El Criticón

Opinión de cine y música

Tropic Thunder

Tropic Thunder, 2008, EE.UU.
Género: Comedia, acción.
Duración: 121 min. (unrated director’s cut)
Director: Ben Stiller.
Escritores: Ben Stiller, Justin Theroux.
Actores: Ben Stiller, Robert Downey Jr., Jack Black, Nick Notle, Steve Coogan, Brandon T. Jackson, Tom Cruise, Matthew McConaughey.
Música: Theodore Shapiro.

Valoración:
Lo mejor: Originalidad del planteamiento y calidad de la puesta en escena (atención a la fotografía). Los personajes y sus actores (antológico el papel de Robert Downey). Un número más que aceptable de grandes chistes y una buena carga crítica contra algunos aspectos de Hollywood.
Lo peor: Le falta constancia en el humor, decayendo este ligeramente en algunos tramos. Que al estar protagonizada por Ben Stiller se pueda pensar que es una comedia estúpida de las habituales.
Mejores momentos: Los trailers, los primeros pasos en la selva cuando cambian la forma de rodar la película, las apariciones de Tom Cruise, algunos instantes en los que al personaje de Robert Downey se le va la cabeza… Muchos, muchos.
Dos versiones: Yo he visto la versión Unrated Director’s Cut, que al parecer tiene quince minutos más que la versión que se pudo ver en cines. ¿La productora obligó a que fuera apta para todos los públicos? Probablemente.
El subtítulo: Y dale con la manía de añadir una frase extra al título, un subtítulo ridículo que me niego a utilizar: Tropic Thunder, ¡una guerra muy perra!

* * * * * * * * *

Detesto las comedias estúpidas yanquis, esas de humor chabacano basado en cutres chistes infantiles o en auténticas guarradas, en personajes estúpidos y situaciones estúpidas. Y no comprendo cómo pueden tener tanto éxito; no dice nada bueno del nivel intelectual de la población. Pues bien, aunque Ben Stiller sea protagonista habitual del género, esta Tropic Thunder (que además está escrita y dirigida por él) nada tiene que ver con esos engendros (salvo porque se mete con ese tipo de cine en varios momentos, claro). Estamos ante una comedia poco común, ante una cinta que aúna originalidad y crítica y que busca la sonrisa de forma un poco más inteligente.

La ficción y la realidad se mezclan en este relato sobre el accidentado rodaje de una película bélica ya desde el inicio, con esos falsos trailers que, a pesar de ser un tanto absurdos, en un primer momento pueden perfectamente pasar como reales y engañar a quien cojan desprevenido. Funcionan como una original forma de introducción a la trama (presenta a los personajes) y al estilo de la proyección, y a partir de ahí nos sumergimos en un delirante camino a través de la selva y de la mente de unos personajes (que hacen de actores) muy peculiares. Sus egos y miedos y los conflictos con otros trabajadores del gremio dan pie a momentos muy divertidos, pero también a irónicas y logradas críticas contra Hollywood. La fama de las estrellas, el afán monetario de los productores, los caprichos y excentricidades de los actores… ninguno se libra de ser ridiculizado con eficaces sátiras. Destacan algunos instantes fantásticos, como las apariciones de Tom Cruise y Matthew McConaughey (el dilema sobre si aceptar un súper reactor privado o luchar por los derechos del actor es genial) o algún discurso del personaje de Robert Downey (como el del grado de subnormalidad que hay que interpretar para que te den un Oscar).

Aunque tiene algunos altibajos, por lo general la cinta mantiene un buen ritmo y alcanza impresionantes cotas de espectacularidad y humor. Destaca la solvente puesta en escena de Ben Stiller, siempre hábil en los distintos tramos de la historia (los paisajes selváticos, las escenas de acción –algunas bestiales-, los momentos de disputas entre personajes, etc.), quien se apoya muy bien en la espléndida labor de John Toll, uno de los mejores directores de fotografía cinematográfica. Pero quizá sea más llamativo el cohesionado reparto, donde además de la buena química entre los intérpretes hay que citar las impecables actuaciones de algunos de ellos. La breve pero intensa aparición de Tom Cruise es alucinante (vaya maquillaje y vaya bailes), los cómicos Ben Stiller y Jack Black están en su salsa, Nick Nolte como es habitual se sumerge profundamente en su personaje… pero lo de Robert Downey no tiene parangón. Su sensacional e indescriptible representación de un actor que interpreta a un afroamericano, con los constantes cambios de registro y el sublime acento de negro de las calles, es uno de los mejores papeles que puedo recordar. Y sobre este debo incidir en un absurdo muy habitual, el que haya espectadores que aún defiendan con ahínco el doblaje de películas cuando en casos así se presenta como una elección irracional, desatinada: ¿cómo se puede disfrutar de la magistral presencia de Robert Downey si lo que se ve es una versión o reinterpretación y además probablemente mediocre?

Recapitulando, Tropic Thunder es un soplo de aire fresco en un género que parece agotado, o mejor dicho, desaprovechado e incluso vilipendiado por la manía de limitarlo a edulcoradas comedias románticas y a las parodias insufribles para adolescentes con pocas neuronas. No será una película para recordar en los anales de la historia, pero entre lo original y divertida que es y el papelón de Robert Downey es un visionado muy recomendable.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: