El Criticón

Opinión de cine y música

Archivos mensuales: abril 2008

Mike Oldfield – QE2


Mike Oldfield – QE2
Género: Pop/rock
Año: 1980, Virgin
Valoración:

Mike Oldfield: guitarra eléctrica, bajo eléctrico, mandolina, banjo, arpa celta, timbales, vocoder, sintetizadores, percusiones varias, vibráfono…
Mike Frye: percusiones, percusiones africanas, timbales.
Tim Cross: piano, teclados, percusiones.
Phil Collins: percusiones.
Morris Pert: percusiones.
Maggie Reilly: voz.
David Hentschel: percusiones varias, teclados.
David Bedford: sección de cuerdas y coros.
Y colaboradores varios, como una sección de viento metal.

* * * * * * * * *

Se inicia la década de los ochenta y tras el cambio ofrecido en Platinum el inglés Mike Oldfield sigue inclinándose hacia formas musicales más comerciales, más cercanas al pop/rock que al rock sinfónico o progresivo. Las razones ya es bien sabido que hay que buscarlas sobre todo en la presión a la que era sometido por el megalómano Richard Branson, quien se diría que tenía casi más derechos sobre la música de Oldfield que el propio artista.

QE2, que ya todo seguidor sabrá son siglas que referencian al navío Queen Elizabeth II, se me antoja como un disco ligeramente irregular, una obra de gran potencial, llena de ideas fantásticas que cuajan muy bien en algunas ocasiones pero quedan algo insatisfactorias (que no malas) en otras. El álbum tiene dos cortes instrumentales de la densidad e inspiración que caracterizan a Oldfield y numerosos temas más bien cortos que dejan con cierto regusto amargo, porque son buenos, entre deliciosos y espectaculares, pero saben a poco, da la impresión de estar inacabados.

En el libreto se indica que Mike comparte las labores de producción con David Hentschel, aunque al parecer este ingeniero de sonido colaboró tanto en la grabación como en la composición. En los instrumentos se ven algunos colaboradores habituales, como los excelentes percusionistas Tim Cross, Morris Pert o Mike Frye, pero destaca la presencia de la cantante Maggie Reilly al ser su primera intervención con Oldfield en un álbum de estudio, iniciándose aquí una fructífera colaboración que duraría algunos años. Y como curiosidad, uno de los percusionistas es un músico que luego adquirió bastante fama, Phil Collins.

Taurus 1 (con continuaciones en Five Miles Out y Crises) es un tema que divaga entre notas muy divertidas y tramos espectaculares, con melodías rápidas y vivaces de guitarras, extrañas pero eficaces percusiones que imprimen un ritmo demencial y algunos momentos donde se incluyen vientos y algunas voces distorsionadas. Su tramo final es fantástico. QE2 sigue en la misma línea y se muestra tan inspirado como el anterior, pero en él destaca mucho más la sección de vientos y Mike se luce de forma impresionante con las guitarras.

Los temas de duración menor se caracterizan por ser composiciones sencillas y bastante lineales, es decir, no se observan los cambios bruscos de ritmo a los que acostumbra Oldfield. Curiosamente el inglés se inspira en canciones de otros grupos para la creación de dos de estos temas: Arrival es de ABBA y Wonderful Land de The Shadows, una banda de la que Mike era fan por aquella época.

Sheba, Conflict, la enérgica Mirage y Celt (hermosísimo tema) guardan ciertos parecidos formales entre sí: percusiones trepidantes, melodías de guitarra breves (a veces repetidas de forma cíclica), acompañamientos de teclados, voces transformadas por el sistema vocoder… Otros como Arrival o Wonderful Land son más calmados, de tonos más suaves. Molly, el más corto, es un homenaje a la hija que el músico tuvo ese año.

QE2 ha sido representado en directo en pocas ocasiones, siendo imprescindible el concierto Live in Montreux o los pocos temas que vienen en el disco recopilatorio The Complete.

Aunque es un disco que queda algo eclipsado por los más aclamados Platinum y Five Miles Out, de hecho no es uno de los trabajos más recordados del de Reading, lo cierto es que lo puedes escuchar una y otra vez, porque no parece envejecer. La única pega, la ya comentada de que hay cortes que parecen las demos de propuestas que nunca llega a desarrollar.

1. Taurus 1 – 10:16
2. Sheba – 3:33
3. Conflict – 2:52
4. Arrival – 2:49
5. Wonderful Land – 3:37
6. Mirage – 4:40
7. QE2 – 7:37
8. Celt – 3:05
9. Molly – 1:16
Total: 39:51

Anuncios

Juno

 

Juno, 2007, EE.UU.
Género: Drama, comedia.
Duración: 96 min.
Director: Jason Reitman.
Escritor: Diablo Cody.
Actores: Ellen Page, Michael Cera, Jason Bateman, Allison Janney, J. K. Simmons, Jennifer Garner, Olivia Thirlby
Música: Matt Messina, varios.

Valoración:
Lo mejor: Ellen Page y su personaje.
Lo peor: Todo lo demás es aburrido e insustancial, superficial y anodino.

Cuando creía que este año no podrían sorprenderme más con la nefasta y ridícula selección de nominadas a los Oscar más importantes veo Juno y lo que era frustración y estupor ha pasado a algo indescriptible a mitad de camino entre la risa sádica y el desprecio absoluto. Lo peor es que me causa tanta indignación que no puedo evitar dejar de nuevo un párrafo de lloriqueos ante semejantes absurdos. ¿Cómo puede una obra no ya menor sino directamente televisiva como Juno llegar tan alto?

Vulgar, superficial, aburrida, insustancial… Juno es un desfile de quieros y no puedo, una cinta perpetrada a través de algo que sólo puedo definir como vagancia, porque sino soy incapaz de entender cómo se puede orquestar una historia cuyo desencadenante es un hecho importantísimo en la vida de sus personajes pero estos lo viven con total indiferencia. Y esta apatía se transmite al espectador, claro está. Además, por si fuera poco no hay una pizca de riesgo ni valentía en un relato con muchas posibilidades, todo tema importante se encuentra diluido en un sin fin de ñoñerías y dilemas inmaduros o endulzados hasta resultar empalagosos, mientras que el humor carece de inteligencia y chispa. Por cierto, también me resultan algo molestas las lecciones de cultureta que se gasta la guionista.

En todo el soporífero collage sólo se salva el divertido personaje principal, por supuesto echado a perder en un conjunto que no da la talla, y la buena interpretación de Ellen Page, aunque ésta haya sido sobrevalorada hasta límites asombrosos (sin ir más lejos, su papel en Hard Candy es cien veces mejor). El resto del reparto está formado por actores segundones o televisivos, todos ellos grandes profesionales y varios muy apreciados por quien esto escribe (Jason Bateman por Arrested Development, Jennifer Garner por Alias, Allison Janney por El Ala Oeste de la Casa Blanca y J. K. Simmons por las películas de Spider-Man), pero como en sus manos tienen personajes inertes sus interpretaciones se las lleva el viento sin que lleguen a calar.

Juno no llega a ser lo que se dice una mala película, pero es un cascarón vacío casi sin vida, sin alma, una producción que en un mundo con lógica habría ido directamente a la televisión.

Fallece Charlton Heston

Este sábado falleció el mítico actor Charlton Heston, recordado tanto por sus interpretaciones como por su polémica defensa de las armas de fuego. Nacido en Illinois, EE.UU., en 1924, nos ha dejado a la edad de 84 años. Vivía con su primera y única esposa y desde hace unos años padecía alzhéimer.

Algunas de sus actuaciones más famosas y recordadas son las de Julio César, 55 días en Pekín, El Cid, Ben-Hun, Sed de mal, El planeta de los simios, Cuando el destino nos alcance, El último hombre vivo

Tarde de perros

 

Dog Day Afternoon, 1975, EE.UU.
Género: Drama, comedia, acción.
Duración: 124 min.
Director: Sydney Lumet.
Escritor: Frank Pierson.
Actores: Al Pacino, John Cazale, Charles Durning, Carol Kane, Sully Boyar, Penelope Allen, Beulah Garrick, James Broderick.

Valoración:
Lo mejor: Las labores de Al Pacino y Sidney Lumet.
Lo peor: Hay un par de baches narrativos que lastran el resultado final.
Mejores momentos: Sonny empezando a ver que el atraco está saliendo mal. El público alabando sus payasadas. Y mi momento favorito, la llamada telefónica anónima: Mátalos a todos. Mátalos.
La frase:
– Sonny: ¿A qué país quieres ir?
– Sal: Wyoming.

El actor: John Cazale (Sal) murió de cáncer de huesos en 1978. Sólo había participado en cinco películas, pero todas de gran calibre: El padrino I y II, La conversación, El cazador y Tarde de perros.
La nominación: Que alguien me explique la incomprensible nominación al Oscar de actor secundario a Chris Sarandon por su insignificante aportación. Ah, es que hace de homosexual. Sí, los Oscar también hacían el ridículo veinte y treinta años atrás, no crean que es algo actual.

Basada en hechos reales, Tarde de perros narra la casi absurda odisea de un atraco fallido por la torpeza de sus ideólogos. El crimen adquiere un sorprendente interés no sólo por los medios, que hacen su agosto con él, sino también por el público, convirtiéndose así más en un espectáculo que en una situación de peligro. Los propios rehenes viven el proceso más como una aventura que como un día en el que podrían perder la vida.

Tarde de perros atrapa tanto por lo atractivo de los personajes como por su estilo inclasificable, a mitad de camino entre la acción policíaca, el drama de denuncia y la comedia, siendo ésta de una de naturaleza casi indescriptible: hace gala de un sentido del humor basado en la sorpresa y el asombro que incluso roza el surrealismo en alguna ocasión, aunque siempre es manejado con un control férreo que evita que se caiga en trivialidades y necedades.

La cinta no se limita a narrar el infructuoso atraco, sino que incide también en algunas inquietudes de la época, siendo aquí donde se excede y pierde un poco el rumbo. La ineptitud policial, la influencia de los medios de comunicación y temas como la homosexualidad son incluidos con acierto en unas ocasiones (fantástico retrato de los agentes de la ley, incluso teniendo en cuenta el tono casi paródico) y con resultados contraproducentes en otras: las apariciones de la familia del protagonista y su novio gay llevan a la cinta a periodos de pérdida de interés y aburrimiento bastante remarcables que lastran una obra que podría haber sido excelente.

Sidney Lumet (Serpico, Doce hombres sin piedad) consigue aquí una de sus películas más logradas y famosas. El pulso que imprime a la narración es encomiable, sobre todo teniendo en cuenta la dificultad que ofrece un escenario tan reducido. La cámara sigue en constante y fluido movimiento a los protagonistas obteniendo una atmósfera vigorosa y un ritmo muy activo a pesar del poco movimiento en el espacio y el tiempo. La exquisita fotografía y una gran labor de montaje sustentan con pilares sólidos esta espléndida labor del director.

Tenemos un reparto que va desde lo eficaz a lo espectacular. Las interpretaciones de los secuestrados mantienen un buen nivel de credibilidad y la presencia de Charles Durning como el agente de policía es impactante, pero quien brilla con luz propia es el genial Al Pacino. El neoyorquino nos deleita con uno de sus mejores papeles de una carrera ya de por sí llena de hitos. Su retrato del ladronzuelo torpe pero carismático es inolvidable y aporta la dosis final de calidad para que Tarde de perros sea una producción muy a tener en cuenta tanto en la carrera irregular de Lumet como en la de Pacino, pero también en el cine de los 70.

James Newton Howard – I Am Legend

James Newton Howard – I Am Legend
Género: Banda sonora original
Año: 2008, Varese Sarabande
Valoración:

Como a veces me pongo muy pesado con el tema de los Oscar, no voy a profundizar esta vez en la sinrazón de nominar la nada llamativa Michael Clayton teniendo James Newton Howard este año una obra tan interesante como I Am Legend. Esta clase de despropósitos se repiten tan a menudo que no merece la pena incidir más allá de citar el hecho.

Entrando en materia, I Am Legend no es una partitura de altos vuelos pero demuestra por enésima vez la buena forma del compositor actual que más satisfacciones proporciona al público amante del género. Para una cinta que requería música incidental y en poca cantidad, Netown Howard no escatima en recursos y proporciona una banda sonora dramática muy bien medida, sencilla y muy melódica pero perfectamente amoldada a las imágenes, que no toma excesivo protagonismo pero a la vez es capaz, con unas pocas notas, de infundir con una facilidad sorprendente los sentimientos de soledad y aflicción del protagonista.

En su corta duración (creo que el disco recoge toda la música que suena en la película) la partitura desarrolla generalmente motivos dramáticos, pero también hay incursiones en la acción trepidante, eso sí, siempre con un tono más inclinado hacia las sutilezas, hacia el acompañamiento, que hacia las fanfarrias ampulosas y espectaculares.

El trágico tema principal está presente en varios momentos de la cinta así como en esta edición en disco. Notas afiladas, casi desgarradoras, le dan forma. Aun siendo por lo general una composición de cuerdas y piano, se observan acertadas inclusiones de coros, como en el inquietante The Pier. En la línea de acción los cortes están formados por percusiones y motivos rudos y, cuando deben serlo, caóticos. En el tramo final la composición, entre la intriga y la melancolía, se desarrolla un tema de notable misticismo (Reunited). A continuación aparece un breve réquiem (I’m Sorry) y para cerrar la función hallamos Epilogue, que retoma el tema central con un toque de frágil esperanza.

El único aspecto negativo remarcable de I Am Legend es el parecido con Náufrago de Alan Silvestri. Es probable que debido a las semejanzas entre ambas historias se buscara un estilo de características similares, pero lo cierto es que el tema central de esta banda sonora recuerda más de lo que debería a aquella otra. Por lo demás, tenemos de nuevo a un Newton Howard cuyo trabajo deja ver tanto profesionalidad como pasión.

 

1. My Name is Robert Neville – 2:51
2. Deer Hunting – 1:17
3. Evacuation – 4:26
4. Scan Her Again – 1:41
5. Darkseeker Dogs – 2:17
6. Sam’s Gone – 1:45
7. Talk to Me – 0:55
8. The Pier – 5:17
9. Can They Do That? – 2:09
10. I’m Listening – 2:09
11. The Jagged Edge – 5:16
12. Reunited – 7:50
13. I’m Sorry – 2:21
14. Epilogue – 4:13
Total: 44:27