El Criticón

Opinión de cine y música

La guerra de Charlie Wilson

 

Charlie Wilson’s War, 2007, EE.UU.
Género: Comedia, biografía.
Duración: 97 min.
Director: Mike Nichols.
Escritores: Aaron Sorkin, George Crile (novela).
Actores: Tom Hanks, Philip Seymour Hoffman, Amy Adams, Julia Roberts.
Música: James Newton Howard.

Valoración:
Lo mejor: Buen reparto, buena historia.
Lo peor: Le falta dinamismo, intensidad, energía. La dirección de Mike Nichols es más propia de una película o serie para la televisión.
Mejores momentos: El primer encuentro entre los personajes de Hanks y Hoffman en el despacho del primero, con el segundo saliendo y entrando cada dos por tres por las interrupciones de las secretarias.

Retrato sobre un congresista estadounidense que se implicó como nadie quería hacerlo en la guerra de Afganistán contra los soviéticos, aumentando los presupuestos y destinando de forma clandestina grandes partidas de armas gracias a las inverosímiles alianzas que conseguía forjar. En plena fiebre anticomunista se convirtió en un personaje bastante famoso en Estados Unidos, aunque fue también conocido por su presencia en numerosas fiestas y su gran interés por las mujeres.

La verdad es que no me ha disgustado pero esperaba muchísimo más. Es una cinta a la que le falta ambición y carece de la intensidad necesaria para deslumbrar con una historia que tenía gran potencial, le falta dinamismo y carisma y sus personajes no consiguen pasar de interesantes, y eso en gran parte gracias a los actores. Philip Seymour Hoffman, que por fin va recibiendo el reconocimiento que merece desde hace muchos años, está divertidísimo bajo el pellejo de un carácter algo caricaturesco pero creíble en su contexto, mientras que Tom Hanks está muy bien pero como ha dado muchos papeles magistrales a algunos quizá les sepa a poco. En cambio Julia Roberts aporta más bien poco al conjunto, y aunque algún lector me linchará, siempre me ha parecido una mujer de nulo atractivo físico; mucho más agradecida es la presencia de la bella Amy Adams.

De un guionista como Aaron Sorkin, artífice de una de las mejores series de la historia, El Ala Oeste de la Casa Blanca, un servidor esperaba algo mucho más grande. Prácticamente cualquier capítulo salido de su pluma es diez veces mejor en todos los elementos posibles que este importante paso al cine. De todas formas ofrece una historia curiosa, divertida, con algunos tramos estupendos y unos personajes quizá demasiado sencillos pero también atractivos. El principal lastre de la función es claramente Mike Nichols. Sorprende que este autor que posee una carrera tan irregular tenga cierto prestigio, porque su labor en esta ocasión es, ya que hablaba de la televisión, más propia de un producto para ese medio. De nuevo me veo casi obligado a remitirme a El Ala Oeste, donde los directores que trabajaron con Sorkin (en especial su mano derecha, Thomas Schlamme) otorgaban un nivel de calidad a todas luces superior no sólo a esta, sino a muchas películas de los últimos años.

La guerra de Charlie Wilson es pues un entretenimiento cuya calidad real es bastante inferior a lo que augura su importancia mediática (empujada sobre todo por actores de peso). Para pasar un rato ameno y poco más.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: