El Criticón

Opinión de cine y música

Indiana Jones y el templo maldito

Indiana Jones and the Temple of Doom, 1984, EE.UU.
Género: Aventura, acción, fantasía.
Duración: 118 min.
Director: Steven Spielberg.
Escritores: Willard Huyck, Gloria Katz, historia de George Lucas.
Actores: Harrison Ford, Kate Capshaw, Ke Huy Quan, Amrish Puri.
Música: John Williams.

Valoración:
Lo mejor: Diversión y acción a raudales. Cuando la cinta se lanza es una auténtica montaña rusa.
Lo peor: Peca de extremismos: escenas muy exageradas o más propias de videojuegos, humor cargante y repetitivo a cargo de la chica.
Mejores momentos: Las vagonetas, en especial el final con el agua, y la escena del puente colgante.
El idioma: No sé si será cosa del doblaje, pero todos hablan un perfecto inglés, hasta los niños rescatados.

* * * * * * * * *

En 1984 llegó la segunda parte de las aventuras de Indiana Jones, que en realidad es precuela, pues nos traslada a un año antes de los acontecimientos que suceden en En busca del arca perdida. Este es el capítulo menos conseguido, incluso teniendo en cuenta ya la cuarta película, aunque no por ello deja de ser una correcta cinta de aventuras. Quizá uno de los aspectos negativos más destacables sea el de la escasa relevancia y empaque que transmite. Tiene un prólogo demasiado largo, una especie de homenaje a James Bond bastante aburrido, y luego da bastantes vueltas hasta que por fin se incluye un claro hilo conductor. Al final se lanza, vaya si se lanza, pero hasta entonces la narración además de lenta ha sido difusa y poco llamativa. En las otras entregas la aventura y los enemigos tienen mayor presencia e importancia, con lo que no se da la sensación de que hay cierto metraje sin un rumbo claro.

Otro problema importante es la figura femenina, que resulta un personaje cargante en exceso. Quizá Spielberg buscó a propósito algo opuesto a Marion para no repetirse demasiado, pero se le fue la mano al hacerla centro constante de los chistes. A pesar de la más que buena interpretación de Kate Capshaw, los buenos momentos son pocos (la escena de ligoteo en las habitaciones del castillo) entre un griterío constante y una repetición cansina de los mismos toques de humor (¿hacía falta repetir el mismo chiste en cada plato de la cena?). El joven Tapón, encarnado de forma excelente por Ke Huy Quan (luego visto en Los Goonies) es un carácter mucho más acertado, pues además de su considerable gracia aporta mucho más a las escenas que la rubia tonta. Harrison Ford se mantiene en su línea, mostrando hábilmente la socarronería de su personaje.

A rasgos generales la película es más oscura, más cómica, más fantasiosa y, aunque ésta aparece muy condensada, también se podría decir que tiene más acción que la primera parte. Hay escenas muy tenebrosas, casi de auténtico terror, el humor está presente en todo momento, aunque en este caso como decía no es perfecto, y el tramo final, con las peleas en las minas y las vagonetas es, nunca mejor dicho, una auténtica montaña rusa. Sin embargo dichas escenas de acción pecan en algunos momentos de ser demasiado inverosímiles (el niño tumbando guardias armados de dos en dos, la nefasta puntería de los enemigos, ese momento ridículo en que Indy tumba a un guardia de un puñetazo y este vuela y luego se desliza por el suelo como si estuviéramos viendo dibujos animados) o parecen sacadas directamente de algún videojuego (la pelea sobre una cinta transportadora con el cilindro de aplastar rocas amenazando a los luchadores es bastante cutre).

Destacan por encima de casi todo lo demás los magníficos escenarios (tanto naturales como artificiales) y la de nuevo magistral banda sonora de John Williams, que ayudan a crear la atmósfera de terror y aventura y son indispensables en algunos momentos cumbre como la ceremonia o las escenas en las minas. Sin embargo cabe decir que los efectos especiales, quizá por la mayor dificultad de los mismos, se han quedado un poco anticuados: las pantallas de fondo y la cámara acelerada en las vagonetas son demasiado evidentes.

Divertida, original, muy bien realizada y con algunos grandes instantes, El templo maldito es un entretenimiento muy recomendable, pero es la única entrega que no merece el apelativo de película extraordinaria.

Ver también:
En busca del arca perdida.
Indiana Jones y la última cruzada.
Indiana Jones y el reino de la calavera de cristal.
John Williams – Indiana Jones y el templo maldito.

Anuncios

Una respuesta a “Indiana Jones y el templo maldito

  1. Espilberg 27/05/2008 en 17:15

    Me decía ayer un compañero: “Saca a Indiana Jones de las leyendas cristianas o judías y te sale mal. El Santo Grial es la leyenda de las leyendas. Solo se le compara la Atlántida”.

    Con esta película tenía la razón. No es mala, pero sí la menos buena de las cuatro.

    Me encanta la escena de la cena… xD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: