El Criticón

Opinión de cine y música

Nebraska


Nebraska, 2013, EE.UU.
Género: Drama.
Duración: 115 min.
Dirección: Alexander Payne.
Guión: Bob Nelson.
Actores: Bruce Dern, Will Forte, June Squibb, Bob Odenkirk, Stacy Keach.
Música: Mark Orton.

Valoración:
Lo mejor: Magnífica composición de personajes, en guión e interpretación. Buen retrato de algunos puntos oscuros del ser humano.
Lo peor: Ritmo renqueante en su primera parte, la impresión de que con pocas mejoras sería muy buena.

* * * * * * * * *

El absurdo periplo de un anciano tras el cobro de un premio falso (spam publicitario) sirve como punto de partida para abordar un relato sobre la vida y cómo nos enfrentamos a ella: la vejez, la soledad, las relaciones familiares, amorosas y amistosas… Pero la aventura tarda muchísimo en arrancar, en definirse y tomar un rumbo claro y atractivo. Cuántas veces van a parar a mear, llegué a preguntarme, y cuándo van a empezar a contarme algo. Es evidente que la presentación de personajes y los pasos iniciales de la odisea deberían haberse resumido y mostrado con más intensidad.

Por suerte va creciendo poco a poco y cuando quieres darte cuenta estás sumergido en un retrato social con bastante enjundia. El viaje de los protagonistas pone ante nuestros ojos un puñado de vivencias con las que es fácil identificarse y de las que se pueden sacar bastantes reflexiones sobre nuestro lugar en el mundo y en relación con los demás habitantes del mismo. Familias desconectadas, amigos verdaderos y falsos, viejas relaciones, recuerdos gratos e ingratos, gente apalancada en vicios y errores… El tono es considerablemente melancólico y a veces incluso trágico (el intento de chantaje en cuanto huelen el dinero resulta muy duro), pero se añade un estilo irónico en la onda de los Coen que aporta algo de humor al deprimente ambiente: los hermanos tontos que solo saben hablar de coches, las conversaciones llenas de silencios incómodos, el robo en el granero… Finalmente la puesta en escena remata muy bien la atmósfera: la fotografía en blanco y negro de zonas rústicas y amplios paisajes agrícolas acrecienta la sensación de decadencia, como si no pasara el tiempo ni hubiera vida en esos parajes.

Se puede decir que la trama discurre de forma previsible en muchos tramos, pero se perdona porque busca una historia real con la que conectar, la composición de personajes es magnífica y el reparto está fantástico. El viejo algo ido de la cabeza, frustrado en su soledad y su vida simple, que se obsesiona sin ver la mentira del premio por poner algo de luz en su vida, resulta memorable, sobre todo gracias al papelón de Bruce Dern. Yo lo conocí en Big Love, pero hasta ahora no ha tenido éxito, es uno de esos eternos secundarios de gran calidad pero sin fama. El desconocido Will Forte en el rol de su hijo también está estupendo: un tipo normal, sin ambiciones pero sin defectos notables y decidido a cumplir con su padre. También sorprende June Squibb como la madre fuerte y respondona que pone seriedad cuando las cosas se descarrilan. Habiendo vivido esta odisea con tan férrea conexión con sus protagonistas, el previsible y facilón final es abrazado con ganas, porque pone un cierre esperanzador y luminoso a una aventura bastante tristona.

Nebraska es un paso adelante después de la sosa Los descendientes, aunque por su irregularidad no llega a alcanzar a Entre copas. Y queda claro que a Alexander Payne se lo sigue sobrevalorando cosa mala: ni de broma es una película para tener entre las diez mejores del año, aunque su reparto sí lo sea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: