El Criticón

Opinión de cine y música

Archivos en la Categoría: Don Davis

Don Davis – The Matrix

Don Davis – The Matrix
Género: Banda sonora original
Año: 1999, Varese Sarabande
Valoración:

Una de las obras cinematográficas más influyentes e impactantes de la última década fue The Matrix, fascinante cinta de Ciencia-ficción sobre un mundo dominado por máquinas inteligentes que mantienen a la humanidad controlada bajo una realidad virtual. Entre sus muchos elementos sobresalientes no incluiría a la banda sonora original, aunque no por ello deja de ser uno de los muchos ingredientes imprescindibles para la calidad final de la obra. Don Davis supo estar a la altura del proyecto, ofreciendo una composición muy adecuada a las imágenes, tanto que el sonido Matrix ya es indisoluble de las películas en la memoria de los cinéfilos, pero no ha aportado tanto al panorama de la música de cine como sí han hecho otras obras remarcables del género, ya sean Desafío Total, Blade Runner, Alien, Aliens, Depredador

Con predominio de metales, cuerdas, vientos estridentes y algunos pianos y coros muy bien ubicados, Davis edifica una banda sonora de acción expresiva y contundente que alberga gran personalidad sin sacrificar la necesaria correspondencia con la narración. Algo dura de escuchar fuera de la cinta (poco apta para quien no sea aficionado al género), la partitura incide en la hostilidad del mundo controlado por las implacables máquinas con cortes elaborados correctamente de forma caótica, opresiva y agresiva. Los tonos metálicos de carácter frío y violento representan muy bien la naturaleza mecánica y hostigadora del enemigo, y Davis resuelve bien tanto los tramos de acción como los instantes menos intensos.

La edición presente refleja bien los temas principales de una banda sonora que no alberga una gran cantidad de música, pero aún así la escasa media hora expuesta en el disco sabe a poco. Entre los temas incluidos destacaban el espectacular inicio (Main Title / Trinity Infinity), que presenta de golpe y de forma impresionante lo mejor del repertorio de Davis, el imponente The Power Plant, con unos poderosos coros que recuerdan al sonido clásico de Danny Elfman, y los dos momentos más clásicos de la cinta y la banda sonora, Bullet-Time, construido con afilados vientos y rudos metales, y Ontological Shock, apoteósico clímax repleto de fanfarrias sobrecogedoras.

Fuera del álbum se queda bastante música, tanto de la de Davis (en su página web se pueden recuperar un par de temas: The Lafayette Mirror y The Subway Fight) como de la seleccionada de otros autores para complementar a la película. Los temas ajenos a Davis se incluyen en otra edición, esa que tanto detesto, la comercial, la recopilación de artistas del pop y el rock popular que se vende aprovechando el éxito de la película y que los espectadores ignorantes denominan con total impunidad banda sonora original, como si la de verdad no existiera. En esa dichosa recopilación se puede encontrar morralla de diversa índole (rock, metal y dance de menor o peor calidad –destacable muy pocas cosas, como el Du Hast de Rammstein-), pero también algunas jugosas piezas que los cerebros de la película supieron seleccionar e incluir muy bien en su obra. Como no voy a perder el tiempo analizando ese disco he decidido destacar los temas que forman parte de The Matrix:

Clubbed to Death (Kurayamino Mix), de Rob Dougan. Este hermoso y sensacional híbrido de sinfónica y electrónica que se puede escuchar brevemente durante la animación de la mujer de rojo es de un artista que se dedica a realizar versiones electrónicas fascinantes de temas de otros autores. Ayudó mucho a levantar su carrera el que se empleara en The Matrix este corte y otros dos en la primera secuela.

Leave You Far Behind, de Lunatic Calm. Versión instrumental de una canción de esta banda de rock electrónico. Se oye en el entrenamiento que practican Neo y Morpheo.

Spybreak!, de Propellerheads. La famosa e impresionante batalla en el recibidor del edificio donde el Señor Smith retiene a Morpheo. Un gran tema de un grupo que mezcla estilos como trip-hop y dance entre otros.

Wake Up, de Rage Against The Machine, un grupo rock/metal poco dotado y muy ruidoso. Típica canción comercial ubicada en los créditos, o sea, fuera de la película pero lo suficientemente cerca como para atraer de forma tramposa a compradores de músicas más vendibles. Me alegro de que esté a parte de la edición buena, porque es espantoso.

Se agradece enormemente que no nos obligaran a comprar el disco falso junto a la música expresamente compuesta para la película, como sí ocurre por desgracia en Matrix Reloaded, pero es una pena que no se incluyeran esos temas que sí forman parte de la cinta. La trampa no es tan grande, pero sigue estando ahí. Un suspenso estrepitoso a los editores de los álbumes por el estropicio cometido. Y en lo que respecta a Don Davis, un notable bien merecido, pero sin olvidar que la edición no es del todo respetuosa con su labor.

 

1. Main Title / Trinity Infinity – 3:53
2. Unable to Speak 1:13
3. The Power Plant – 2:40
4. Welcome to the Real World – 2:25
5. The Hotel Ambush – 5:22
6. Exit Mr. Hat – 1:20
7. A Virus – 1:32
8. Bullet-time – 1:09
9. Ontological Shock – 3:31
10. Anything Is Possible – 6:48
Total: 29:53
Anuncios