El Criticón

Opinión de cine y música

La vida de Adèle


La vie d’Adèle, 2013, Francia.
Género: Drama, romance.
Duración: 179 min.
Dirección: Abdellatif Kechiche
Guión: Abdellatif Kechiche, Ghalia Lacroix, Julie Maroh (cómic).
Actores: Léa Seydoux, Adèle Exarchopoulos, Salim Kechiouche, Aurélien Recoing, Catherine Salée, Benjamin Siksou, Mona Walravens.

Valoración:
Lo mejor: La naturalidad y cercanía que transmiten las vidas de las dos protagonistas. El papelón de ambas actrices.
Lo peor: ¡Tres horas! Le sobra metraje en todas sus escenas, y muchas al completo no aportan nada.
Mejores momentos: El contraste entre las cenas con los padres de cada una. La despedida en una cafetería.

* * * * * * * * *

La vida de Adèle es eso mismo, la vida de una chica desde la adolescencia hasta que ya se puede considerar una mujer adulta (termina antes de los treinta, así a ojo). El relato se centra en el aspecto sexual y amoroso, iniciándose con ella comenzando a sospechar que es lesbiana y por extensión chocando con una sociedad que todavía no respeta plenamente las diferencias con lo establecido como normal. La odisea de Adèle ejemplifica una vida bastante común, extrapolable incluso a cualquier heterosexual, porque al fin y al cabo todos pasamos por las mismas fases en el despertar sexual; sólo algunos condicionantes sociales cambian, y en estos también apuestan por lo más generalizado: el rechazo de sus compañeros, el conflicto con unos padres estrechos de miras, etc. En estas condiciones el relato no puede sorprender, y está claro que no lo pretende. Su intención es ahondar en la psique humana, ser realista, cercano, emotivo y con todo ello combinado intentar resultar trascendente, llegarte hondo. Y lo logra bastante bien. Los altibajos en el viaje de Adèle y Emma conmueven, empujan a reflexionar sobre aspectos oscuros de la sociedad y de nosotros mismos, y en muchas ocasiones incluso funcionan como espejo: habrá partes de sus vidas en las que te veas reflejado, seas hombre o mujer y tengas las preferencias que tengas.

El realizador Abdellatif Kechichese fue muy hábil e inteligente a la hora de buscar ese tono realista. Según han comentado en las entrevistas de promoción, el guión fue solo un punto de partida: dejó a las actrices que lo leyeran una sola vez para que se hicieran una idea de por dónde iba la historia, y a partir de ahí permitió que improvisaran, que canalizaran a los personajes a través de ellas mismas. Léa Seydoux (Emma) y Adèle Exarchopoulos (Adèle) están más que fantásticas soberbias, en especial la segunda, que logra un personaje tan humano que podría pasar por una conocida tuya. Su naturalidad, la facilidad para mostrar emociones y lo bien que capta la evolución de su personalidad son parte de un recital interpretativo que quita la respiración; y en esto último su belleza también tiene algo que aportar, claro.

La puesta en escena es crucial y está a la altura, pues Kechichese sabe ensalzar los distintos estados anímicos de las protagonistas alternando el tono de la fotografía y el montaje, donde destaca la belleza de los momentos idílicos (el banco al lado del árbol) y la crudeza de las escenas de sexo, donde no se corta un pelo en mostrarlo todo. Como la mayor parte de situaciones deben reflejar intimidad o lo que ve y siente la protagonista, hay muchos planos cerrados sobre los rostros, pero lejos de limitar el potencial visual o enclaustrar el ritmo el director lo controla muy bien sacando gran partido de la excelente labor de edición y el gran esfuerzo de las actrices.

Volviendo al sexo, está claro que Kechichese se sirvió de la polémica para promocionar la película, potenciando la carga erótica de la misma y provocando con ella a los medios. Y es una jugada inteligente, pues de otra forma es raro que cintas europeas traspasen fronteras con tanto tirón. Pero también es cierto que usa sabiamente las escenas para mostrar la evolución de la vida de las protagonistas: la primera relación con el chico es fría y torpe, pero luego llega la pasión desenfrenada con Emma, seguida de la rutina y otras fases.

El relato tiene tramos magníficos donde se muestran asuntos cotidianos con un estilo que le da más fuerza e interés. Por ejemplo, el director sabe que no va a sorprender contando que hay padres conservadores e intransigentes y padres modernos y abiertos, pero ensalza el mensaje jugando con el contraste entre ambos, sin perder la sinceridad y cercanía por el camino: algo tan cotidiano como es la comida y hablar del trabajo, de las esperanzas y las parejas, expone muy bien el choque entre formas de entender la vida. Y lo mejor es que no trata de aleccionar poniendo a las gentes cultas por encima de las conservadoras, sino que muestra lo que hay y punto. El mejor ejemplo de esto es ver como la propia Adèle choca con la pandilla de Emma, muy culta en temas muy concretos (pintura) que ni conoce ni le interesan. Siguiendo con el realismo y las zonas grises, los baches en la relación no se suavizan achacándolos a factores ajenos para ensalzar la virtud de las protagonistas, sino que llegan de limitaciones y fallos propios. Y en esta onda también es capaz de lograr un final agridulce muy eficaz: la vida sigue, de todo bache se aprende.

Pero Kechichese no está acertado en todo, pues arrastra un problema bastante importante que limita enormemente la gran calidad que podría haber alcanzado la película. No es capaz de ir al grano, de recortar lo intrascendente, y el metraje se va inflando hasta llegar a tres injustificables horas. Ni tomándola como miniserie resulta aceptable, porque hay paja en cantidad. No sabe frenar escenas que ya han dicho lo que tenían que decir, o se pierde en detalles triviales. Y muchas secuencias enteras son intrascendentes, innecesarias para el desarrollo general de la historia. Con dos horas (o menos) el ritmo habría sido más fluido y la narración mucho más intensa y certera. Como está tiene su valor, pero diluye demasiado su potencial y desde luego dificulta mucho su visionado, pues el aburrimiento hace mella en varios tramos. Para una vez que los productores deberían haber sacado al director de sus errores y terminado de perfilar una obra que podría haber sido magnífica…

2 Respuestas a “La vida de Adèle

  1. MaríaJoséDMG 05/01/2015 en 14:17

    Creo que yo le daría una estrella más.
    Sí, le sobran escenas, pero dejándolas de lado, creo que es una historia cercana, que podría ocurrirle a cualquiera… porque estamos hablando de amor, dejamos de lado el tema lésbico y demás, es una película natural y quieras o no las protagonistas dan la talla.

  2. Warren Keffer 09/01/2015 en 15:50

    Quisiera dársela, pero es que sobra tanto metraje que se hace cansina. Yendo al grano impactaría mucho más.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: