El Criticón

Opinión de cine y música

Pájaro blanco de la tormenta de nieve


White Bird in a Blizzard, 2014, EE.UU.
Género: Drama.
Duración: 91 min.
Dirección: Gregg Araki.
Guión: Gregg Araki, Laura Kasischke (novela).
Actores: Shailene Woodley, Eva Green, Christopher Meloni, Shiloh Fernandez, Gabourey Sidibe, Thomas Jane, Mark Indelicato.

Valoración:
Lo mejor: El tono melancólico y algunos apuntes de guión la distinguen en un género muy repetitivo.
Lo peor: Pero no se aprovecha, y se diluye hasta quedar en poca cosa: se ve y se olvida.

* * * * * * * * *

Medio escondido tras un thriller ligero encontramos un clásico drama sobre el proceso de maduración, el paso de niño o adolescente a adulto. La atmósfera de thriller y la narración no lineal (vamos conociendo la historia familiar en flashbacks) le da un toque entre oscuro y melancólico que aporta una pizca de originalidad a un género muy trillado y sobre todo muy limitado, porque hay poco que contar sobre la vida de un adolescente que no se haya contado ya. Otra virtud es que la fuerza del carácter central promete un buen nexo de unión entre el relato y el espectador.

Pero nunca termina de desplegar el potencial que tiene. No logra decantarse por un género (thriller, adolescencia, dramón), con lo que no parece una película muy centrada… y de hecho el ritmo es bastante lento, moroso en algunos tramos, y la narración no lineal, eficaz en un principio, conforme avanza la película se torna contraproducente, por aportar poco o directamente ser reiterativa. También termina siendo tramposa, porque da un puñado de pistas falsas para que luego nos cuelen un giro bastante forzado. Aunque lo cierto es que no llegó a molestarme, en parte por cierta desconexión en el tramo final, en parte porque me interesaba más el viaje psicológico de la chica que el trasfondo de misterio.

Es esa adolescente madura, simpática y valiente quien sustenta la cinta, y en gran parte por la natural y emotiva interpretación de Shailene Woodley. La familia aporta lo justo del típico matrimonio agonizante (padre apagado y distante, madre deprimida) que garantiza un entorno donde crecer como marginado antisocial o como persona que se fortalece rápido. El primer caso está muy sobado en el género, y por suerte estamos ante el segundo, con una chica decidida y carismática que resulta encantadora; atención a su aventura sexual con el detective, por ejemplo. Una comparación obvia es Las ventajas de ser un marginado (The Perks of Being a Wallflower), que sería un claro ejemplo de la primera situación. Dicho título está adquiriendo un estatus de culto que no comparto, porque me aburrió un montón (tanto que ni escribí sobre ella), mientras que la aquí comentada me ha parecido más realista, incluso con el thriller de por medio, y emocionante, aunque tampoco llegue a ser una gran obra y también se olvida en cuanto se ve.

El guionista y director Gregg Araki parece haberse afincado en el género adolescente, aunque todavía no ha logrado un título que lo haga destacar en el panorama del cine independiente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: