El Criticón

Opinión de cine y música

Deadfall


Deadfall, 2012, EE.UU.
Género: Acción, thriller.
Duración: 95 min.
Dirección: Stefan Ruzowitzky.
Guión: Zach Dean.
Actores: Eric Bana, Olivia Wilde, Charlie Hunman, Sissy Spacek, Kris Kristofferson, Kate Mara, Treat Williams.
Música: Marco Beltrami.

Valoración:
Lo mejor: Buenos personajes en una historia bastante correcta. El estilo clásico es muy de agradecer. Un reparto de calidad.
Lo peor: La sensación de que hay demasiadas casualidades.

* * * * * * * * *

Que grata sorpresa me ha supuesto Deadfall, un título de acción con sabor a clásico y con un punto de calidad y originalidad muy ausente en el género en la actualidad. Un título donde todo lo que tiene funciona muy bien en su único objetivo: entretener. No es una gran película, no pretende serlo. Es una buena película de acción sin pretensiones. Y vaya si es de agradecer en los tiempos que corren.

Lo cierto es que tiene más de thriller o incluso de western moderno perlado de drama que de acción, pero quizá por eso destaca: porque resulta una mezcla bien equilibrada. Incluso se puede decir que posee vestigios del cine de los Cohen, con el ritmo tranquilo pero intenso, una buena exposición de caracteres y unas cuantas situaciones un tanto extrañas: la madre se lo toma todo con una calma impresionante, Addison es un personajillo inquietante, el capítulo del maltratador es algo rarito…

No encontramos escenas de acción horteras y llenas de explosiones y efectos especiales, sino tiroteos y persecuciones con los protagonistas en el ojo de los acontecimientos, sufriendo, sudando y puteando la vida de otros mientras hunden la suya propia en el abismo. La confección los estos personajes es bastante correcta. Por supuesto que tira de clichés (el padre protector, por ejemplo), pero estos no tienen nada de malo si se emplean con conocimiento. Hay muchos protagonistas y todos tienen un lugar concreto en la historia y una personalidad bien clara que les hace moverse de una forma u otra. La evolución también es palpable, pues ninguno acaba como había empezado, todos han tenido unas vivencias que los han moldeado. Así, los actores, todos de calidad, encuentran base de sobra para construir buenas interpretaciones, teniendo casi todos un momento puntual donde lucirse: Eric Bana derrocha carisma como psicópata (brutal la escena de la cabaña, todo calmado, y el contraste con las escenas finales, donde está desesperado), Charlie Hunman (protagonista de Sons of Anarchy) tiene una progresión semejante (de contenido a desesperado: sublime cuando suelta lo que lleva dentro en la cena familiar) y Olivia Wilde es creíble como chica dulce y sencilla perdida en una vida que no controla (y no me había dado cuenta de lo guapa que es hasta ahora). En segundo plano están profesionales como Kate Mara, Sissy Spacek o Kris Kristofferson, muy correctos en papeles menos complejos.

El ritmo es excelente, y es algo digno de alabar, pues se dedica bastante tiempo a presentar y mover caracteres. Ello se debe a que todas las escenas tienen sentido en la progresión de la trama y los personajes, algunas incluso funcionando a través de sutilezas (con detalles enormes, como la confusión Lisa/Liza), con lo que no hay bajones de interés. Además, sabiamente la proyección empieza en plena acción (no vemos el atraco) y ubica breves reyertas aquí y allá (como el robo de la moto al indio) que impiden que el ritmo pausado resulte lento. Destaca también por su punto de originalidad: sí, más o menos se sabe como acabará todo, pero el tener a tantos personajes separados y acercándose a través de escenas inesperadas le da a la cinta un acertado aire renovado dentro de su propio clasicismo. Lo único que me parece realmente criticable serían las casualidades: todo se va juntando a golpe de suerte. Pero es que sin ello no habría película.

La atmófera resulta crucial también. La inmersión en el lugar es muy buena, desde los impresionantes paisajes de la frontera canadiense, muy bien aprovechados en las persecuciones en moto, hasta la personalidad de los lugareños (cazadores, paletos, etc.). La dirección del austríaco Stefan Ruzowitzky en su salto a Hollywood es justo lo que necesita un guión de estas características: sobria y profesional, que no se vaya por las ramas con florituras innecesarias. Es capaz de imprimir el ritmo y tensión necesarios incluso en el clímax final, que se desarrolla con los protagonistas sentados a la mesa.

Es una pena que el público actual solo quiera ver explosiones sin sentido y sin contenido real, porque con las tibias críticas que tiene Deadfall me da la sensación de que se quedan en la superficie de este interesantísimo thriller sin ver todo lo que hay detrás. Y la distribución tampoco está siendo justa, pues en EEUU fue muy escalonada y en poquísimos cines hasta que ha salido en dvd/bluray este febrero, y en España está sin fecha de estreno a la hora de escribir esto, así que me huelo que irá a dvd directamente también. Vaya forma de desaprovechar una buena película.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: