El Criticón

Opinión de cine y música

Sombras tenebrosas


Dark Shadows, 2012, EE.UU.
Género: Comedia.
Duración: 113 min.
Dirección: Tim Burton.
Guión: Seth Grahame-Smith.
Actores: Johnny Depp, Michelle Pfeiffer, Helena Bonham Carter, Eva Green, Chloë Grace Moretz, Bella Heathcote, Jackie Earle Haley, Gulliver McGrath.
Música: Danny Elfman

Valoración:
Lo mejor: El aspecto visual, excelente en todo momento. Los actores, perfectos todos en personajes bastante llamativos. Cuando hay un chiste, éste es muy bueno.
Lo peor: Lo poco que da de sí la prometedora historia: termina resultando previsible, aburrida y con un final insípido.
Mejores momentos: Todo momento humorístico basado en el choque de Barnabas con los años 70 o con el resto de la familia.

* * * * * * * * *

La idea de parodiar el clásico de Drácula en sí no es una gran ocurrencia, pero traer el vampiro a una época casi presente (los setenta) y hacer chocar sus costumbres y vocabulario antiguo con los tiempos modernos y los miembros actuales de su familia proporciona un sinfín de escenas graciosas muy inspiradas. Y los personajes están muy bien dibujados, resultando notablemente carismáticos y estrafalarios, es decir, en la línea habitual del cine de Tim Burton.

Llena la pantalla un inmenso Barnabas, hombre de familia emprendedor, noble y educado que ve su vida truncada por la maldición de una bruja celosa. Johnny Depp se sumerge plenamente en su trabajo, haciendo de cada gesto y movimiento una parte del personaje, siendo crucial esto último porque muchos chistes se basan precisamente en gestos entre protagonistas. Si la película hubiera conseguido causar mayor impacto, quizá su papel se recordara mejor. Una veterana pero todavía atractiva Michelle Pfeiffer pone experiencia de sobra en una mujer que, por herencia, debe lidiar con la caída del imperio familiar. Se enfrenta resignada al asunto, hasta que el retorno de Barnabas promete nuevos tiempos… o viejos. Chlöe Grace Moretz, la joven estrella que ha demostrado en varias películas tener talento natural de sobra (La invención de Hugo, Déjame entrar…), representa a la adolescente rebelde que trata de encontrar un lugar en el mundo; la chica consigue recrear a la jovencita pasota de forma genial. Helena Bonham Carter borda a su doctora borracha que carece de objetivos en la vida hasta que la aparición del vampiro cambia las cosas. Eva Green repite un papel que a la larga puede terminar perjudicando su progresión como actriz: el de mujer seductora. Sí, sin duda lo hace bien (con esa mirada y ese escote tiene muchos puntos ganados), pero me parece que tiene calidad para mejores papeles. Y además su rol es el menos satisfactorio: una villana atractiva en un primer vistazo, pero que poco da de sí a lo largo de la historia. Un par de secundarios también importantes pero un tanto desaprovechados son el hermano pequeño, que no aporta mucho, y la institutriz de la que se enamora Barnabas, que parece puesta ahí únicamente como pretexto para la trama (o sea, el mcguffin). Finalmente cabe citar que la aparición estelar de Alice Cooper es brillante, pero la del mítico Christopher Lee sabe a poco, y más teniendo en cuenta que el género de la película y su presencia casi obligan a hacer algún chiste y referencia sobre sus papeles de Drácula.

Con un inicio tan atractivo, el fino sentido del humor y los fascinantes protagonistas, cabría esperar bastante más, pero por desgracia Sombras tenebrosas no explota su potencial. La historia carece de ritmo, interés y sorpresas, y conforme avanza se dirige cada vez más hacia caminos muy trillados dejando atrás casi toda su gracia. O dicho de otra forma, los personajes y sus problemas por sí solos atraen… pero estos no son embarcados en una trama lo suficientemente llamativa que los lleve a algún lugar concreto. Entre chiste y chiste pasan escenas insípidas de diálogos vacíos, y, lo más grave, una vez superada la llegada de Barnabas al “presente” nos encontramos con que el conflicto entre él y la bruja carece de emoción y no es capaz de despertar el más mínimo interés, desembocando además en un sosísimo clímax final.

Tim Burton nos deleita con su habitual impronta gótica capaz de mezclar lo tenebroso y lo humorístico sin quedar cutre, ofreciendo un aspecto visual imponente que sin embargo no es suficiente para levantar un guión demasiado irregular y endeble.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: