El Criticón

Opinión de cine y música

La sombra del poder

 

State of Play, 2009, EE.UU.
Género: Thriller.
Duración: 127 min.
Director: Kevin MacDonald.
Escritores: Tony Girloy, Matthew Michael Carnahan, Billy Ray, Paul Abbott (miniserie).
Actores: Russel Crowe, Rachel McAdams, Ben Affleck, Helen Mirren, Robin Wright Penn, Jason Bateman, Jeff Daniels, Harry Lenix.
Música: Alex Heffes.

Valoración:
Lo mejor: Un buen guión que desarrolla una buena historia a través de unos sólidos personajes.
Lo peor: El débil y en algún momento ridículo y demagógico alegato a favor de la prensa en papel y en contra de las nuevas tecnologías. Y sobre todo, el infame Ben Affleck, quien debería darse cuenta de que no vale nada como actor.

* * * * * * * * *

Basada en una miniserie (que no he visto, aunque me pregunto: ¿de verdad era necesario un remake-resumen?) de mismo nombre La sombra del poder es un thriller que ahonda en las manipulaciones de políticos, gobiernos y grandes empresas y la difícil labor de los medios de comunicación para ofrecer al ciudadano información veraz sobre los hechos.

El relato tiene un guión equilibrado y eficaz que atrapa en todo momento ofreciendo un ritmo trepidante donde se desarrolla una trama densa pero fácil de seguir. La única pega que podría ponerle es que el final es un poco forzado y previsible, pero no es nada grave en comparación con los discursos que destila la historia, de los que hablaré luego. Pero el mejor logro del libreto quizá sea la excelente descripción de los personajes, todos arropados además por actores de gran calidad. La ejecutiva agobiada por mil presiones distintas (una siempre profesional Helen Mirren), el periodista metódico e íntegro (Russell Crowe como es habitual metido de lleno en el personaje), la joven prometedora (una bellísima y muy eficaz Rachel McAdams –a la que siempre confundo con Amy Adams-), y el político que lucha por causas perdidas (un patético e inerte Ben Affleck, que además es un error de casting, pues su rostro joven no encaja en el personaje) encabezan el reparto, aunque destacaría también las apariciones de Jeff Daniels, quien sorprende por su demacrado aspecto físico, y Jason Bateman, que se ha convertido en uno de esos secundarios que siempre aporta un toque extra de calidad.

La dirección de Kevin McDonald (autor de la sobrevaloradísima El último rey de Escocia) es más que correcta, aunque le hubiera venido bien depurar algunos excesos: esos planos aéreos de relleno y con confusas apariciones de helicópteros no sé a qué vienen, sobre todo cuando aparecen intercalados entre conversaciones, como dando a entender que pasa algo por ahí arriba cuando no es así. Me sacaron de contexto varias veces, y me pregunto cómo semejantes fallos de montaje han podido ver la luz. Pero como indicaba, el director se mueve con soltura tanto a la hora de manejar los actores como a la de poner en escena un guión bastante complejo.

Su único pero importante es que peca de ser un tanto manipuladora, partidista y demagoga. Qué bien pintan a la prensa, de fiel, veraz y llena de profesionales. En la realidad a nadie se le escapa que es un medio demasiado vendido a intereses comerciales y políticos y que sus líneas editoriales no dudan en faltar a la verdad o en montarse sus propias campañas de información, ni tampoco se nos escapa que profesionales de verdad cada vez hay menos. Otro discurso manipulador es el que hacen sobre los nuevos formatos de información, los relativos a las nuevas tecnologías (prensa en Internet, blogs, etc.). Qué poco tacto muestran y que ridículo hacen a veces tratando de defender el obsoleto modelo de prensa en papel sobre las ventajas de Internet, tildando a lo ofrecido en la red de redes de morralla, basura y mentiras. El autor del guión que haya metido este fallido alegato no parece darse cuenta, o no quiere, de que la calidad del material ofrecido no depende del medio, sino del empeño de sus autores y de lo sesgado que esté el modelo informativo que mantenga el periódico. Como pasa con el mundo de la música y el cine, aferrarse a modelos obsoletos desprestigiando las nuevas posibilidades sólo lleva a la autodestrucción.

Pero bueno, quitando esos ligeros tonos adoctrinantes la cinta es más que recomendable como entretenimiento de calidad. Trataré de ver la miniserie, que dado el nivel de la televisión actual con respecto al cine no me sorprendería que fuera mejor.

Anuncios

5 Respuestas a “La sombra del poder

  1. wandu 04/05/2009 en 12:52

    bueno eso de que ben affleck no vale nada como actor lo tendriamos que ver, a hecho buenas peliculas como pearl harbor y si no lo ves no se que decirte

  2. Warren Keffer 04/05/2009 en 19:30

    Jajajaja, buena película Pearl Harbour, vaya criterio. Además, la calidad de la película es lo de menos, estamos hablando de la interpretación de un actor determinado.

  3. Milo Luna 06/05/2009 en 16:32

    Esta tarde iré a verla y me pronunciaré. Me aparentemente tiene una pinta estupenda y todo lo que he leido habla de una cinta notable y entretenida. En cuanto a Ben Affleck, pues creo que es un actor muy limitado, destinado a películas de acción o a personajes secundarios, aún así tiene una Copa Volpi por Hollywoodland, eso sí, hacía de actor fracasado. “Defendiendo” el primer comentario, pues Pearl Harbour no es una mala película, al menos hasta el bombardeo que da título a la película, el metraje posterior a él, es horrible, innecesario y que demuestra las pocas luces artísticas de Michael Bay. Un actor no define una película, de hecho, a mi cabeza se me viene El Reino de los Cielos, Director’s Cut, que a pesar de Bloom me gusta mucho. Un saludo Warren

  4. Milo Luna 07/05/2009 en 15:28

    Una vez vista, estoy de acuerdo en tu nota y en lo que comentas. A mi me parece una buena película, muy académica en cuanto como hacer un thriller. La historia está bien y muy bien contada. El giro final, le puede restar credibilidad e incluso puede parecer decepcionante, en mi caso me gusto, que el final del rompecabezas fuera ese. Tampoco he visto State of Play, pero hablan de ella como una serie excelente, la BBC trata muy bien este tipo de temas. Las interpretaciones son excelentes, salvo el error de casting de Ben Affleck. En un principio, la productora eligio a Pitt por Crowe y Norton por Affleck, en el primer cambio mejoró pero en el segundo erró, porque Affleck no da la talla, por juventud, y por recursos. Muy bien la aparición de Jason Bateman. A mi me gustan mucho este tipo de películas, el periodismo en el cine siempre me atrajo. La Sombra del Poder me parece de las mejores películas de este año, junto a Déjame Entrar…tampoco hay mucho donde elegir….Saludos

  5. Warren Keffer 07/05/2009 en 16:18

    Me alegro de que te gustara :)
    Lo de Affleck es incomprensible. ¿Nadie se da cuenta de que no vale un pito como actor? ¿Cómo consigue trabajos? Tampoco es que sea una figura que garantice una taquilla, como sí lo era Dicaprio por ejemplo antes de aprender a actuar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: