El Criticón

Opinión de cine y música

La cosa 2011


The Thing, 2011, EE.UU.
Género: Acción, ciencia-ficción.
Duración: 103 min.
Dirección: Matthijs van Heijningen.
Guion: Eric Heisserer, John W. Campbell (relato).
Actores: Mary Elizabeth Winstead, Joel Edgerton, Ulrich Thomsen, Eric Christian Olsen, Stig Henrik Hoff.
Música: Marco Beltrami.

Valoración:
Lo mejor: Muy entretenida…
Lo peor: … pero carente de alma. El estudio metió mano probablemente frenando su potencial.

* * * * * * * * *

La puesta en escena de Matthijs van Heijningen no es deslumbrante, de hecho se me antoja demasiado impersonal, desganada, para lo que requiere el género. Pero no resulta catastrófica y el guion, aun siendo muy sencillo, ofrece una aventura interesante y con un ritmo siempre correcto, con tramos muy entretenidos y donde, sin escenas de acción innecesariamente aparatosas, da para unos cuantos momentos intensos. Lástima que el clímax final en la nave sea tan soso, porque hasta entonces cada enfrentamiento con el monstruo funcionaba francamente bien. Pero este problema es producido por el estudio, que metió mano alterando un desenlace más complejo (la criatura era parte de un muestrario de especies de otro alienígena, e intenta escapar tomando la forma del piloto) dejándolo en su mínima expresión, un combate sin garra.

Otro aspecto que se salda con dignidad es que tenemos un personaje principal sólido e interpretado con entusiasmo por Mary Elizabeth Winstead, más un grupo de secundarios más que decente alejado de los clichés insoportables de este género en el presente. Por ejemplo Alien vs Predator y Predators, por centrarme en el género, cuentan con un grupo de jóvenes guaperas poco creíbles en unos ya de por sí endebles roles, pero aquí, aunque sea sin lograr maravillas, se obtienen caracteres interesantes y con rasgos definitorios bastante correctos, e igualmente la mayoría tiene su aporte relevante en la historia.

La recreación del bicho en sus diversas formas supone la otra polémica, porque los realizadores se trabajaron un espectacular muestrario de criaturas deformes hechas con muñecos y animatronics, pero el estudio forzó un cambio a digital (para lo que hubo que retrasar el estreno), quizá pensando en que el ordenador es más moderno y vendería más. El resultado no contentó a nadie, porque se notaba muchísimo los efectos y perdía el realismo y visceralidad de la cinta original, que a pesar de sus años acaba resultando muy superior en la recreación del monstruo. Los implicados, con el consecuente cabreo, fueron sacando imágenes del rodaje que el estudio no quería mostrar, y se ven unas criaturas espeluznantes que le habrían hecho ganar enteros a la película. También fallan mucho los efectos sonoros: hay una horrenda saturación de efectos sonoros para formar sustos facilones, y otros tantos absurdos sobre la criatura, con esa manía de hacer que las tripas o los bichos pequeños hagan ruidos innecesarios e imposibles… ¡hasta las células miradas por microscopio hacen ruiditos!.

La cosa 2011 se alza como una más de acción con monstruos, entretenida y algo superior a la media pero de las que se olvidan rápido porque no tiene carisma alguno. Pero su gran problema es que es obligatorio compararla con las anteriores versiones. Sí, nace supuestamente como precuela (es decir, un capítulo ambientado en fecha anterior), pero es descaradamente un remake escena a escena de la de Carpenter (La cosa, 1982). Así, a pesar del aparente esfuerzo de su autores (desdibujado por la intromisión del estudio), no se libra de parecer haber nacido únicamente como copia de un título de éxito para atraer a espectadores viejos por nostalgia y a nuevos aprovechando el tirón de su fama. Carece de la fuerza arrolladora de la de Carpenter (y no hablemos de comparar su atmósfera opresiva y desasosegante) y de la solidez de la de Christian Nyvy (El enigma… de otro mundo, 1951). El único aporte distintivo es el tema de que el bicho no puede replicar metal (muelas o tornillos de operaciones de huesos), algo original pero que tampoco termina de ofrecer grandes instantes: el juego de quién puede estar duplicado apenas levanta expectación, cuando en la de Carpenter te dejaba los nervios a flor de piel

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: