El Criticón

Opinión de cine y música

Mad Max 2, el guerrero de la carretera


Mad Max 2, 1981, EE.UU.
Género: Acción, ciencia-ficción.
Duración: 95 min.
Dirección: George Miller
Guión: George Miller, Brian Hannant, Terry Hayes.
Actores: Mel Gibson, Bruce Spence, Michael Preston, Max Phipps, Vernon Wells, Virginia Hey, Kjell Nilsson.
Música: Brian May.

Valoración:
Lo mejor: Entretenimiento asegurado. Universo imaginario bastante interesante. Personajes simples pero efectivos.
Lo peor: La trama y sus habitantes son arquetipos, poco margen hay para sorprender.

* * * * * * * * *

Como ocurre algunas veces, una película adquiere un estatus de culto no por su calidad, sino por su cualidad de extrañeza u originalidad. Mad Max es un bodrio de cuidado al que los años le pasan factura (el ritmo es lentísimo, la trama no sabe ir al grano), pero el ambiente sucio y violento en plan distopía con tintes del Salvaje Oeste y la caída al infierno del protagonista impactaron bastante en su momento, pues naciendo como producción barata en la recóndita Australia llegó a amasar cien millones en el mundo entero. La segunda parte asentó el culto ofreciendo una cinta mucho más amena y vistosa donde el creador de la serie George Miller reforzaba muy bien sus elementos definitorios, si bien tampoco me parece que llegue a ser una gran obra. El tercer capítulo fue un paso atrás en carisma y calidad, y se ganó el odio del público. A la hora de publicar esto es inminente el estreno de una nueva versión que promete bastante.

Es descarado que el guión tira de lo más básico y conocido. El héroe silencioso afligido por tragedias del pasado que pretende ir de solitario pero tarde o temprano recobrará su humanidad, la chica luchadora, fría y distante porque no puede perder el tiempo en romances (aunque aquí tiene un papel muy secundario), el líder que intenta sacar al pueblo adelante, el viejo sabio, el amigo simpático, el niñito majete (en sentido de simpatía también, porque parece Ron Perlman en miniatura), el villano monocromático que es malo porque sí y su panda de zumbados…

Se puede comparar punto con punto con decenas de producciones previas (sobre todo del Oeste) y posteriores (Waterworld hizo lo mismito cambiando sólo el entorno), y como tal no va a sorprender. Por mucho que ofrezca un escenario imaginario propio todo se expone y desarrolla de la forma más clásica y vista posible. Y aun así logra una combinación de elementos que engancha.

El universo es sencillo pero aporta las dosis justa de aventura, intriga y pesimismo sobre el futuro de la humanidad. Los villanos, histriónicos hasta parecer sacados de un cómic, resultan repelentes, divertidos, inquietantes… todo a la vez. Y está claro que los arquetipos de héroes y villanos funcionan, sea porque apelan a instintos básicos de la humanidad o porque con un poco de carisma vale para lograr protagonistas atractivos. Así, incluso sabiendo todo lo que va a pasar (es que no hay un solo giro que no se vea venir), es fácil interesante por la odisea del pueblo hostigado por esos dementes y por ver cómo actúa el sombrío pero intrigante Max.

La dirección de Miller funciona, pero sin deslumbrar. Los paisajes desérticos están bien aprovechados, introduciendo en ellos esta cultura de supervivencia sobre la chatarra dejada por el viejo mundo: los vehículos y el vestuario son bastante buenos. Fallos no hay muchos, pero se puede señalar alguna cámara acelerada malograda y la sensación de que al final atacan de uno en uno para alargar el clímax. Pero hay que decir que no tiene que ser fácil basar media película sobre vehículos en movimiento, y en general cumple bien en su aspecto más importante: las persecuciones, peleas y accidentes son bastante espectaculares. Crucial era también la música, pues el relato es de pocos diálogos. Repite Brian May mejorando lo escuchado en el primer capítulo pero quedándose igualmente algo corto; hubiera estado bien una partitura de primer nivel que diera más personalidad y fuerza al filme.

Sin duda es una buena cinta de acción, entretiene de sobras y no envejece mal más allá de no sorprender en el argumento, pero no le veo tanto valor como para que merezca tanta adoración.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: