El Criticón

Opinión de cine y música

Transformers: La venganza de los caídos

Transformers: Revenge of the Fallen, 2009, EE.UU.
Género: Acción.
Duración: 150 min.
Director: Michael Bay.
Escritores: Alex Kurtzman, Roberto Orci, Ehren Kruger.
Actores: Megan Fox, Shia LaBelouf, John Turturro, Josh Duhamel, Tyrese Gibson, Ramon Rodriguez, Kevin Dunn, Julie White.
Música: Steve Jablonsky.

Valoración:
Lo mejor: Espectáculo inconmensurable. Efectos especiales y sonoros perfectos.
Lo peor: El guión es prácticamente inexistente y el humor infantil.
Mejores momentos: La batalla en el desierto, larguísima y alucinante.
Los planos: El del helicóptero sobre los protagonistas, y luego el helicóptero visto desde los protagonistas.
La traducción: The Fallen es el Caído, no los caídos como dice en el título.

* * * * * * * * *

Ni sorprende ni decepciona, es justamente lo que esperaba, una repetición de la primera entrega pero con sus elementos potenciados. Sí, podríamos quejarnos de que Michael Bay no sabe hacer una secuela sin arriesgarse a ir un poco más allá, y de que de nuevo carece de guión, pero, ¿de verdad alguien esperaba una gran historia y no únicamente un grandioso espectáculo?

Tiene por tanto prácticamente los mismos fallos y aciertos que su predecesora. La trama no es más que una excusa para lanzar la acción, aunque sí es cierto que un poco más de consistencia narrativa y profundidad se le podría exigir. A pesar de su buen ritmo y sus altas dosis de espectacularidad sus más de dos horas de metraje son excesivas. Hay pasajes que se podrían haber resumido o eliminado por completo, pues aportan más bien poco (especialmente inservible es el episodio en la universidad, sobre todo la parte de la madre drogada). Los diálogos son simples pero divertidos, aunque el humor es por lo general bastante estúpido y además pierde algo de fuelle con respecto a la primera entrega y se hace aún más pueril (demasiado chiste de testículos y patéticas apariciones de animales fornicando –como he dicho alguna vez, recurrir a animalitos para mí es lo más bajo que se puede caer en una comedia-). Y se vuelve a echar de menos una mayor dedicación a la personalidad de los robots, que sólo están ahí para zurrarse y soltar algún chiste (a este respecto, los gemelos son muy cargantes); ni el Caído ni Megatrón imponen como deberían, mientras que de los buenos sólo Optimus Prime posee diálogos que aporten algo.

En la puesta en escena Bay se muestra más comedido que otras veces, más centrado y dispuesto a buscar planos más coherentes y eficaces. Por supuesto que hay escenas donde parece masturbarse con el ejército, secuencias grabadas dando vueltas con la cámara que no se sabe muy bien a qué vienen y es descarada la búsqueda constante del rostro de Megan Fox (siempre perfectamente maquillada), pero por lo general ofrece un aspecto visual muy controlado donde maneja muy bien las numerosas dificultades que ofrece una producción de este tipo: constantes planos amplios y aéreos para mostrar el tamaño de los robots y sus acciones, algunas acertadas ralentizaciones para aclarar situaciones confusas, escenas de acción bastante claras donde la unión de efectos digitales y los escenarios elegidos es perfecta, etc.

El resultado es un producto palomitero sin pretensiones artísticas que va directo a tratar de divertir y deslumbrar con sus extraordinarias secuencias de acción: es una montaña rusa con momentos de indescriptible espectacularidad. Aparte del descomunal prólogo destacaría el largo y bien aprovechado tramo final, que se inicia con la aparición de John Turturro (de nuevo es el personaje más logrado) y alcanza su clímax en la batalla en el desierto, llena de innumerables escenas que mantienen el nivel de asombro constante: la llegada de numerosos enemigos, los bombardeos, la aparición de Devastator, la escalada a la pirámide, los constantes enfrentamientos entre robots… Hay por supuesto tropiezos de guión notables (ese súper cañón que no vuelve a aparecer) y la historia del Caído es sumamente previsible, pero qué más da, no hay necesidad de ofrecer un relato de gran complejidad, todo es acción sin límites. Huelga decir que los efectos especiales (tanto digitales como artesanales –explosiones bestiales-) y sonoros son cojonudos.

De nuevo la taquilla está siendo reventada y como respuesta previsible la tercera parte se ha puesto rápidamente en marcha. Habrá que ver si a Michael Bay le sale bien repetir la misma fórmula otra vez o si el desgaste que aquí se ve ligeramente en algunos instantes (en el guión, la puesta en escena incluso mejora) se acrecienta de forma peligrosa, es decir, veremos si pasa de ser un relato trivial pero espectacular a un bodrio ruidoso, pues estas dos entregas están en precario equilibrio sobre el abismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: