El Criticón

Opinión de cine y música

Venganza

 

Taken, 2008, Francia.
Género: Acción.
Duración: 93 min.
Director: Pierre Morel.
Escritores: Luc Besson, Robert Mark Kamen.
Actores: Liam Neeson, Famke Janssen, Maggie Grace, Leland Orser, Xander Berkeley, David Warshofsky, Katie Cassidy, Holly Valance, Nathan Rippy.
Música: Nathaniel Mechaly.

Valoración:
Lo mejor: Espectacular, violenta y con un protagonista carismático, elementos cada vez menos comunes en el cine de acción.
Lo peor: Que trate de imitar a la saga de Bourne en vez de buscar su propio estilo; en algunos aspectos, como la música, resulta muy, muy, muy molesto.
Mejores momentos: El protagonista entrando en todos los locales de las mafias sin armas, improvisando y soltando hostias.

* * * * * * * * *

Escrita y producida por Luc Besson y rodada en Francia por el desconocido Pierre Morel, Venganza pasó por Europa hace tiempo, en verano, sin armar excesivo revuelo, pero a su llegada a Estados Unidos hace pocos meses ha pegado con relativa fuerza, más en las críticas que en la taquilla, lo suficiente para que llamara la atención y algunos que no se percataron de su presencia en su momento se decidieran ahora a darle una oportunidad (yo mismo, por ejemplo). Para un servidor ha obtenido mejores calificativos de los que merece, pero al menos han valido para destacarla como una de las producciones más atractivas del género en los últimos años. Estando el cine saturado de tonterías que se limitan a seguir dos vertientes, las de carreras de coches tuneados o las de fantasía-CF barata (cintas de superhéroes de poca monta o remakes lastimeros de grandes clásicos), se agradece que de vez en cuando surjan películas de corte más clásico, historias de heroicos agentes de la ley contra mafiosos y otros delincuentes repletas de mamporros, persecuciones y violencia cruda y sangrienta. No me lo pasaba tan bien con una obra de estas características desde Hostage, con Bruce Willis, y desde El fuego de la venganza, de Tony Scott y protagonizada por Denzel Washington. Aunque como indicaré más adelante, guarda más paralelismos con la saga de Jason Bourne, que es claramente superior (de hecho es la cumbre del género en esta década).

Pero Venganza no es perfecta, no es un peliculón, de hecho pienso que tiene más fallos de los que debería, que las buenas ideas no terminan de despuntar en un conjunto un tanto irregular. Primero, tarda un poco en arrancar, pues aunque es necesario sentar las bases del relato (presentar a la familia) lo hace de una forma un tanto tópica y predecible, sin demasiada garra. Segundo y más grave, una vez introducidos en el meollo se dejan de lado algunas explicaciones necesarias: ¿por qué la cinta se olvida de los amigos del protagonista, esos que tanto esmero ha dedicado en presentar y que podrían haberle ayudado en su odisea?, ¿por qué si es tan buen padre, tan protector, le importa un pito lo que les ocurra a las demás chicas que se encuentra en su búsqueda (y a este respecto, lo que ocurre con la amiga de la hija es muy forzado)?

Sin embargo estos achaques se pueden perdonar, pues no es más que una película de acción, un entretenimiento que busca el espectáculo antes que obtener un guión impecable. Lo que realmente me molesta es que los autores no hayan buscado su propio estilo, sino que deja la sensación de que la idea era imitar a la saga de Jason Bourne para aprovechar el tirón comercial de la misma. Así, entre una música que es un plagio burdo y descarado y las calcadas escenas de acción (persecuciones y luchas cuerpo a cuerpo), Venganza deja un regusto un tanto insatisfactorio. Por un lado, su personaje principal es inmenso, rebosa carisma (y eso que Liam Neeson siempre me ha parecido un actor algo limitado) y su forma de actuar es impresionante (improvisando a lo bestia, a golpes), pero la forma visual y estructural con la que se pretende dotar a la función lastra demasiado el conjunto. Si hubieran dedicado el esfuerzo en pulir las citadas lagunas argumentales y no tanto en buscar llamar la atención de la taquilla de forma fácil podría haber salido algo más redondo y más sustancial. Sea como sea, Venganza es una cinta de acción por la que merece la pena pagar si apatece disfrutar de una distracción sin gran relevancia, algo que como decía en el cuadro-resumen es cada vez menos habitual en estos tiempos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: