El Criticón

Opinión de cine y música

Brendan Perry – Ark


Brendan Perry – Ark
Género: Darkwave, trip hop
Año: 2010, Cooking Vinyl
Valoración:

Ha pasado más de una década desde Eye of the Hunter (1999), que todo sea dicho era un plomizo e insípido disco entre el darkwave y el folk de cantautor. Más lejos están los enormes álbumes con Lisa Gerrard en Dead Can Dance, pues el glorioso experimento étnico de Spiritchaser se remonta a 1996. Desde entonces hemos tenido una gran gira de Dead Can Dance en 2005, con estupendas ediciones en disco. Gerrard ha tenido una carrera bastante completa en el mundo del cine, pero el trabajo de Perry apartado del grupo se ha limitado a la producción de algunos discos en su iglesia-estudio de Quivy (entre ellos una obra del colaborador habitual de Dead Can Dance, Peter Ulrich) y colaboraciones esporádicas, siendo la más interesante la aportación vocal (aunque estoy convencido de que mete algo de mano en la composición) en Ovations de Piano Magic (2009), un disco espectacular. Dado este panorama, a estas alturas ya pensaba que no iba a ver a Perry encabezando un nuevo proyecto musical, fuera en solitario o mano a mano con algún otro artista. Pero inesperadamente me topé con este Ark.

Ark deja entrever la base artística con la que creció Perry, resultando un logrado homenaje a la música darkwave de los ochenta, de la que fue partícipe y además gran influencia gracias a su labor en Dead Can Dance en sus primeros discos (hasta The Realm of a Diying Sun, el más notable de esa etapa). Pero esa línea darkwave ha sido modernizada sabiamente, aderezada con mucho tacto con géneros de ambigua definición como son el trip hop, el synth pop, el ambient y el downtempo.

El siempre excelente trabajo de sintetizadores crea una atmósfera como es habitual en él tétrica y deprimente, con letras oscuras llevadas a la vida con maestría por su incomparable y gutural voz, pero añade ritmos electrónicos muy bien medidos que enriquecen las sonoridades de forma sorprendente. Todas las canciones son sosegadas, parsimoniosas, y generan un ambiente único que te arropa y acuna suavemente. Si bien la sección predominante es la fusión que oscila entre darkwave y trip hop suave, un par de temas se inclinan más hacia la onda de Dead Can Dance, es decir, más étnica: Crescent y Babylon, que de hecho fueron compuestos y presentados años antes, en la gira de 2005. Sea como sea, Perry, con este estilo tan en apariencia diferenciado del que ofrecía con Gerrard, consigue igualmente generar un sonido siniestro pero embriagador que parece sacado de una época remota. O dicho de otra forma, suena a como seguramente hubiera sonado Dead Can Dance de haberse inclinado por la electrónica.

Quizá la mezcolanza de géneros confunda a más de uno, sobre todo a los fans habituados a los experimentos étnicos y medievales anteriores, y desde luego su escucha no marca de por vida, pero Ark es muy buen disco, un trabajo atrevido y original muy bien ejecutado.

1. Babylon – 6:08
2. The Bogus Man – 6:11
3. Wintersun – 6:02
4. Utopia – 5:56
5. Inferno – 6:38
6. This Boy – 6:59
7. The Devil and the Deep Blue Sea – 7:35
8. Crescent – 9:35
Total: 55:04

5 Respuestas a “Brendan Perry – Ark

  1. alesva92 22/10/2012 en 15:45

    Coincido completamente. “Eye of the Hunter” no he llegado a escucharlo completo, pero “Ark” me entró de un tirón y me dejó muy buen sabor de boca. Ahí se demostró que el gran genio detrás de Dead Can Dance, en mayor medida, es Brendan Perry. “Ark” es como si Dead Can Dance hubiese evolucionado hacia el terreno electrónico, ni más ni menos. “Anastasis”, dicho sea de paso, bebe muchísimo del talento de Perry: esas guitarras, percusiones y bases electrónicas son un paso adelante en la evolución de Dead Can Dance, y surgen gracias a la corta pero intensa carrera de Perry, que sin renunciar a su estilo ha sabido añadirle nuevas influencias. Una gozada.

  2. Warren Keffer 22/10/2012 en 16:53

    Anastasis… Ahí me ocurre lo contrario que con Ark. Espera mucho de él, y es un disco un tanto soso.

  3. alesva92 22/10/2012 en 19:39

    ¿Soso? Discrepamos, entonces. No es un “Within the Realm of a Dying Sun”, o un “Into the Labyrinth”, eso está claro. Pero es que a estas alturas es imposible pedir un sonido igual al de entonces. Creo que es un disco coherente con el hecho de que han pasado 16 años desde “Spiritchaser” (disco que aprovecho para decir que nunca he terminado de escuchar; se me hace interminable), y el sonido Gerrard y el sonido Perry han evolucionado. Creo que “Anastasis” es un disco más Perry que Gerrard; y ella cumple, pero su voz no llega a los niveles de antes (la noto como desganada). Sin embargo, todos aquellos temas en los que la voz es de Perry y la instrumentación dice a gritos que es cosa suya, están a la altura de lo esperado, creo; es más, yo dejo en muy buen nivel todos sus temas (“Children of the Sun” me parece sublime, por ejemplo). ¿Que hay instrumentos, como la batería o las cuerdas, que desentonan con lo que siempre ha sido DCD? Así es; pero es la aportación de Perry al dúo. Y a mí no me desagrada.
    Tal vez acuso a DCD de haberse acomodado en su último disco; su sonido “entra” demasiado bien, no requiere escuchas atentas, no es un experimento arriesgado como sus álbumes clásicos. Como si el sonido DCD se hubiese convertido en algo establecido y modelo, que no necesita seguir avanzando. Tal vez esto abra una etapa más reposada, en la que el dúo se mantenga cómodamente en lo que el público ya conoce como “su estilo”; pero es que han pasado 16 años. Y si esta es una nueva etapa, a mí “Anastasis” me ha parecido un muy buen modo de comenzarla.

  4. Warren Keffer 22/10/2012 en 20:24

    A mí me ha parecido un monótono refrito de ideas viejas, de melodías ya usadas muchas veces por ambos (hay un tema clavado a alguno de Duality), y para colmo todos los temas están inflados, duran el doble de lo que deberían a base de repetirse, con lo que se hacen largos.
    Y las baterias desentonan muchísimo, con lo que generan otro problema: el álbum no mantiene una coherencia estilística.
    Y ojo, que no es malo, es bueno, pero no tanto como este Ark por ejemplo, y está a años luz de los grandes de DCD.

  5. alesva92 22/10/2012 en 21:47

    En lo de la duración te doy la razón: por momentos se me hizo pesado. Pero confieso que esos momentos coinciden con aquellos temas de Lisa. Lo reconozco: la decepción que me he llevado con Lisa en este álbum ha sido de peso: la he notado bastante desangelada.
    Y es que en “Anastasis” noto demasiado la división entre Lisa y Brendan; mientras que ocho minutos de Lisa se me hacen pesados, ocho minutos de Brendan los disfruto mucho. Porque en el disco lo noto en su línea, disfrutando. El álbum carece de línea estilística, cierto; no había caído en ese detalle. Tal vez porque, aunque se hayan reunido, son ya dos artistas independientes; con puntos en común y aún les queda trabajo conjunto por ofrecer, pero ya van por caminos distintos.
    La batería, ya que la mencionamos, desentona. Pero sobre todo en los temas de Lisa; en los de Brendan creo que encaja moderadamente bien, sobre todo porque tienen un sonido muy cercano (quitando el tema electrónico) a momentos de este “Ark”. Vamos, que si aparece batería en este nuevo DCD es porque la carrera de Perry ha evolucionado hacia ese nuevo sonido. Con sus pros y sus contras: “Return of the She-King” se queda en bueno porque Gerrard no se esfuerza, porque le falta sentido “épico” en general, y por culpa de esa batería.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: