El Criticón

Opinión de cine y música

Star Trek: En la oscuridad


Star Trek: Into Darkness, 2013, EE.UU.
Género: Acción, ciencia-ficción.
Duración: 132 min.
Dirección: J. J. Abrams.
Guión: Roberto Orci, Alex Kurtzman, Damon Lindelof.
Actores: Chris Pine, Zachary Quinto, Zoe Saldana, Karl Urban, Simon Pegg, John Cho, Benedict Cumberbatch, Anton Yelchin, Bruce Greenwood, Peter Weller, Alice Eve.
Música: Michael Giacchino.

Valoración:
Lo mejor: Cierto esfuerzo con los personajes y la trama, amén de recuperar algo de la esencia de la saga.
Lo peor: El tramo final deja de lado el guión y resulta un desastre.

* * * * * * * * *

Quitando un prólogo demasiado aparatoso, la película empieza y avanza francamente bien. El dibujo de los personajes ha ganado enteros respecto al primer episodio, y algunos resultan bastante interesantes. Aunque Kirk sigue siendo un niñato chulo e impresentable poco creíble para lo alto que llega, al menos sus motivaciones se exponen mejor. Spock y sus relaciones con Kirk, Uhura y el entorno (sociedad y situaciones) ofrecen conflictos bastante atractivos. Con la aparición del villano principal se redondea la cosa: un enemigo de altos vuelos, atractivo, temible, que ofrece correctos enfrentamientos con los protagonistas y alrededor del que gira una historia algo llamativa y con suficiente consistencia. Además se puede hallar algo de lo que carecía la primera entrega: el alma de la saga Star Trek. Tenemos varios dilemas morales y de responsabilidad clásicos (los límites de la Federación y la rigidez de las normas son puestos a prueba, se analiza cómo abordar situaciones desconocidas para la humanidad sin dejar de ser humanos), y el trío mítico (Spock-Kirk-McCoy) ya son mínimamente reconocibles como tales, aunque al segundo le falte todavía mucho nivel.

 Aun manteniendo algunos tics (destellos, lucecitas, cámaras inclinadas), J. J. Abrams  ha madurado un poco, ganando en equilibrio narrativo: la proyección resulta trepidante, a veces incluso emocionante (algo cada vez menos común en el cine de acción), y hasta las escenas más aparatosas resultan inteligibles. Además los efectos especiales son impecables y los decorados han mejorado: por fin vemos algo más que el puente de la Enterprise, y la recreación de la Tierra convence. La banda sonora es rutinaria pero efectiva, aunque vuelvo a decir que de Michael Giacchino y del género (la ciencia-ficción permite dar rienda suelta a la imaginación) esperaba otra vez mucho más: no está a la altura del resto de la saga, ni es una gran composición de acción. Los actores, de nuevo irregulares, pero viendo algunas trayectorias cabe pensar que fallan por culpa del tono de relato. Scotty y Chekov son paridas insoportables y sus intérpretes (Simon Pegg y Anton Yelchin respectivamente) sobreactúan como piden los personajes. Chris Pine (Kirk) queda por ver si podría sacar más un rol más jugoso. Zachary Quinto (Spock) es difícil de catalogar, porque debe resultar inexpresivo, y el actor ha dado papeles horribles (Heroes) y sorprendentes (American Horror Story). Karl Urban (McCoy) está estupendo allá por donde va. Zoe Saldana (Uhura) está muy intensa en sus pocas pero cruciales apariciones. Y Benedict Cumberbatch está muy bien: carisma, porte y voz vienen de serie, pero cuando debe mostrar emociones acierta de lleno, pues el personaje resulta creíble como terrorista inteligente pero lleno de ira contenida.

En principio estamos ante una aventura que tiene ritmo, resulta entretenida y vistosa y muestra personajes sencillos pero con la suficiente solidez y atractivo, no como en el primer episodio, donde no había absolutamente nada de guion tras las imágenes y el resultado era un videoclip sin contenido ni sentido, un galimatías de escena de acción estúpida tras otra. Por desgracia, cuando la narración se lanza hacia su desenlace todo lo que había medio bueno desaparece por completo y volvemos a esos fatídicos errores. El guion se deja delado, sólo queda un inconexo batiburrillo de escenas ruidosas donde la consistencia, verosimilitud e interés se diluyen para dar paso a una parida que se queda a poca distancia de resultar ridícula. Las incongruencias, inverosimilitudes, agujeros de guion y fantasmadas absurdas se agolpan una detrás de otra hasta dejar irreconocible lo que veníamos viendo. Es difícil nombrar todos los elementos del desastre, pero allá van algunos:

Pelean al lado de la Tierra… y nadie se entera, nadie los detecta, no llegan naves en auxilio de los implicados y en defensa del planeta. Scotty se cuela en un base secreta por la entrada principal y llega a la sala de máquinas y la sabotea sin que nadie se percate de su presencia (tampoco aquí funcionan los sistemas de detección de naves, por lo que parece: ¿cómo podrían evitar un ataque entonces?). El Enterprise, sin energía, de repente cae hacia la Tierra, aunque no parece estar tan cerca como para que adquiera tanta velocidad; pero lo absurdo de esto último es que a pesar de estar en caída libre y con la gravedad artificial fallando, los tripulantes caen y son lanzados hacia diversos sitios (de forma aleatoria según convenga a la forzada y falsa espectacularidad de la escena) en vez de flotar libremente. Convertir al Enterprise en una nave con capacidad atmosférica ¡e incluso submarina! es otro error salido de buscar escenitas sensacionalistas: no resulta verosímil ni lógico (joder, toda la cubierta resultan ser motores para poder sostenerla en el aire… aunque no dicen cómo navega bajo el agua). La salida al espacio por la exclusa, con una aceleración totalmente irreal, de imposible resulta sencillamente intragable. Resolver el duelo contra el villano como si de un juego de plataformas se tratase, emulando los peores momentos de las precuelas Star Wars (ya sabemos por qué han elegido a J. J. para estirar el legado de George Lucas), es un cierre penoso. Khan resulta un buen enemigo, pero el almirante traidor es de risa, un arquetipo tan endeble que termina de afear la poca trama que queda.

Nada salvable hay en el tramo final de la película, y recuerda otra vez (una por cada producción en la que se embarca: Alias, Perdidos, Monstruoso, Super 8…) que J. J. es un gran amigo de los fuegos artificiales pero incapaz de rematar bien una historia, de poner el guion por encima del sensacionalismo visual. Mal porvenir hay para Star Wars, porque Star Trek ya es insalvable salvo que otros autores retomen las series clásicas con su espíritu, personajes y calidad intactos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: