El Criticón

Opinión de cine y música

En busca del arca perdida


Raiders of the Lost Ark, 1981, EE.UU.
Género: Aventura, acción, fantasía.
Duración: 115 min.
Dirección: Steven Spielberg.
Guion: Lawrence Kasdan, historia de George Lucas y Philip Kaufman.
Actores: Harrison Ford, Karen Allen, Paul Freeman, Ronald Lacey, John Rhys-Davies, Denholm Elliott, Wolf Kahler, Alfred Molina.
Música: John Williams.

Valoración:
Lo mejor: Todo, en especial que el paso del tiempo no le hace el más mínimo daño.
Lo peor: Nada.
Mejores momentos: Difícil elección. El prólogo, porque resume muy bien el tono de la historia.
La frase: Es un transmisor, una radio para hablar con Dios.

* * * * * * * * *

Podría buscar información variada y hacer un artículo extenso y completo, pues se pueden contar muchísimas cosas sobre una obra tan popular y aclamada como la trilogía de Indiana Jones, sobre su proceso creativo, su rodaje y su influencia en el cine, pero eso se lo dejo a revistas varias, y seguro que no es difícil encontrar buenos artículos en la red. Voy a ir al grano, a dar mi opinión.

Los viejos amigos Steven Spielberg y George Lucas unieron sus fuerzas por un interés común, el de revivir el género de aventuras clásicas que estuvo en vigor durante los años 30 y 40, y no pudieron hacerlo mejor, porque En busca del arca perdida resultó una película extraordinaria y además dio pie a otras dos entregas que, por supuesto gracias a su también gran nivel de calidad, ayudaron a crear un mito cinematográfico y una de las sagas más memorables que ha dado el séptimo arte. La cuarta parte se gestó muchísimo más tarde y no ha llegado hasta el presente año, por supuesto envuelta en una expectación inconmensurable.

En busca del arca perdida es uno de los mejores ejemplos de lo que debe ser una cinta comercial que no deja de lado la calidad tanto en la narración como en el envoltorio. No sólo resulta espectacular, sino que es fascinante incluso tras casi treinta años de su estreno, y todo gracias a un guion muy cuidado e inspirado, una puesta en escena exquisita y una serie de elementos que estuvieron justo al nivel necesario: la música, los actores, la fotografía, el vestuario, las localizaciones…

Empecemos por el libreto de Lawrence Kasdan, un autor bastante aclamado a pesar de sus escasas obras (Elegidos para la gloria, El fuera de la ley…). En él se conjugan a la mil maravillas un sentido modélico de la aventura (misterio, misticismo, lugares exóticos, enemigos inquietantes…), humor (bastante original, a veces cínico, y siempre puesto en el momento donde resulta más eficaz y sorprendente), y algunos de los personajes más carismáticos que se puedan recordar. Por supuesto destaca el arqueólogo Indiana Jones (Harrison Ford), que recuerda a Han Solo, y no sólo por el actor, sino por su desparpajo, aunque en este caso estamos ante un individuo menos egoísta, que lucha por causas justas y no por enriquecimiento personal. Sin embargo es ineludible citar la sorprendente personalidad de Marion (Karen Allen) una chica muy audaz y resuelta. Fue muy inteligente y valiente derruir con ella los tópicos de la heroína débil que debe ser salvada por el héroe, acertándose de lleno al mostrar una mujer fuerte e independiente. Le dio a la cinta no sólo más originalidad y carisma, sino que es sin duda uno de los elementos que más juegan a su favor en la re-evaluación que provoca el paso de los años. Tenemos también amigos afables y divertidos (Sallah, en manos de John Rhys-Davies), enemigos temibles (los nazis, en especial el interpretado por Ronald Lacey, el tipo misterioso que se quema con el medallón) y por supuesto la némesis del arqueólogo, con Belloq (Paul Freeman), cuya ambición y curiosidad le llevan a alinearse en cualquier bando. Por cierto, de forma semejante a como ocurrió en La guerra de las galaxias, salvo Harrison Ford el resto de actores nunca ha conseguido forjarse una carrera realmente destacable.

Spielberg no desaprovecha la atractiva historia que tiene entre manos y ofrece un espectáculo sólo comparable al conseguido por él mismo en las continuaciones. Su calidad como director ofrece una cinta ejemplar en escenificación y ritmo, pero también aporta un toque extra de genialidad al deleitarnos con planos brillantes por doquier. Destacan los juegos de sombras y luces (atención a la forma de presentar a Indiana en el prólogo, o su entrada en el bar de Marion) y los clímax de acción (con escenas que incluso hoy día son impresionantes) y misterio (efectos especiales muy bien empleados en instantes sobrecogedores). El realizador se apoya con sabiduría en una gran fotografía de Douglas Slocombe, que saca gran partido del exotismo de los paisajes, y cómo no en la increíble música, donde el maestro John Williams elaboró una de las bandas sonoras que más han calado en la memoria del espectador. El tema de Indiana, con sus impactantes notas heroicas, y la facilidad del compositor para dotar a las escenas de pura magia fueron imprescindibles para encumbrar a En busca del arca perdida como un clásico del género de aventuras, como una lección magistral de cine.

Anuncios

6 Respuestas a “En busca del arca perdida

  1. Espilberg 23/05/2008 en 18:52

    ¡Lo sabía! ¡Sabía que ibas a criticar las películas!…

    Vi hace poco, por primera vez, esta primera parte. Y me gustó, pero em decepcionó un poco. No sé… hay quien dice que el tiempo la ha afectado, y estoy de acuerdo…

    Ya vi la cuarta, y solo digo esto: es buen cine de aventuras pero innecesaria película.

    Y me ha quedado más claro que George Lucas no debe volver al cine nunca más.

  2. Warren Keffer 23/05/2008 en 21:24

    ¿Pero cómo es posible que no la hubieras visto :-O :-O?

    A ver si puedo ver la cuarta hoy, sino la dejo para entre semana que habrá menos gente.

  3. Espilberg 23/05/2008 en 21:55

    Ni yo mismo lo sé. Ya había visto la 2 y la 3, pero esta nunca… :-s

    Bueno, ya he cumplido xD.

  4. Cubano 23/05/2008 en 23:01

    John Rhys-Davies un secundario poco conocido pero siempre eficaz. Quizá su mejor momento, además de la saga de Indiana Jones (sale en la primera y en la tercera entregas) sea en la serie Sliders.

    El inútil de Peter Jackson lo desaprovechó totalmente, para variar.

    Para mí es uno de los mejores secundarios que ha habido en los últimos 30 años. y sólo algún tipo de extraña maldición egipcia nos ha impedido disfrutar más de él.

  5. Warren Keffer 24/05/2008 en 4:05

    Es verdad, podía haber mencionado Salto al infinito xD
    Hay muchos grandes actores secundarios que no tienen éxito ni premios, pero están siempre ahí deleitándonos. Mi favorito siempre ha sido Michael Ironside, seguido de cerca por otros como Rugter Hauer o el más joven Jeremy Piven (su papel en la serie El séquito es, con permiso de James Gandolfini en Los Soprano, el mejor que he visto en mi vida en TV).

    Por cierto, acabo de ver la cuarta de Indiana. Fantástica, prácticamente al nivel de la trilogía (mejor que El templo maldito desde luego).

  6. Espilberg 24/05/2008 en 13:12

    Me alegro de que te gustase. Hoy voy a verla otra vez, a ver qué tal.

    SPOILER

    De hecho, lo único que no me ha gustado es el platillo. ¡Es como si en la primera hubiese salido Dios mismo del Arca y hubiese acabado con los nazis! ¿No se dieron cuenta de lo fatal que quedaba la escena? ¿Algo más disimulado no era mejor?

    FIN SPOILER

    He hecho una crítica en mi blog, por si te interesa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: