El Criticón

Opinión de cine y música

The Neon Demon


The Neon Demon, 2016, EE.UU.
Género: Drama, telefilme.
Duración: 118 min.
Dirección: Nicolas Winding Refn.
Guion: Nicolas Winding Refn.
Actores: Elle Fanning, Jena Malone, Bella Heathcote, Abbey Lee, Christina Hendricks, Keanu Reeves, Desmond Harrington, Karl Glusman, Charles Baker.
Música: Cliff Martínez.

Valoración:
Lo mejor: Fotografía, música.
Lo peor: Dirección, guion.

* * * * * * * * *

En Drive, sobre la que se ha creado un incomprensible culto, ya se veían las obsesiones de Nicolas Winding Refn y los fallos narrativos a los que estas llevan, que se pueden concretar en la obstinación con el aspecto visual por encima del equilibrio global. Poner todo el esfuerzo en la composición fotográfica, tanto la forma como el color, puede ser útil en determinados momentos, pero difícilmente pueda serlo en un largometraje completo. Ni siquiera la más notable que podemos citar en este estilo, Barry Lyndon (Stanley Kubrick, 1975), consigue librarse del todo de la falta de armonía entre forma y contenido, es decir, mucho cuadro fascinante, pero a la hora de la verdad la narrativa le falta fluidez, se ve limitada por el abuso de un único recurso. Y por poner un ejemplo más claro, recientemente vimos la fallida El árbol de la vida de Terence Malick, que simplemente soltaba fotografías una detrás de otra. Drive mostró potencial en sus primeras escenas, con un personaje intrigante y un ambiente prometedor… Pero el realizador lo desaprovechó en un relato vistoso pero inane: el argumento, los personajes, la evolución de ambos, la exposición de sentimientos y la llegada de las conclusiones carecían de definición, recorrido y garra. Al final sólo había imágenes bastante elaboradas pero sin nada inteligible ni atractivo detrás de ellas.

En The Neon Demon el problema se agrava porque el argumento de partida es de una simpleza exasperante, pues aborda un tema muy viejo con una falta de profundidad e inteligencia bien patentes. La chica que quiere ser modelo, la industria exigente, los artistas estrafalarios, los abusos, la soledad, los falsos amigos… Vamos, la típica carrera por la fama con los obstáculos de siempre, en un libreto propio de un telefilme, lleno de estereotipos y melodrama barato. Desde el principio se ven sus escasas bazas y se intuye su limitado alcance, y con la torpeza de este director en vez de potenciar y exprimir lo poco que se pueda lo que ofrece es un pastiche inconexo y desequilibrado de situaciones anodinas (qué obvio y monótono es el pique entre las modelos) y escenas delirantes (la parida del gato salvaje, el cargante primer pase de modelo) que van empeorando conforme el relato avanza, aburriendo y desesperando cada vez más. Pero lo más alucinante es que en el tramo final intenta darle un giro sorprendente… y vaya manera de hacer el ridículo. De repente se inclina por el thriller en una absurda mezcla de terror psicológico y gore. Es comparar con Cisne negro, que contaba una historia semejante con un guion certero y una puesta en escena con un toque distintivo y en general un dominio narrativo magistral, y no queda otra que echarse a reír.

Directa a la lista de las peores y más insoportables películas que he visto en mi vida. Y para rematar el mal chiste, hay quien intenta defender que se trata de una obra maestra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: