El Criticón

Opinión de cine y música

X-Men: Fénix oscura


Dark Phoenix, 2019, EE.UU.
Género: Superhéroes.
Duración: 113 min.
Dirección: Simon Kinberg.
Guion: Simon Kinberg. Stan Lee, Jack Kirby, Chris Claremont, John Byrne, Dave Cockrum (cómic).
Actores: Sophie Turner, James McAvoy, Michael Fassbender, Jennifer Lawrence, Nicholas Hoult, Tye Sheridan, Evan Peters, Alexandra Shipp, Kodi Smit-McPhee, Jessica Chastain.
Música: Hans Zimmer.

Valoración:
Lo mejor: Tiene ritmo y actores principales que caen bien con facilidad.
Lo peor: Muy simplona y sin garra en guion y puesta en escena. Tras un puñado de capítulos, no han desarrollado prácticamente a ningún personaje, y encima pierden el tiempo metiendo unos villanos anodinos. Terminan pasando por completo de la continuidad de la saga.
El título: En el original han eliminado “X-Men”, como para intentar darle la categoría de Logan y Deadpool.

* * * * * * * * *

X-Men: Primera generación parecía haber llegado para encarrillar la serie tras el batacazo de X-Men: La decisión final y las dos primeras de Lobezno en solitario, pero esta línea también se desinfló rápidamente, primero, por intentar abarcar demasiado en Días del futuro pasado, luego, por aspirar a tan poco en Apocalipsis. Tras los éxitos de las entregas paralelas Logan y Deadpool cabría pensar que tratarían de seguir manteniéndola viva, y con esfuerzo por aportar algo más novedoso, pero Fénix oscura ha vuelto a herirla de gravedad, y la adquisición de Fox por parte de Disney la ha dejado en el aire, con Los nuevos mutantes cada vez más retrasada. Por mi parte, no diría que no a que reinicien la saga dentro de unos años si se esmeran en hacerlo bien en vez de improvisar de mala manera. Hay muchos personajes y muchas historias que contar.

No es de recibo que lleguemos al cuarto episodio y sigan sin desarrollar a los numerosos protagonistas. Todo lo prometido en Primera generación quedó en suspenso en los siguientes, lo poco que dieron de sí los protagonistas principales se fue repitiendo en bucle y los secundarios seguían sin aprovecharse lo más mínimo. Que si Raven se va y no se va, que si Magneto se vuelve malo o no, que si Xavier quiere perdonar a todos los mutantes y la paz entre humanos. Si no fuera por el talento y magnetismo de los intérpretes, seguramente la serie no se habría mantenido viva tanto tiempo.

Aquí Raven vuelve a dudar con su lugar en el mundo, Xavier sigue lidiando con el gobierno y los mutantes que ponen en peligro el equilibrio… y por suerte, Magneto sale poco y hace menos. Este último arrastraba otro problema importante: siempre que se vuelve malo es momentáneamente y debido a factores externos, el resto del tiempo sólo quiere vivir por su cuenta. Pero aquí no nos libramos de esa cobardía argumental, porque se la encasquetan a Jean Grey en su conversión en Fénix. Su maldad es una crisis temporal que sin duda no habría ocurrido si esos cutres alienígenas que aparecen de vez en cuando no la hubieran forzado. Así, no hay sensación de conflicto, de crisis y tragedia real, de ruptura del statu quo que pueda dejar secuelas. Está claro que vencerán al villano de turno y todo volverá a la normalidad, como siempre.

Si en Apocalipsis el enemigo parecía distante y poco temible a pesar de tanto enredo, aquí estamos en las mismas. La nube misteriosa como macguffin de baratillo, los extraterrestres que no causan sensación alguna, salvo preguntas de por qué están ahí, y la anodina líder encarnada por Jessica Chastain son minutos perdidos, cada aparición suya desvía el interés y te hace pensar que podrían haber dedicado el tiempo a desarrollar mejor a los personajes.

Ni con Jean ponen ganas en profundizar realmente en su psique, en construir una evolución dramática más compleja. Sueltan cuatro tópicos sobre traumas infantiles y ale, a lanzar fuegos artificiales. Tampoco ayuda que Sophie Turner anda un poco justa, ni lo que canta el relleno que le han puesto en el sujetador. Con el resto de mutantes apuntan también a unos mínimos que apenas valen para mantener cierto aire de camaradería, que resulta agradable pero desde luego no como para implicarte, para conseguir que te interese su destino y lo que puedan sufrir por el camino. Para rematar, si la continuidad de la saga ya estaba muy liada a pesar de los malabares que han ido haciendo los autores, aquí directamente pasan de ella, pues el final de un par de personajes contradice todo lo que habíamos visto en la trilogía de mutantes adultos.

No se puede entender cómo se mantuvo a Simon Kinberg como escritor y productor en la saga tras su fallida entrada en La decisión final, y menos que vuelva a ella después de haber parido guiones tan nefastos como el de Cuatro fantásticos (Josh Trank, 2015). Tendría alguna autoridad como productor para mantenerse, o algún enchufe, porque aquí encima acabó como director.

Y precisamente el otro gran problema es la falta de garra visual, su nulo talento como narrador queda patente también tras la cámara. La proyección va ligerita, con lo que entra bien, pero con el piloto automático puesto, sin adecuarse al tono de cada situación, sin emoción en el drama, sin energía en la acción, sin clímax que aumenten la tensión. También carece de originalidad en escenarios y batallas. Todas las peleas son iguales, tortas entre calles lanzándose coches (algo de lo que ya abusó en La decisión final) y con algún vagón de metro de por medio, todo ello con unos poco efectos especiales de rayitos y colores que no impresionan nada a pesar de los doscientos millones de dólares que ha costado. Y para colmo, se filtró durante el rodaje que cambiaron el final previsto, que sería una lucha en el espacio, por un vulgar tren a pesar de haber usado ya el metro, donde repite los mismos golpes de todas las confrontaciones anteriores.

Eso sí, para mi sorpresa la banda sonora de Hans Zimmer, que escuchada en disco me pareció un insoportable trabajo hecho con librerías y sintetizadores, se adapta bastante bien a las imágenes, aunque claro, queda lejos de la versatilidad de John Ottman y Michael Kamen.

Con un final más original y que centrara más el foco en los protagonistas podría haber resultado mejor, pero en esa ruidosa batalla acabé bastante desconectado. Con todo, por simplona y predecible que resulte, nunca cae en el caos o la vergüenza ajena como sí hizo La decisión final, y me ha resultado algo más entretenida que Apocalipsis, aunque es igual de decepcionante.

* * * * * * * * *

Saga X-Men:
X-Men (2000)
X-Men 2 (2003)
X-Men: La decisión final (2006)
X-Men orígenes: Lobezno (2009)
X-Men: Primera generación (2011)
Lobezno inmortal (2013)
X-Men: Días del futuro pasado (Rogue Cut) (2014)
X-Men: Apocalipsis (2016)
Deadpool (2016)
Logan (2017)
Deadpool 2 (2018)
-> X-Men: Fénix oscura (2019)
X-Men: Los nuevos mutantes (2020)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: