El Criticón

Opinión de cine y música

Wing Commander

Wing Commander, 1999, EE.UU.
Género: Ciencia-ficción.
Duración: 100 min.
Director: Chris Roberts.
Escritores: Chris Roberts, Kevin Droney.
Actores: Freddie Prinze Jr., Saffron Burrows, Matthew Lillard, Tchéky Karyo, Jürgen Prochnow, David Warner.
Música: Kevin Kiner.

Valoración:
Lo mejor: Los efectos especiales, el diseño de las naves grandes y sus interiores. Que es una de las pocas películas de guerra ambientada en el espacio.
Lo peor: Diálogos y personajes infantiles y tontorrones. Y tiene errores científicos monumentales.
La frase: Eres legal.

Como amante del género de la Ciencia-ficción me entristece que haya pocas películas cuyo argumento nos lleve al espacio, pero aún me duele más que apenas se realicen cintas de guerra, de batallas espaciales (space opera, lo llaman) más allá de la fantasiosa y mítica La Guerra de las Galaxias. Wing Commander es una de las pocas que se pueden citar en este ámbito, pero por desgracia es un ejemplo que roza lo patético.

Wing Commander fue una excelente saga de videojuegos que mezclaba la simulación espacial con una historia que prácticamente estaba narrada en forma de película. Fue producida y escrita por Chris Roberts y protagonizada por algunos actores bastante conocidos como Mark Hamill, John Rhys-Davies o Malcolm McDowell, e incluso contó con las colaboraciones de Cliwe Owen y John Hurt entre otros muchos. La franquicia fue rentable y se extendió a otros ámbitos, incluida una breve serie de dibujos animados, hasta que en 1999 se dio el paso más grande, la adaptación cinematográfica. Es sorprendente saber que ésta corrió a cargo del mismo autor (colaborando con un tal Kevin Droney), porque la diferencia de calidad es abismal. La trama bélica no está mal planteada, pero el desarrollo a través de personajes vacíos y diálogos infantiles dignos del peor cine adolescente de Hollywood es para echarse a llorar. El reparto que tiene la tarea de interpretar a esos caracteres inertes es irregular. Los actores veteranos, clásicos secundarios como Tchéky Karyo, Jürgen Prochnow o David Warner, demuestran su experiencia, pero los jóvenes dan grima, especialmente Matthew Lillard, aunque no se quedan atrás Saffron Burrows o Freddie Prinze Jr.

Lo mejor de la propuesta radica en su aspecto visual, donde parecen haber empleado un presupuesto generoso. Los diseños de las naves insignia y sus interiores son espectaculares (los cazas sin embargo son espantosos) y los efectos especiales son de buen nivel. Es una pena que el guionista se empeñe en tomar como referente todo tipo de conflictos de la historia terrestre, de forma que todas las batallas que vemos carecen de originalidad y recuerdan a películas de otros géneros. Los cazas luchan como aviones de la Segunda Guerra Mundial, las naves de gran tamaño lo hacen como submarinos (¡incluso van en silencio en pleno espacio para no ser detectados por el enemigo!) o como navíos del siglo XIX (poniéndose en paralelo para dispararse). El problema se agrava al observar que se aplican también las leyes físicas que rigen en un entorno con atmósfera, como la citada propagación del sonido y otros momentos más ridículos como esas naves accidentadas que se caen del hangar de la nave hacia “abajo” en vez de flotar en la ingravidez.

Con un presupuesto y un potencial muy desaprovechados, Wing Commander no pasa de ser carnaza de videoclub y sólo se la recomiendo a amantes del cine cutre.

Por cierto, como fan de la nueva Battlestar Galáctica no he podido dejar de observar multitud de semejanzas entre ambas obras, como el diseño de los cazas enemigos (clavaditos a los cylones) o los hangares de las naves humanas. Es más que probable que en ambos proyectos repitieran algunos miembros del equipo de diseño de producción.

Anuncios

Una respuesta a “Wing Commander

  1. Cubano 11/12/2007 en 18:23

    Sobre el que un caza caiga “hacia abajo” depende de cómo esté configurado el campo de gravedad artificial de la nave.
    El estilo de lucha tipo Segunda Guerra Mundial lo inauguró George Lucas en La Guerra de las Galaxias. De hecho, si comparas el ataque a la Estrella de la Muerte con el ataque a los portaaviones japoneses en la Batalla de Midway (película), verás muuuuchos parecidos.
    El diseño de los cazas y las naves… Me niego a hablar de ello. No he jugado al Wing Commander IV, pero sí al III y el diseño de las naves era bueno, un tanto simple en las naves grandes, pero cojonudo en los cazas y bombarderos. Los puedes ver aquí: http://www.wcsaga.com/content/view/19/42/
    Y aquí (http://www.ciencia-ficcion.com/opinion/op00402.htm) tienes la historia de las 3 primeras partes del juego.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: