El Criticón

Opinión de cine y música

La campaña de odio contra Capitana Marvel. ¿Hacia dónde cojones estamos yendo?

Quizá no debería meterne en tal berenjenal político-social, pero es que empiezo a estar hasta las narices. Y a fin de cuentas, es mi blog, y si algún payaso viene a molestar lo borro y a otra cosa.

Hay una campaña de desprestigio demencial contra la película Capitana Marvel que es inevitable comentar, pues muestra un comportamiento infantil vergonzoso, pero también una tendencia ideológica que empieza a resultar espeluznante, ya que no es un caso aislado, sino un paso más en un cambio global.

En menor medida tenemos a los que no saben ponderar las expectativas, y todo lo que no supere a Los Vengadores: La guerra del infinito se considera una decepción e incluso una traición. Qué visión tan simple del cine y de la serie. Todo tiene que ser más épico y trágico, no puede haber otras historias con distinto estilo.

Más llamativas son las hordas de fanáticos de DC, que en vez de exigirles buenas películas a los incompetentes productores de esa serie siguen empeñados en tratar de hundir a la competencia. Lo más ridículo es que ponen Wonder Woman como referente de cinta con heroína, como si hubieran inventado las películas protagonizadas por mujeres, y sobre todo cuando fue otro desastre que sumar a la saga y muy torpe en los asuntos tratados. Por mucho que la mirada inocente e ingenua de la protagonista prometiera una buena visión del sinsentido de la ambición y la guerra (todo en manos del género masculino), al final personaje e historia se ahogaban en un mar de tópicos tontos y un acabado visual lamentable. Capitana Marvel no es deslumbrante, pero resulta toda una lección de cine al lado de cualquiera de la serie DC, y en las mismas temáticas que Wonder Woman, destacando el feminismo, el vapuleo es de los que hace época.

Y lo más grave es esa lacra del machismo, no sólo enquistado sino que además parece estar reforzándose en los últimos tiempos, de forma que el simple hecho de pensar que una obra de un género considerado masculino pueda estar protagonizada por una mujer provoca rabietas en algunos individuos, no digamos ya si deja algún guiño feminista. Es triste ver que tras años con heroínas de gran éxito en cine (la Ripley de Alien) y televisión (Buffy, la Cazavampiros) estemos teniendo un retroceso tan grande que cualquier ejemplo parecido ahora se considera una osadía, una provocación, un panfleto de no sé qué “agenda”. Si Ripley aprendía a base de palos y pasaba a luchar contra los monstruos, no pasaba nada. Si Buffy entrenaba a diario para machacar vampiros, se veía normal. Pero ahora estamos como en décadas atrás, los machitos de hoy en día se sienten incómodos cuando Carol Danvers se rebela, se levanta y planta cara, como si estuvieran atacando su hombría. Es más, me imagino cómo se habrían puesto estos fantoches si los autores hubieran cumplido con algunos de los tópicos que les ponen a los personajes masculinos, por ejemplo, si tuviera un novio florero (guapo e inútil) que necesitara ser salvado. De hecho, en Aquaman es más o menos así y no ha pasado nada porque estos grupos no la han puesto en su lista negra: una chica responsable y respondona mete en vereda al macho alfa inmaduro, con no pocos momentos de humillación. La verdad es que en Capitana Marvel han sido suaves y elegantes con el tema, de forma que muestran un personaje sólido y un mensaje digno sin caer en estereotipos, maniqueísmos y provocaciones. Pero da igual, los ofendiditos son legión hoy en día.

Todos juntos, usando su abundante tiempo libre de antisociales y con ayuda de bots automáticos, se están dedicando, desde semanas antes del estreno, a hundir las notas de Capitana Marvel en páginas de referencia (aunque en la IMDb se ha visto una reacción, miles de dieces puestos por los fanáticos del otro bando, que no creo que sea la respuesta adecuada), y en cualquier foro persiguen a quien ose pensar bien de la misma. Ellos solitos quedan en evidencia en condiciones normales, pero más todavía viendo los temas que tan bien trata la cinta, destacando el pensar por ti mismo para acabar con los males del pensamiento único.

En principio podría resultar gracioso ver estas pataletas, pero si piensas en ello empieza a ser no sólo triste, sino inquietante. Primero, porque muchísimos implicados son adultos, y segundo, porque su influencia, empujada por el poder de las redes sociales (el sentirse abrigados en un círculo de semejantes y gozar de una visbilidad que de otra manera es más difícil de conseguir), está derivando en una tendencia en la forma de pensar y actuar que va en aumento. Esta visión reaccionaria cuando no retrógrada ya está afectando al resto de la sociedad. A la censura empujada por las masas le sigue la autocensura por miedo. Ya hemos visto retirada de productos en tiendas porque un colectivo de ofendiditos los pone en su mira, y medios (de información y de entretenimiento) que se cortan en tratar algunos asuntos o incluso retiran publicaciones o emisiones concretas. Y ahora estamos asistiendo con inquietud al salto más importante y peligroso: partidos políticos que agitan esos conflictos en un sentido u otro para sacar tajada.

Así, por la presión de unos pocos tarados estamos entrando en una dinámica donde todo se analiza y critica con un escrutinio demencial, y si no formas parte de ese nicho se te considera un enemigo. Que una película sea atacada en función de unas determinadas etiquetas que le asignen antes si quiera de su estreno no es una anécdota, es un problema grave que nos perjudica a todos.

Dijo Ray Bradbury en su prefacio a Fahrenheit 451: “No hace falta quemar libros si el mundo empieza a llenarse de gente que no lee, que no aprende, que no sabe”. Esa fase ya la hemos superado. Ahora algunos han empezado a intentar quemarlos.

Anuncios

2 Respuestas a “La campaña de odio contra Capitana Marvel. ¿Hacia dónde cojones estamos yendo?

  1. J. C. Hidalgo 13/03/2019 en 10:31

    Yo tampoco entiendo que está pasando. Nadie se quejó cuando la princesa Leia le quitaba el arma a Luke (creo) y se liaba a tiros y daba órdenes.
    ¿Por qué ahora se lia tan gorda por hacer lo que ya se ha hecho antes? Sin olvidar la polémica del anuncio de gilette.
    Si todo esto no son campañas de publicidad lanzadas por las propias compañías para generar tumulto, y si todo esto es real, yo alucino pepinillos.

  2. Jorge Moreno Biscarri 13/03/2019 en 12:44

    Chapó por el articulo. El otro día un conocido comentaba que en las paginas de puntuación de pelis hay un altísimo porcentaje de 0 y 10…nadie le da por pensar, tan solo es una guerra. y quizás fomentada desde los estudios de alguna manera. En cambio ves en el twiter de Gal Gadot como felicita a Brie Larson por la película. Yo creo que es la forma en la que tienen de publicitar y hacer marketing. He leído un articulo en el que ironizaba sobre un titular que era algo así como “Marvel sacara película del primer superheroe gay”…y en el articulo ponía media docena de ejemplos de otros superheroes homosexuales o bisexuales, que estaban en series y películas en los que se mostraba con naturalidad su orientación pero sin hacer titulares

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: