El Criticón

Opinión de cine y música

Desafío total


Total Recall, 2012, EE.UU.
Género: Acción, ciencia-ficción.
Duración: 130 min.
Dirección: Len Wiseman.
Guión: Kurt Wimmer, Mark Bomback, Philip k. Dick (relato).
Actores: Colin Farrell, Kate Beckinsale, Jessica Biel, Bryan Cranston, Bill Nighy.
Música: Harry Gregson-Williams.

Valoración:
Lo mejor: Efectos especiales impresionantes. Gran recreación del futuro.
Lo peor: Simple y sin garra.
Título en latinoamérica: El vengador del futuro. ¿De qué se venga? ¿Dónde está el viaje al pasado?
Director’s Cut: Hay dos versiones de la película, una con 118 minutos y otra con 130: la productora la recortó mucho para el estreno en cines pero en dvd el director pudo ofrecer su visión. No he encontrado una comparativa entre ambas, pero al parecer en la versión corta se omiten cosas importantes.

* * * * * * * * *

Como la producción de Paul Verhoeven (1990), Desafío total se inspira en un relato de Philip K. Dick donde un currante aburrido decide hacer un viaje virtual para llenar de emoción su vida. Pero el proceso falla porque su memoria ya se haya alterada, y descubre entonces que es un espía atrapado y puesto a dormir en una vida hecha a medida, y ahora deberá averiguar cuál era su trabajo y objetivos y quiénes su amigos y aliados.

Mientras que en la cinta protagonizada por Schwarzenegger el argumento se desarrollaba como un thriller intenso, lleno de misterio y acción, aquí resulta superficial, constreñido entre tiroteos y persecuciones donde solo se busca el efecto especial aparatoso y se olvida (algo habitual en el cine actual) de dotar de verdadera entidad y credibilidad a los personajes. Poco o nada interesa el destino del protagonista y quienes van apareciendo en su camino, pues ninguno posee el carisma y la fuerza que ofrecía el enorme plantel de la versión anterior. Ya puede sudar Colin Farrell, tener peleas con las aburridas féminas (Kate Beckinsale, Jessica Biel), enfrentarse a villanos supuestamente importantes (desaprovechado Bryan Cranston) o haber algún giro final sorprendente (el del tatuaje, ridículo, el de la misión secreta, poco resultón), que nada llega a despertar suficiente interés como para que días después de la proyección se siga pensando en la película, algo que sí ocurría con la otra. El camino que se sigue está además muy trillado: sabes perfectamente cuándo aparecerá una persecución, cuando un tiroteo, cuando una pelea a puñetazos… y también se prevé cómo acabará cada secuencia y qué vendrá después.

Este fallido aspecto de narración lineal se debe en gran parte a que no se aprovecha lo más mínimo el género de ciencia-ficción, porque lo único que se hace es trasladar cualquier elemento del cine de acción actual a un entorno digitalizado. Por ejemplo, la persecución por tejados tiene casas del futuro y unos cuantos robots, pero en realidad no se añade nada en contenido y resultados a lo visto en innumerables películas ancladas en el presente. En la de Verhoeven cada nuevo escenario estaba lleno de sorpresas y aportaba alguna secuencia si no importante sí espectacular, y sobre todo como en cualquier buena película de ciencia-ficción el escenario, el universo planteado, tenía sentido, se integraba en la trama, era parte de los personajes. Aquí solo los retazos de lucha obrera parecen ir hacia alguna parte en relación con la aventura del protagonista, pero es algo poco trabajado: es difícil enterarse de cómo se llegó a esa situación (se tienen que explicar cosas mediante rótulos al inicio porque en la trama no saben meterlas) y al no haber secundarios de calidad que sustenten el entramado social imaginario (como los mutantes) todo queda en un trasfondo muy vago sobre el que se orquesta una simple aventura de acción.

Al menos, como cinta de acción funciona sin muchos achaques. Es un no parar donde todo se desarrolla a toda velocidad y con ello disfraza bastante bien su guión tan facilón. De hecho hay tramos trepidantes muy logrados, como la larga persecución de coches magnéticos. Aunque eso sí, debo decir que hay una sección bastante salida de madre: la parida del viaje por el interior del planeta no hay por dónde agarrarla. Y por supuesto, cuando cobra importancia la trama se ven sus limitaciones, como en el enfrentamiento final, que resulta demasiado predecible.

Es ineludible destacar que el nivel de los efectos especiales es impresionante, sobre todo teniendo en cuenta que el presupuesto no era de los gordos (120 millones está muy por debajo de los 200 estandarizados hoy día para superproducciones). El diseño de la ciudad (casa sobre casa hasta llenar el cielo) es detallado, los fondos digitales y decorados son impecables, la interacción de personajes con el entorno resulta creíble y la dirección de Len Wiseman (Underworld, La jungla 4.0) es francamente buena y lo aprovecha todo muy bien.

Por su ritmo intenso y su acabado visual espectacular es un visionado más que aceptable si te atrae el género. Pero es una pena que el guión de Kurt Wimmer sea tan poca cosa, con lo que a pesar de tener experiencia en el género (Ultravioleta, Equilibrium, Esfera) sigue defraudando.

Una respuesta a “Desafío total

  1. Octavio Monti 01/02/2013 en 9:09

    La película original también recibió en latino américa el título “el vengador del futuro” y yo tampoco nunca pude entenderlo. Son un desastre a la hora de traducir títulos XDDD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: