El Criticón

Opinión de cine y música

Master and Commander: al otro lado del mundo

Master and Commander: The Far Side of the World, 2003, EE.UU.
Género: Aventuras.
Duración: 138 min.
Director: Peter Weir.
Escritores: Peter Weir, John Colle, Patrick O’Brien (novelas).
Actores: Russell Crowe, Paul Bettany, James D’Arcy, Edward Woodall, Chris Larkin, Max Pirkis, Jack Randall, Max Benitz, Lee Ingleby, Richard Pates, Robert Pugh, Richard McGabe.
Música: Iva Davies, Christopher Gordon, Richard Tongetti.

Valoración:
Lo mejor: Dirección, reparto, fotografía, montaje, sonido, dirección artística… Recupera un género, el de aventuras, a lo grande.
Lo peor: Se está olvidando muy rápido a pesar de su extraordinaria calidad.
Mejores momentos: La batalla principal, con sus estrategias, cañonazos, abordaje y peleas cuerpo a cuerpo.
La ridícula curiosidad: En el original el barco enemigo es estadounidense, pero por el conflicto de intereses sobre la guerra de Irak se cambió la nacionalidad a francesa, pues EE.UU. y Reino Unido eran aliados y Francia estaba en contra.

* * * * * * * * *

Basada en The Far Side of the World (La costa más lejana del mundo según la editorial española), la décima novela de Patrick O’Brian sobre las aventuras navales del capitán Jack Aubry y el médico y naturista Stephen Maturin, Master and Commander muestra el día a día entre los marinos de un navío británico durante las guerras napoleónicas. Se tratan las supersticiones de la época, la necesidad de trabajar en grupo, la superación de los miedos personales, el entrenamiento de los jóvenes oficiales… pero destaca sobre todo el conflicto entre la impetuosa mente militar del capitán y la racionalidad inquebrantable del médico, quienes discuten constantemente con puntos de vista e ideologías enfrentados y analizan las órdenes y el alcance moral de la misión, dando al espectador un duelo de personajes y actores excelente y además una correcta visión de la forma de pensar en la época. La narración resulta pues completísima, llena de niveles perfectamente equilibrados y complementados entre sí, donde la hiperrealista descripción de la vida en el barco y los problemas personales siempre aportan algo al conjunto y desde luego no están reñidos con la efectiva capacidad de entretenimiento que posee la cinta.

Y todo ello sin olvidar la trama de acción, el conflicto con el barco enemigo, que aun siendo casi invisible en gran parte de la aventura, su presencia se nota en todo momento. Las confrontaciones con el navío suponen los momentos álgidos de un relato ya de por sí intenso, ofreciendo unos duelos navales impresionantes donde la mano de un director tan dotado pero infravalorado como es Peter Weir saca un partido asombroso. El espectáculo ofrecido es inconmensurable, y desde luego da toda una lección de cine a gran parte de la industria contemporánea. No es acción hueca, no nos taladra con efectismo sin más sentido que apabullar al espectador. Las batallas se muestran con maestría, con un detallismo abrumador: no se olvida de desarrollar a los personajes, ni de la carga de realismo casi documental que alberga toda la película, y no por ello el ritmo o el sentido del espectáculo se resienten, sino todo lo contrario, se magnifican al resultar todo tan denso y creíble y visualmente arrollador.

Impecables labores de recreación histórica en decorados y vestuario, una fotografía (Russell Boyd) maravillosa en cada plano, un montaje difícil pero resuelto con maestría, unos efectos de sonido brutales y sobre todo la sabia mano del director ofrecen una cinta que es la absoluta perfección visual. Y en el memorable duelo interpretativo tenemos a Russell Crowe inmenso (como siempre) como el capitán afable y preocupado por su tripulación pero decidido e imparable en su misión, y a Paul Bettany, uno de esos grandes actores desaprovechados por Hollywood, como el amigo que medita las acciones y analiza el mundo que les rodea, consiguiendo un papel que supone una réplica estupenda a semejante coloso. Completa el amplio repertorio de personajes una gama de secundarios muy bien elegidos y dirigidos con sabiduría, donde destacan algunos que por su juventud y buen hacer sorprenden aun más, como Max Pirkis.

Un guión medido con una precisión y detallismo impecables, un reparto de lujo y una puesta en escena de un nivel asombroso y que sólo unos pocos genios son capaces de conseguir hacen de Master and Commander una película sublime, una de las mejores de la década, espectacular y entretenidísima a pesar de su complejidad. Sin embargo, aunque en su momento tuvo buena acogida crítica (aunque no excepcional), su taquilla fue bastante endeble (apenas superó su abultadísimo presupuesto), y para mi sorpresa y decepción con el paso del tiempo tampoco ha ganado el prestigio que desde mi punto de vista merece. En el momento su creación se habló de crear una saga con indeterminadas secuelas, pero no parece que vaya a suceder. Y mientras nos inundan con las tontorronas e hipertrofiadas Piratas del Caribe.

7 Respuestas a “Master and Commander: al otro lado del mundo

  1. Fernando 26/05/2011 en 20:12

    Yo no la olvido.
    Trabajo en edicion de sonido en cine.
    Y creo que esta película tiene uno de los mejores diseños de sonido de los ultimos tiempos. Por no decir el mejor. (que para mi lo es).

  2. Warren Keffer 27/05/2011 en 0:27

    Yeah, gracias por escribir.

  3. Emilio Luna 28/05/2011 en 10:06

    Espectacular esta película. Un Hidalgo de los Mares llena de medios y calidad. Me impresionó cuando la ví por primera vez, y tras verla varias veces sigue igual. Una pena que no tuviera más premios, pero fue el año de tu “querida” The Return of the King”.

    Había una edición en dvd espectacular, con cartografía y todo. Me la perdí y ya está descatalogada.

    Un abrazo.

  4. Warren Keffer 28/05/2011 en 18:25

    Que El retorno del rey, esa bazofia hortera, ganara a peliculones como este en un montón de premios… Penoso.

  5. Jose Antonio 06/10/2011 en 13:11

    Que no te guste “El Retorno del Rey” es perfectamente comprensible, y obviamente es respetable, pero de ahí a decir que es una “bazofia hortera” hay un buen trecho. Tanto “Master and Commander” como “El Retorno del Rey” son muy buenas películas, si esta última arrasó en los Oscar fue por ser la culminación de la saga, y por qué no decirlo, por ser bastante más comercial. Además estos premios están bastante sobrevalorados, no se han ajustado a la realidad (calidad) en incontables ocasiones, pues obras maestras como “Doce Hombres sin Piedad” o “Cadena Perpetua” no recibieron ni una sola estatuilla en su día.

  6. Fernando 01/12/2011 en 10:29

    Por un momento me he asustado; al ir viendo las bajas calificaciones de otras películas analizadas aquí, de pronto me he topado con una de mis preferidas -esta-. He temido otrea puntuación baja, pero qué equivocado estoy; 4,5 sobre 5. La calificación está acorde con la opinión que tengo sobre esta gran película. Baste ver que nunca se hizo una segunda parte y que el público no la valoró suficientemente (respaldo en salas cinematográficas) para intuir que es una de las buenas. Suele ocurrir que calidad camine en paralelo, sin coincidir casi nunca, con favor del público.
    Una pena.
    Por cierto, dos cosas:
    01- Aparte de las novelas sobre Aubrey y Maturin, hay otra saga literaria, estupenda también, que se centra en el Guardiamarina Bolitho. Novelas todas ellas muy entretenidas y bastante rigurosas.
    02- Mientras escribo esto se me ocurre que aunque son historias que cuentan aventuras del siglo XVII, XVIII bien podrían ser novelas de Ciencia Ficción, con la única diferencia que la jerga naval sí se puede descifrar con un diccionario medianamente bueno. Todo lo demás es extrapolable:
    Barco: Nave espacial
    Océano: Espacio exterior
    Jerga Naval: Palabras inventadas por el escritor para describir fenómenos del futuro, descripciones de la nave espacial o la energía que la mueve…
    Capitan del barco y marinos: Capitán de la nave, pilotos intergalácticos…
    Piratas, enemigos de guerra, etc: Marcianos, desterrados en las colonias periféricas de la galáxia, etc.

    No sigo, pero creo que es interesante. Estoy seguro que si ojeo Fundación e Imperio, Dune o alguna otra novela de ciencia ficción e intercambio los nombres y términos utilizados me sale una de marinos y si hago lo mismo con “El guardiamarina Bolitho”, de Ken Alexander, o “La fragata Surprise” de Patrick O’Brian y la cienciaficcionizo, pues eso, que lo mismo.

  7. Warren Keffer 01/12/2011 en 13:48

    Hola Fernando, eres el primero en escribir en esta nueva ubicación del blog :)
    Lo que dices de la CF tiene su lógica. En algunas pelis se nota la inspiración más que en otras. En la cutre Wing Commander las naves se ponían en paralelo para lanzarse “cañonazos”, por ejemplo: https://warrenelcriticon.wordpress.com/2007/12/11/wing-commander/

    Como digo en el artículo, a mí también me jode lo infravalorada que está Master and Commander, lo jodidamente buena que es en unos años en que las pelis de este nivel llegan con cuentagotas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: