El Criticón

Opinión de cine y música

La última legión

 

The Last Legion, 2007, EE.UU., Reino Unido, Francia, Eslovaquia, Italia.
Género: Aventuras.
Duración: 110 min.
Director: Doug Lefler.
Escritores: Jeff y John Butterworth, Valerio Manfredi (novela).
Actores: Colin Firth, Ben Kingsley, Aishwarya Rai, Kevin McKidd, John Hannah, Peter Mullan, Thomas Sangster.
Música: Patrick Doyle.

Valoración:
Lo mejor: Entretiene, aunque sea a fuerza de provocar risa por sus despropósitos.
Lo peor: No se sabe de qué va, ni si es comedia o drama, y se amontonan tópicos y escenas mal resueltas.
Mejores momentos: El rescate en Capri, lo único salvable.

Basada muy libremente en la novela La última legión de Valerio Manfredi esta cinta menor de aventuras es a todas luces una producción prescindible. El guión de los hermanos Butterworth se presenta deslavazado, siendo incapaz de crear una trama con coherencia y fluidez. De hecho, hay muchos tramos en los que no se entiende qué está sucediendo, y el caos narrativo tiene su máxima expresión en un giro a mitad de la función que cambia completamente el argumento, con lo que da la sensación de que son varias películas en una. Por si fuera poco, el género es confuso, oscilando entre la épica y la aventura casi cómica (tipo La Momia de Stephen Sommers) sin una frontera clara, pues hay numerosos instantes en los que no se sabe si se está persiguiendo el chiste o la cinta cae tan bajo que lo provoca de forma inconsciente. Mencionar también la cutre forma de enlazar con el mito Artúrico, con esa espada que se clava en la piedra (casi lloro de la risa) y en la que tras muchos años el musgo y el óxido sólo dejan leer en la inscripción las letras que forman la palabra Excalibur.

No es una gran superproducción, se nota sobre todo en el cartón piedra, pero el vestuario luce y los paisajes son bien aprovechados por una fotografía de calidad. Lástima que el director Doug Lefler, que viene de la televisión, tenga unas habilidades notablemente limitadas y no supla las carencias del guión dotando a la función de ritmo y espectacularidad. Su mal hacer destaca sobre todo en las escenas de luchas, pues sigue lo que yo llamo el estilo de los poco dotados, es decir, no hay planificación de escenas ni coreografías, sólo planos cortos y montaje apresurado que da la sensación de acción donde realmente no hay nada. Cuanto más compleja y grande es la batalla, más perdido se muestra, recurriendo a clichés y resoluciones pueriles muy vistas, poniendo a los ya de por sí lamentables personajes en situaciones ridículas (algunos caracteres secundarios se asemejan a los Hobbits y al enano Gimli de Peter Jackson, o al Jar Jar Binks de George Lucas: parecen puestos ahí para deleitar a los críos). A la poca espectacularidad que se ofrece hay que añadir el que se haya optado por un tono prácticamente apto para todos los públicos, con lo que la épica brilla por su ausencia y resulta irrisorio que toda confrontación con armas cortantes se resuelva a puñetazos y patadas (parece que no muere nadie en toda la película), por no hablar de que el sexo se limita a frases propias de adolescentes (para morirse de risa son los envites de la chica al protagonista) y lo más explícito que podemos ver es una pareja durmiendo en la misma cama.

Todo sabe a visto y todo está mal resuelto. Más propia de la televisión, de la sobremesa del sábado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: