El Criticón

Opinión de cine y música

127 horas


127 Hours, 2010, EE.UU.
Género: Aventura, drama.
Duración: 94 min.
Director: Danny Boyle.
Escritores: Erin Cressida Wilson, Anne Fontaine.
Actores: James Franco, Kate Mara, Amber Tamblyn, Clémence Poésy, Sean Bott, Treat Williams, Lizzy Caplan.
Música: A. R. Rahman.

Valoración:
Lo mejor: Dirección, fotografía, montaje, música. Sentido del entretenimiento.
Lo peor: Tan sobrevalorada como toda la carrera del director.
Mejores momentos: El tramo final, con la amputación y el rescate con una música preciosa.

* * * * * * * * *

Para recrear el drama que vivió el protagonista, Danny Boyle opta por un tono de entretenimiento informal y el deleite visual en vez de por lo más esperable, el drama visceral. Al contrario que en sus cintas anteriores la idea funciona, porque la narración concuerda con el aspecto visual que se le imprime. En Slumdog Millionaire el pretencioso y artificioso aspecto visual diluía y desvirtuaba el contenido, y muchas veces daba la sensación de que o Boyle trivializaba lo narrado o simplemente no supo cogerle el punto a la historia y se fue por las ramas con triquiñuelas visuales muy hábiles pero empleadas en contextos equivocados. Pero una vez centrado y poniendo con mayor acierto sus numerosos recursos como realizador únicamente al servicio de la narración su obra ha mejorado, consiguiendo que en 127 horas el continente y el contenido mantengan un equilibrio bastante más acertado.

A pesar del escaso número de personajes y localizaciones el ritmo es siempre activo y atractivo, incluso espectacular en ocasiones. Aunque sí hay que indicar un par de momentos donde desbarra más de la cuenta, como una inundación imaginaria que descoloca un montón, el resto de juegos visuales, visiones, flashes y recuerdos mostrados casi oníricamente se utilizan con mucho acierto ya sean para enfatizar los distintos estados psicológicos del personaje o para exprimir al máximo las en principio escasas posibilidades que ofrece la aventura. Entre la eficacia de estos trucos (sirva de ejemplo uno de los más logrados, el recuerdo de la bebida, con ese plano magnífico que nos lleva hasta la botella olvidada en el coche) y la esforzada labor de James Franco, que pone el punto exacto de credibilidad, llegamos a conectar íntimamente con el protagonista: sus sentimientos y esperanzas, sus penurias y miedos, captan la atención en todo momento.

Es una película que engancha rápido y resulta muy emocionante y divertida así como bastante hermosa visualmente, y aunque incluso en los momentos más dramáticos se nota cierto sentido del humor y un tono distendido muy eficaz, no por ello se infravalora la terrible situación que vive el protagonista, de hecho hay instantes donde se sufre viendo su extrema situación. Ineludible es mencionar los pasos finales de la tragedia, cuando la desesperación le lleva a amputarse el brazo y huye casi desfallecido hasta encontrar ayuda, donde se obtiene un largo clímax in crescendo magnífico en el que la unión de imágenes y música (gran aprovechamiento de la poética y preciosa obra de Sigur Rós) atrapan hasta obligarte a contener la respiración.

La excelente factura, donde el director hace un uso muy sabio de la fotografía, el montaje y la música, una interpretación de James Franco muy lograda (aunque no es la bomba que venden) y en general un gran sentido del entretenimiento hacen de 127 horas un visionado muy agradable, pero también debo decir que no es una película de tanto calibre como los medios y premios se empeñan en señalar, no es como para clamar que es una de las grandes del año.

Anuncios

2 Respuestas a “127 horas

  1. Emilio Luna 17/02/2011 en 14:37

    Repaso a tu críticas, empezamos por 127 Horas.

    Me gustó mucho la verdad, sobre todo James Franco me dejó con la boca abierta. Agradecí su final sin buscar la lagrimilla. Es una cinta muy Boyle con sus trucos, con sus puntos débiles y fuertes. La verdad es que el filme ha sido menos valorado de lo que parece y me parece superior a Slumdog Millionaire.

    Ciudad de Dios, no la dirige Boyle, sino Fermando Meirelles no?. Un abrazo Warren.

  2. Warren Keffer 17/02/2011 en 19:14

    ¿Y yo por qué estoy empeñado en que Ciudad de Dios es de este tío? Supongo que por su estilo. Lo corrijo en seguida xDD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: