El Criticón

Opinión de cine y música

La invasión de los ultracuerpos

 

Invasion of the Body Snatchers, 1978, EE.UU.
Género: Terror, intriga, Ciencia-ficción.
Duración: 115 min.
Director: Philip Kaufman.
Escritores: W. D. Richter, Jack Finney (novela).
Actores: Donald Sutherland, Brooke Adams, Jeff Goldblum, Veronica Cartwright, Leonard Nimoy.
Música: Denny Zeitlin.

Valoración:
Lo mejor: Un reparto de calidad y una realización excelente (atención a la fotografía) que otorga ritmo y tensión a raudales.
Lo peor: Prácticamente nada respecto a la película, pero me apena que la primera versión se alabe tanto cuando comparada con ésta es muy poca cosa.
El título: En inglés se mantuvo igual que en su predecesora, pero en castellano se diferenció cambiando ladrones de cuerpos por ultracuerpos, palabra cuyo significado no resulta nada claro.

Apenas hay un segundo de respiro en La invasión de los ultracuerpos de Philip Kaufman. No se puede hablar de un tramo inicial destinado a presentar personajes y situaciones, sino que se nos introduce en la trama desde los primeros minutos y los caracteres aparecen poco a poco, siendo mostrados justo en el momento en que pueden aportar algo realmente sustancial al conjunto. Así, la cinta tiene un ritmo endiablado, y a pesar sus casi dos horas de duración (no muy común por la época) no le sobra ni un minuto. Tramos de diálogos densos entre personajes muy bien perfilados se alternan con escenas de misterio (con algunas buenas dosis de terror) realizadas con una escenificación muy bien cuidada, donde destaca de manera impresionante la espléndida fotografía de Michael Chapman, sumamente eficaz a la hora de otorgar una atmósfera de agobio e inquietud a través de la iluminación, las perspectivas y los reflejos. Estamos ante un relato intenso que mantiene al espectador inmerso en una historia nada predecible y sí muy intrigante donde la paranoia y el desconcierto de los protagonistas se traslada a las butacas de manera palpable. Hay numerosos momentos magníficos, siendo imprescindible citar (y no revelar) su famoso final, que resulta demoledor. La única pega que podría ponerle es que la música es demasiado ruidosa.

El reparto es poco menos que excelente, con cada actor metido por completo en la piel de su correspondiente personaje. Tenemos al psiquiatra escéptico, encarnado por Leonard Nimoy (el mítico Spock de Star Trek), un actor con pocos papeles fuera de la famosa serie. El valiente protagonista, en manos de un fantástico Donald Sutherland. El amigo pendenciero pero leal, interpretado por un joven Jeff Goldblum Y las mujeres, una representando a la fémina independiente y la otra a la clásica esposa, que recaen en manos de las actrices Brooke Adams y Veronica Cartwright respectivamente, las dos perfectas. Por cierto, Veronica Cartwright se quedó anclada en el personaje chillón de películas de miedo; seguramente todos la recordaréis por su papel en Alien (donde participó el año siguiente), por ejemplo.

La invasión de los ultracuerpos es una cinta a la que el paso del tiempo no le ha hecho ningún mal, un clásico, aunque sea menor, de los géneros de la ciencia-ficción y el terror.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: