El Criticón

Opinión de cine y música

Piratas del Caribe: En mareas misteriosas

Pirates of the Caribbean: On Stranger Tides, 2011, EE.UU.
Género: Aventuras.
Duración: 136 min.
Director: Rob Marshall.
Escritores: Ted Elliott, Terry Rossio.
Actores: Johnny Depp, Penélope Cruz, Geoffrey Rush, Ian McShane, Kevin McNally, Sam Calfin.
Música: Hans Zimmer.

Valoración:
Lo mejor: El vestuario y el diseño de los barcos.
Lo peor: El guión es pésimo, la película aburridísima, y como producción taquillera (se espera que al menos en lo visual impresione) no luce lo más mínimo.

* * * * * * * * *

No esperaba nada de Piratas del Caribe: En mareas misteriosas viendo que el éxito cosechado por la simpática primera entrega se alargó con dos secuelas torpes e irregulares que se salvaban por la cantidad de pasta echadas en ellas y por algunos tramos dignos entre gran cantidad de morralla. No esperaba nada porque preveía que el desgaste de ideas seguiría aumentando, porque suponía que un nuevo capítulo se elaboraría únicamente pensando en el resultado en taquilla, no en el cualitativo. Pero incluso yendo con tan pocas expectativas acabé decepcionado.

El guión es el colmo de la vagancia o la torpeza, o las dos cosas. Es la excusa más simple y poco trabajada que he visto para justificar más de dos horas de metraje, para ir de un lado a otro mientras se empalman una detrás de otra aventuras que de nuevo parecen improvisadas. Sí, hay una premisa básica (la búsqueda de la Fuente de la Vida), pero su única presencia en el relato es que se menciona muchas veces como patético intento de decir que hay un argumento. Pero no lo hay. La narración se compone de un largo puñado de escenas sin sentido ni justificación llenas de personajes sin definición ni objetivo. Si en la tercera entrega me quejaba de tramas dispersas y tramos alargados sin razón, aquí directamente es imposible discernir entre qué vale para algo y qué debería haberse quedado en la sala de montaje, porque todo está en el mismo nivel, es decir, hasta los momentos cumbres de la cinta (la aparición de las sirenas o el clímax en la dichosa fuente –que por cierto es calcado al desenlace de En busca del arca perdida-) se caracterizan por una asombrosa falta de contenido, savia, vida. No hay una pizca aventura ni humor que rescatar en un relato que precisamente va de eso.

También resulta muy grave el notable desgaste que sufren los personajes, pues ni Sparrow, que nació como una figura de gran fuerza (lo mejor de la saga en sus orígenes), nos saca del tedio, de lo diluido que se presenta. ¿Cuáles son su motivaciones y objetivos, por qué no se explica qué hace y porqué, cómo esperan que con un protagonista así de vacío la historia nos resulte interesante? Los secundarios, nuevos y viejos, también son incapaces de despertar el más mínimo interés. Qué desaprovechados están grandes actores como Ian McShane (Barbanegra está infrautilizado, siendo una vaga sombra del buen villano que fue Davy Jones), Geoffrey Rush (Barbossa tampoco aporta nada digno de recordar) y Kevin McNally (el segundo de Sparrow, que entra y sale del relato sin mucho sentido). Y… ¿alguien se acuerda de qué hace Penélope Cruz en la película? La falta de fuerza del personaje se agrava por la falta de carisma de la actriz. Al menos los tontorrones caracteres en manos de Keira Knightley y Orlando Bloom resultaban simpáticos incluso contando con las limitaciones de los intérpretes (¡quién me iba a decir que los iba a echar de menos!). Y hablando de estos dos, hay un burdo intento de rellenar el hueco que dejaron con ese insoportable misionero (Sam Calfin) y la absurda sirena (que pasa de ser un monstruo horrible a una chica encantadora según las necesidades del guión).

En cuanto a la puesta en escena, se nota rápidamente que Gore Verbinski es un director mucho más virtuoso, pues la actual labor de Rob Marshall es tan esquemática, monótona y falta de recursos que lo que otrora resultaba una fantasía exagerada pero disfrutable porque se caracterizaba por un gran sentido del espectáculo aquí resulta poco creíble porque se rueda sin magia, sin sentido del asombro y con una técnica bastante pobre. Las peleas a espada, que son las únicas escenas de acción que encontramos, son horribles, pésimas coreografías que cantan a trucaje cinematográfico a distancia: las estocadas parecen ir todas al aire, las piruetas imitando a El temible burlón son ridículas, y para colmo hay chorradas que quedan fatal, como esos barriles que en una escena no se rompen de ninguna manera y en la siguiente se pinchan sin esfuerzo (y que me expliquen por qué el líquido sale a chorros como si fuera gaseosa).

Y como extensión a esto último lo peor de la película es que el dinero invertido en ella no se ha aprovechado lo más mínimo. Es imperdonable que una cinta de estas características, con doscientos cincuenta millones de presupuesto (cifra semejante a la de los episodios precedentes), parezca rodada al completo en un estudio con decorados de cartón piedra, hierbas falsas y poco eficaces pantallas de fondo, todo ello mal disimulado por constantes nieblas y mucha oscuridad. Lo único digno de recordar es el barco de Barbanegra, porque el resto de elementos parecen propios de una producción televisiva. Apenas hay un par de escenarios naturales y se echa muchísimo de menos las maravillosas criaturas digitales con las que nos deleitaban en las anteriores partes.

Ningún chiste digno de mención, total incapacidad para asombrar o divertir, aspecto visual cutre, ritmo desesperantemente lento y aburrido… No es que sea una mala secuela, sino que ni siquiera parece una. Y está lejísimos de ser una producción comercial aceptable. Es un auténtico engaño de película, una entrega completamente innecesaria y fallida, un insulto al bolsillo, la paciencia y la inteligencia del espectador. Me gustaría saber cómo se puede engendrar semejante bodrio sin que nadie en el estudio o el equipo de rodaje sea capaz de darse cuenta de que el libreto disponible es infame y no se puede sacar nada bueno de él. ¿Será que parten de la base de que el público es idiota y se tragará cualquier cosa con la debida campaña publicitaria? Probablemente sí, pero, ¿nunca piensan en que ganarían más afinidad y prestigio si aparte de chorradas taquilleras para pasar el rato las impregnaran además con un mínimo de calidad e inteligencia?

Ver también:
El cofre del hombre muerto.
En el fin del mundo.

Una respuesta a “Piratas del Caribe: En mareas misteriosas

  1. Reven 29/09/2011 en 18:24

    Cuando hice la crítica, defendí su escasa espectacularidad y su “economía de medios” (por llamarla así) porque había leído (no un rumor, sino una noticia fiable) que el presupuesto era mucho menor al abultadísimo de las entregas anteriores.

    Nada más publicarla, descubrí que lo igualaba ampliamente.

    ¿Dónde se han ido esos 250 millones? ¿En el sueldo de Depp y la conversión a 3D? Entiendo que esta última puede encarecerse hasta más de 30 millones, pero ni eso lo justifica: aún tendríamos unos 220 millones; “Origen” costó lo mismo y lucía inmensamente mejor. Pero “Piratas 4” no tiene espectaculares efectos, ni espectaculares escenas, ni nada que justifique semejante gasto: salvo la, para mi gusto, impresionante escena de las sirenas, pero punto y final.

    Salvo eso, y pese a que me cabreé al descubrirlo, a mí simplemente me gustó. Quitando chorradas como el “ahora es mi padre, ahora no, ahora sí”, la presencia española, el cameo innecesario de Keith Richards, el inútil del misionero (e imbécil: ‘Sirenia’, por favor, aún me produce pesadillas) y otros pulidos varios. Pero me gustó el retorno al origen, a la simple búsqueda de un tesoro: se pierde el juego de enredos de la primera parte, sí (de hecho, la historia, como dices, es demasiado sencilla), pero se intenta recuperar su espíritu original con paisajes sin exageraciones, villanos con tintes sobrenaturales y aventuras más “de a pie”. Tal vez eso aumentó mis esperanzas hacia una futura quinta entrega. Que la habrá: la taquilla manda.

    Aun así, no perdura. Se ve, se pasa, y se olvida. Yo me sigo quedando con la primera, sin ninguna duda.

    PD: pues a mí no me molestó Penélope Cruz; creo que soy el único XD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: