El Criticón

Opinión de cine y música

Mike Oldfield – Platinum


Mike Oldfield – Platinum
Género: Rock progresivo
Año: 1979, Virgin
Valoración:

Mike Oldfield: guitarras eléctricas y acústicas, piano, teclados, vibráfono, marimbas, voz.
Pierre Moerlen: percusiones, vibráfono.
Alan Schwwartzberg y Maurice Pert: percusiones.
Niel Jason, Hansford Rowe, Francisco Centeno: bajo.
Nicko Ramsden y Peter Lemer: teclados.
Sally Cooper: campanas tubulares.
Peter Gordon y Michael Riesman: trompa.
David Bedford: voz.
Wendy Roberts: voz en I Got Rhythm.

* * * * * * * * *

Platinum es uno de los discos más extraños de Mike Oldfield, tanto por ser el inicio de una nueva etapa estilística como por la propia originalidad y variedad de la música que plasma en él. Los grandes instrumentales han quedado atrás, la densidad y complejidad de aquellas piezas de rock sinfónico/progresivo han sido dejadas de lado a favor de formas más sencillas y alegres, con instrumentaciones más ligeras y con la destacable inclusión de hermosas canciones. Es el primer paso que da Oldfield en la música más popular, acercándose considerablemente al pop/rock de los ochenta. En este Platinum el inglés también inaugura uno de sus sellos más característicos, la división del disco en dos partes: la primera sección (o cara en el caso de las viejas cintas de audio) contiene el instrumental largo (en esta ocasión dividido en cuatro cortes de cinco minutos de duración media) y en la segunda encontramos los temas más vendibles, sean estos cantados o no.

Con un arrebatador inicio capaz de dejar atónico al oyente virgen nos adentramos en el singular Platinum. La descripción me resulta harto complicada, sobre todo si trato de otorgarle alguna etiqueta estándar. Oldfield se desprende de abultadas instrumentaciones y empieza a aportar teclados electrónicos; tenemos también mucho bajo empleado de forma magistral, largas melodías de guitarra, inclusiones de vientos y batería… La peculiar mezcolanza resultante está claramente inspirada en líneas musicales de principios del siglo XX como son el charlestón (referenciado sobre todo en la tercera parte, denominada precisamente Charleston) o el jazz, pero se abordan desde una perspectiva insólita de rock progresivo. La pieza es de gran intensidad y su estilo inclasificable le otorga un aspecto sumamente atractivo; es divertida e impactante y se hace muy corta. Incluso en la variada carrera de este gran músico hay que citarla como una de sus composiciones más curiosas y atrevidas. Y como curiosidad indicar que la parte cuatro, North Star, se inspira en un tema del conocido Philip Glass (Etoile Polaire, del álbum North Star), aunque las semejanzas son mínimas.

Las versiones en directo de Platinum son siempre una gozada, pues Oldfield se tira más de diez minutos seguidos soltando notas de guitarra sin parar con un virtuosismo asombroso. No se pierdan el DVD Live in Montreux o el directo incluido en el recopilatorio The Complete.

De transición entre las dos etapas del disco hallamos uno de los temas menos recordados del músico: Woodhenge. A medio camino entre las nuevas músicas y el minimalismo este corte se construye con breves melodías de guitarra sobre un envoltorio de ruidos diversos que hacen pensar tanto en una sala llena de relojes como en el ambiente nocturno de un bosque. Aparte de la curiosa atmósfera no transmite nada y resulta bastante aburrido, por no decir que se olvida instantáneamente.

La canción Sally necesita una nota introductoria, pues no es el tema cuyo nombre indica. La verdadera Sally fue rechazada por Richard Branson, quien edita y vende los discos de Oldfield durante muchos años, y fue sustituida por una canción llamada Into Wonderland, que es precisamente la que podemos escuchar en el álbum. Mantiene sin embargo el nombre anterior porque en la impresión de las carátulas no llegó a cambiarse (y no se ha hecho en ninguna reimpresión), así que para escuchar la verdadera Sally hay que recurrir a alguna de las 30.000 ediciones que salieron a la venta antes del cambio, que probablemente no serán nada baratas ni fáciles de encontrar.

Sally (Into Wonderland) es una canción bonita, algo lánguida, con un buen acompañamiento de coros y batería y una voz principal muy dulce. La otra maravillosa canción de Platinum es I Got Rhythm, más bella aún que la anterior, tanto que es de mis canciones favoritas del inglés aunque todo el mundo menciona siempre las más populares (Five Miles Out o Moonlight Shadow). Comienza con una voz femenina muy tranquila sobre un curioso juego de teclados y va ganando intensidad poco a poco hasta llegar a un clímax sensacional. La batería, la guitarra acústica y la imponente y a la vez elegante voz de Wendy Roberts ofrecen una canción fascinante, embriagadora.

Dejo para el final otro corte bastante rarito, Punkadiddle. Compuesto como crítica al movimiento punk que nada gustaba al inglés, es un tema de melodías rápidas y repetitivas, imitando de forma bastante graciosa el caos casi sin sentido del género mencionado. Mike, como es muy habitual, nos ofrece unas guitarras inimitables, y el efecto de coros en plan estadio deportivo alabando a su equipo es bastante impresionante.

Platinum es una forma fantástica de inaugurar un nuevo período artístico en la rica carrera de Mike Oldfield. Grandes ideas bien plasmadas por el siempre eficaz ingeniero de sonido Tom Newman (esta vez Oldfield no realiza labores de producción) ofrecen una obra tan atípica como atractiva, llena de simpatía y con dosis muy bien aprovechadas de belleza y espectacularidad.

1. Part 1: Airborne – 5:05
2. Part 2: Platinum – 6:06
3. Part 3: Charleston – 3:17
4. Part 4: North Star/PlatinumFinale – 4:49
5. Woodhenge – 4:05
6. Sally (Into Wonderland) – 3:46
7. Punkadiddle – 5:46
8. I Got Rhythm – 4:44
Total: 37:41

Anuncios

3 Respuestas a “Mike Oldfield – Platinum

  1. Espilberg 11/01/2008 en 17:31

    Un disco estupendo. Algo más de trabajo no le hubiese venido mal (de hecho, el fracaso de la gira Exposed aceleró su salida), pero el resultado final es espectacular, impresionante y disfrutable. Lo encontré por sorpresa a la venta y no me esperaba algo tan bueno en tan poco tiempo, por desgracia.

  2. Milancete 17/06/2008 en 16:37

    El primer álbum que escuché de Mike Oldfield, a principios de los 80, cuando tenía apenas cuatro o cinco años. Todavía guardo el cassette original de mi padre como si fuera de oro. De vez en cuando lo vuelvo escuchar y me sigue gustando como al principio, a pesar de hacerse tan corto.

  3. Jose Luis 05/07/2009 en 13:20

    Es una obra maestra como todos sus albunes, tengo 48 años y jamas me canso de escucharlos, ojala empieze otro albun, recibe un cordial saludo de un fans, de andalucia,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: