El Criticón

Opinión de cine y música

Punisher: War Zone

 

Punisher: War Zone, 2008, EE.UU.
Género: Superhéroes, acción.
Duración: 103 min.
Director: Lexi Alexander.
Escritores: Nick Santora, Art Marcum, Matt Holloway.
Actores: Ray Stevenson, Dominic West, Doug Hutchinson, Julie Benz, Colin Simon, Wayne Knight, Dash Mihok.
Música: Michael Wandmacher.

Valoración:
Lo mejor: Se nota que los autores y actores conocen las limitaciones de la película y se lo pasan en grande (en especial Dominic West y Doug Hutchinson).
Lo peor: Guión cutre (personajes ridículos, clichés por doquier), puesta en escena flojilla.
Mejores momentos: La caída del malo en la recicladora de cristales, obteniendo una bestial creación del archi-enemigo, y algunas muertes diseminadas por el metraje que son alucinantes (la del tipo alcanzado en pleno salto con el lanzacohetes, por ejemplo).

* * * * * * * * *

No vi la primera parte (aunque esto más bien es un reintento aparte en plan El increíble Hulk), no tuvo buenas críticas y no me atraía. Pero por aburrimiento y por complacer a mi hermano me lancé con esta otra, que ha sido un poco mejor recibida pero aún así es un notable fracaso artístico y comercial. Punisher: War Zone es más o menos lo que esperaba, una cinta de acción bastante mala y estúpida, pero al menos tiene ese toque que la hace divertida y entretenida, es decir, que es cine cutre del bueno.

La historia no podría estas más vista y llena de tópicos. Héroes, villanos y secundarios cómicos son arquetípicos hasta resultar insípidos, de hecho serían realmente molestos no fuera porque, como indico más adelante, sus actores sacan algo de vida de donde no hay. Y la pasividad y previsibilidad de la narración (cada escena es un cliché de libro) podría haber ofrecido un producto infumable si no fuera porque tiene ritmo gracias a que hay mucha acción de cine de serie B: tiroteos absurdos pero espectaculares, una cantidad de violencia y sangre poco común hoy día (se echan de menos las cintas para mayores de 18 años), muertes realmente originales y truculentas (estúpidas también, claro), etc.

La dirección (Lexi Alexander) no es mala pero se ve bastante lastrada por una fotografía (Steve Grainer) muy torpe (está llena de encuadres lamentables) y un montaje realmente penoso. También tengo que decir que posee unos efectos sonoros que no sé si son chapuceros sin más o un intento fallido de buscar un extraño sentido del humor: están hipertrofiados, exagerados hasta resultar muy molestos en ocasiones; por ejemplo es penoso cuando le quitan un vendaje a un personaje y suena como si estuvieran retorciendo un pescado o algo así, y son verdaderamente cansinos los constantes amartillamientos de armas que suenan cada vez que aparece alguna (y hay cientos) en pantalla.

Lo más destacable es que sus autores y actores evidentemente no se toman en serio la película y parece que se divierten haciéndola. No hay más que ver las numerosas escenas delirantes o las presencias de Dominic West y Doug Hutchinson, quienes se toman a guasa sus papeles y obtienen unas actuaciones tan carismáticas que consiguen despertar el interés en los ridículos personajes que llevan a cuestas. Así, el reparto se alza como lo único realmente digno de esta bobada; prácticamente todos sus miembros son rostros no muy conocidos pero de sobrada experiencia demostrada en grandes títulos de la televisión: Dominic West fue el genial McNulty en The Wire, Ray Stevenson (sustituyendo a Thomas Jane como protagonista) encarnó al simpático bruto Tito Pullo en Rome, Julie Benz fue la misteriosa Darla en Angel, Colin Simon es un secundario habitual de la pequeña y la gran pantalla (salió en varias de James Bond de la época de Pierce Brosnan) y Doug Hutchinson ha sido un destacable secundario en numerosas series de prestigio (Expediente X, Perdidos…). Todos ellos ofrecen interpretaciones bastante más completas que actores mucho más famosos en obras más conocidas del género: no me hagan nombrar al Brandon Routh de Superman Returns o el patético reparto de Los Cuatro Fantásticos.

Punisher: War Zone ha salido directamente a DVD en probablemente todo el mundo después del estrepitoso fracaso cosechado en los cines de EE.UU., y es que es evidentemente sólo apta para amantes del cine cutre. Por cierto, sí, es un tanto hipócrita poner a caldo la crisis artística del cine y a la semana siguiente tragarme una producción de este calibre…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: