El Criticón

Opinión de cine y música

Desafio total


Total Recall, 1990, EE.UU.
Género: Acción, ciencia-ficción.
Duración: 113 min.
Dirección: Paul Verhoeven.
Guión: Dan O’Bannon, Ronald Shussett, Gary Goldman.
Actores: Arnold Schwarzenegger, Rachiel Ticotin, Sharon Stone, Ronny Cox, Michael Ironside, Marshall Bell, Mel Johnson.
Música: Jerry Goldsmith.

Valoración:
Lo mejor: Todo: guión (thriller exquisito, personajes excelentes), ambientación (decorados, efectos especiales), dirección, banda sonora, reparto… Su capacidad para entretener y asombrar incluso veinte años después.
Lo peor: Nada, excepto quizá lo de siempre: la sensación de que por ser ciencia-ficción se infravalora.
La frase: Mueve el culo hacia Marte. Mueve el culo hacia Marte…

* * * * * * * * *

No cabe duda que los años ochenta y noventa fueron la mejor época del cine de acción y derivados (aventuras, ciencia-ficción, fantasía). No sólo por las obras maestras de James Cameron (Aliens, Terminator II) o las innumerables producciones de gran influencia (Depredador, La jungla de cristal, La guerra de las galaxias -aunque empezó en el 77-, Indiana Jones…), sino porque en general el estándar en la época era bastante más alto que el actual. Las películas de Arnold Scharzenegger o Bruce Willis, por poner los ejemplos más fáciles, resultaban por lo general mucho más entretenidas y carismáticas que las tonterías llenas de efectos digitales que tenemos que tragar ahora (incluidos innumerables remakes de grandes de aquella época… sin ir más lejos el estreno de Desafío total 2012 es inminente). A caballo entre las dos décadas (justo en 1990) Paul Verhoeven, que había dejado buenas impresiones con Robocop, nos deleitó con Desafío total, una espectacular producción que aglutinaba las mejores bazas del género: capacidad para entretener e incluso dejar huella por su fuerza narrativa y visual sin perder por ello la inteligencia por el camino.

Inspirada en un relato de Phillip K. Dick y escrita entre otros por Dan O’Bannon (principal artífice también de Alien), Desafío total camina entre el thriller, la acción y la ciencia-ficción inteligente, y todo ello edulcorado además con un atrevido tono irreverente, casi auto-paródico, que no desentona lo más mínimo sino todo lo contrario, imprime al relato una personalidad tan atípica como eficaz. Las escenas de Quaid sacándose el rastreador, la cara falsa que luego explota, las tres tetas, el vendedor de sueños, el pesado taxista, la escenas de asfixia e incluso la aparición de Kuato tienen un tono de aventura absurda rozando la comedia muy atrevido pero notablemente eficaz. Hasta la violencia extrema y explícita no se puede tomar en serio (el ataque de la máquina excavadora es claramente gore-comedia). Fuera idea del guión o algo amplificado por Verhoeven, el estilo de la cinta busca claramente divertir y entretener a toda costa, y como decía, no por este aspecto gamberro se deja de lado la consistencia e inteligencia del relato ni se toma por tonto al espectador.

La búsqueda de respuestas de Douglas Quaid, con su tormento sobre su identidad y su posible relación con Marte, se desarrolla con las dosis justas de intriga diseminadas hábilmente entre los momentos de acción. Cada nuevo descubrimiento añade interés y sorpresas, cada nuevo paso y giro de acontecimientos va poniendo las piezas de un puzle complejo pero fascinante. Protagonistas ambiguos con traiciones constantes y villanos que marcan época siembran el camino de Quaid de roles definidos con maestría y usados con mucha sabiduría. Un entorno social impecablemente construido y hábilmente mostrado (tanto en la parte del guión -constantes aportes en las noticias dan un aspecto de realidad y complejidad- como en la visual -la recreación es detallada-) sumerge las aventuras en un ambiente muy cuidado que resulta tan creíble como impactante. Un manejo exquisito del tempo narrativo (tanto desde el guión como en la dirección) que sabe exactamente qué sacar de cada escena y cómo construir un todo perfectamente equilibrado forma un relato complejo pero entretenido, inteligente pero con el que es muy fácil conectar, tan perfecto a todos los niveles que también cuida el poso tras la proyección, pues es de esas cintas donde al final tienes que pensar por ti mismo cuál es la respuesta final: ¿pero es un sueño o no?

Eso sí, como muchas películas, incluidas no pocas obras maestras, hay algún detalle o agujero de guión digno de mencionar pero no suficientemente notable como para echar a perder el producto. Por ejemplo, cabe preguntarse, con los problemas de abastecimiento de oxígeno que hay en el planeta rojo, cómo es que han perdido dinero y recursos llenando de atmósfera respirable las inmensas instalaciones alienígenas.

Arnold Schwarzenegger nunca ha sido un intérprete de amplio registro, pero dado el género en el que trabajaba tampoco se le puede echar en cara, porque carisma y naturalidad sí tiene de sobras: la incredulidad y temores de Quaid los muestra sin muchos problemas. Sharon Stone estaba iniciando la etapa cumbre de su carrera, y en un papel que pasa de la simpatía fingida a la frialdad de una zorra implacable cumple bastante bien, de hecho la intensidad de su mirada en momentos clave es difícilmente olvidable, aunque si destaca es también por su belleza: en esos años era una de las mujeres más cautivadoras del planeta. Pero el plato fuerte de la función es Michael Ironside, uno de los mejores secundarios del celuloide que logra aquí uno de sus papeles más redondos como villano.

Tanto por la calidad de la puesta en escena como sobre todo por la abrumadora cantidad y calidad de los efectos especiales, Desafío total no sólo deslumbró en su momento, sino que haciendo balance destaca como una de las películas con mejores efectos especiales de la historia del cine. Obviamente algunas cosas no han envejecido muy bien (el diseño de los coches, los túneles marcianos), pero en conjunto a pesar de los años que tiene resulta un espectáculo inconmensurable. El diseño artístico es impresionante y la recreación a través de maquetas, decorados y otros efectos especiales tuvo que ser extremadamente difícil de llevar a cabo. Pero el resultado es inmejorable: su aspecto visual es colosal, inigualable. Para redondear el producto Jerry Goldsmith nos regaló una de sus mejores partituras, una banda sonora de marcada personalidad, de rasgos únicos, que se ajusta a la cinta como un guante. El tema principal es mítico, pero no sobra ni un solo minuto de música.

Desafío total es una película mítica e inolvidable que, sin llegar a ser una obra maestra, sí se puede considerar un hito indispensable de los géneros de la acción y la ciencia-ficción.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: