo, es el mejor”

    Pues qué pocas nuevas músicas has escuchado, colega. En su estilo, es insustancial, un trabajo muy menor.

    Saludetes.

  17. nando 19/01/2010 en 19:00

    Para mí, lo más importante de la música de Oldfield es su capacidad para provocar sentimientos. Soy incapaz de escucharle sin que mi mente viaje. Y da igual si se trata de una sus obras insignia como Onmadawn, TB, … , este hombre parece conseguirlo con cada cosa que compone, se el estilo que sea.
    Personalmente lamenté durante años discos como Para mí, lo más importante de la música de Oldfield es su capacidad para provocar sentimientos.
    Soy incapaz de escucharle sin que mi mente viaje. Y da igual si se trata de una sus obras insignia
    como Onmadawn, TB, … , este hombre parece conseguirlo con cada cosa que compone,
    sea del estilo que sea.
    Personalmente lamenté durante años discos como Crisis o Five Miles Out,
    me parecía una degradación comercial de un gran artista. Estaba equivocado.
    Tardé en apreciar toda la grandiosidad de The Songs of Distant Earth, para mí también
    la mejor obra de Oldfield (pero la tuve que escuchar mil veces hasta “captarla”).
    Sobre la música de las esferas, sólo comentar que es la mejor banda sonora que podían
    haber escogido para Avatar. Es una lástima que no haya sido así.
    Casi nadie es capaz de componer hoy en día como lo hace Oldfield. Y no creo que el Oldfield
    de hoy sea peor que el de TB, hace casi 40 años !!!.

  18. medraut 03/10/2010 en 14:14

    Hmmm… llego tarde en el tiempo.. Bueno, me pille la camara de fotos y el coche y me dio por poner algunos discos de MO y al llegar a casa me dio por buscar info de MO en google (de nuevo) y vi este blog.

    Coincido con la crítica. No obstante lo que contiene es algo sabido y conocido por todos desde hace tiempo. Coincido. Aunque no creo que lo que ha compuesto MO tras Amarok y/o TB II sea morralla.

    No entraré a analizar todos esos álbunes ni a compararlos con los anteriores, pero sí diré que cuando este compositor fallezca lamentaré no poder volver a escuchar ‘nueva morralla’ suya y eso creo que es significativo. Que muestra que incluso pudiendo ser muy acertada la crítica (desde un punto de vista técnico pero no muy emocional, aunque no carente de ello) las composiciones de MO siguen teniendo algo especial que impide que dejemos de escucharle incluso aunque nos ‘repatee las neuronas’ no encontrar lo que nuestro interior anhela en cada nueva composición.

    Algo hay en su música. Creo que siempre lo habrá. A pesar de todo.

    No soy un experto en música aunque forma parte de mi desde que soy muy pequeño. Quizás por ello mi comentario y aporte a este blog se base, en cierta manera y sin querer decir que los demas comentarios no lo sean, en un punto de vista más emotivo respecto a este compositor y sus trabajos.

    Saludos.

    P.D: finalmente, creo que lo que importa es que la música que escuchemos nos transmita algo en el momento que la escuchamos. Provenga de una composición del siglo V o del año 2010 e independientemente de si es considerada mejor, peor, más o menos virtuosa a nivel técnico… e incluso emocional podría decir. Mientras algo aporte, algo positivo generará en nosotros. Creo que los oyentes aportamos más ‘negatividad’ a sus composiciones que el hecho de que MO quizás no se ‘esmere’ tanto en ellas.

  19. Warren Keffer 04/10/2010 en 18:52

    >

    Yo también espero con interés todos sus nuevos discos, y de hecho salvo los ridículos electrónicos ninguno me provoca rechazo aunque no los considere muy buenos, todo lo contrario, los escucho muchísimo. Supongo que es por un tema de familiaridad, no sé.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: