El Criticón

Opinión de cine y música

Archivos en la Categoría: Chris Spheeris

Chris Spheeris – Dancing With the Muse

Chris Spheeris – Dancing With the Muse
Género: Nuevas músicas, fusión étnica…
Año: 1999, Essence
Valoración:

Dancing With the Muse es un auténtico hito en lo que podría ser denominado como fusiones étnicas, una joya en bruto tejida con texturas musicales dispares pero unidas con tanta inspiración y sabiduría que la riqueza de sonoridades, la cantidad de matices y melodías exquisitas es tal que la descripción de la obra es tarea ardua y casi absurda. Bastante en vano la carátula del disco incluye algunas etiquetas para que las tiendas (cuando en ellas se podía encontrar algo más que basura comercial) intentaran ubicar la obra en alguna categoría concreta: contemporánea, nuevas músicas, neo-clásica, fusión, jazz, instrumental, trance… Dancing With the Muse es impermeable a la catalogación y definición con palabras mundanas, es puro arte musical en una de sus expresiones más bellas y arrebatadoras que he llegado a escuchar. Podría decirse que la carrera musical de Chris Spheeris se divide en dos ramas, la celestial, aquella donde a través de la electrónica arranca pedazos del cielo y los sirve en bandeja de plata (Desires of the Heart, por ejemplo), y la terrenal, donde se introduce en los sonidos de diversas culturas. Es en este último estilo donde Dancing With the Muse se alza como uno de sus discos más prodigiosos.

Las maravillosas guitarras y los sentimentales pianos tan característicos del griego afincado en Arizona (EE.UU.) son esenciales pero también suponen sólo una pequeña parte del magnífico repertorio instrumental aquí presente. Los colaboradores son numerosos y la selección de elementos de músicas del mundo es amplia y está elegida con atino. Los clásicos violonchelos, violas, violines, guitarras y pianos se hermanan con percusiones muy variadas, bouzouki, laúd árabe, flautas y coros exóticos entre otros. Como el título indica, Spheeris encuentra a su musa y se embarca en una danza musical que recorre todo el mundo en pos de sonidos mágicos con los que este artista tan delicado y experimentado construye una obra de arte atemporal y universal. Preciosas, conmovedoras y a veces de una fuerza apasionante son las sonoridades y las deliciosas melodías que rampan entre atmósferas sublimes de rasgos árabes, flamencos, mediterráneos…

Uno de los aspectos más llamativos y logrados del disco es su confección y grabación. Siempre he pensado que Culture (1993) no tenía una calidad de sonido acorde con su gloriosa composición, o que Eros (1997) tenía buenas ideas pero no estaban muy desarrolladas, pero Dancing With the Muse es absolutamente perfecto en todos los sentidos posibles. La calidad de sus músicos se traduce en una interpretación apasionada, brillante, mientras que las labores de producción, realizadas mano a mano entre Spheeris y uno de sus colaboradores habituales, Robert Cory, es soberbia. La nitidez y pureza del sonido no tienen parangón y son el colofón de un disco ya de por sí colosal.

 

1. Magaya – 6:45
2. Dancing With the Muse – 5:56
3. The Joy of This Longing – 6:02
4. Marionette – 7:00
5. The New West – 7:32
6. Shahzada – 9:45
7. Remain in Motion – 7:14
8. Invisible Hands – 13:35
Total: 63:47
Anuncios

Chris Spheeris – Desires of the Heart / Desires

Chris Spheeris – Desires of the Heart / Desires
Género: Nuevas músicas
Año: 1990 Sony, 1994 Essence
Valoración:

Chris Spheeris, músico de orígenes griegos pero cuya infancia transcurrió en Estados Unidos sobre todo, debe sus primeros acercamientos a la música a su familia, pues su hermana tocaba el piano y sus padres le transmitieron las raíces folclóricas griegas. Pero sus principales pasos los dio a partir de los veinte años de edad con la influencia de Vangelis y a través de la colaboración con su amigo Paul Voudouris, quien le enseñó a manejar los sintetizadores. La relación con este músico es amplia pero muy difícil de localizar, extendiéndose desde finales de los setenta con álbumes como Spheeris & Voudouris (1978), Points of View (1980) o Primal Tech (1982). Los trabajos más conocidos son Passage (1982) y sobre todo auténticas joyas de las Nuevas músicas como Europa (1995) y el grandioso Enchantment (1991), uno de los discos cumbres de este género y que tuvo bastante repercusión mediática. Pero su carrera solitario es también prolífica, y ha creado varias maravillas de escucha obligada como Desires of the Heart (1990), Culture (1993), Dancing With the Muse (1999)…

La música de Spheeris tiene dos ramas bien diferenciadas, la electrónica deudora de Voudouris, caracterizada por su belleza inagotable y centrada principalmente en piano, guitarra y sintetizadores, y la fusión de músicas mediterraneas (española, griega) y otras etnias (Culture, Eros…). Su estilo es muy característico, reconocible con facilidad. El disco con el que he decidido empezar a hablar de este artista, uno de mis músicos favoritos ya desde antes de que eligiera por voluntad propia lo que escuchar, es uno de los grandes entre los grandes de las Nuevas músicas, un álbum del que podemos encontrar dos versiones que ofrecen tenues cambios entre ellas. Desires of the Heart se publicó en 1990, pero debido a problemas con la discográfica fue regrabado y se volvió a editar en 1994 con el nombre de Desires y con algunos temas ligeramente alterados.

La belleza de Desires es tan sublime que conmueve el alma; ofrece unas sonoridades inspiradas por alguna gloriosa divinidad y manejadas con gran delicadeza por el notable dominio de Spheeris sobre los instrumentos. Un sonido angelical emerge de los teclados electrónicos y se ve rodeado por las singulares notas del piano y la guitarra española de Spheeris, quien se ve complementado de manera muy eficaz por las colaboraciones de David Peterson al oboe, Christopher Bock en las percusiones y Darryl Wright con el bajo eléctrico.

Spheeris alterna temas de melodías directas de instrumentos de sonidos muy definidos como el piano o la guitarra (Lovers and Friends, Andalu) con instantes mucho más suaves, dulces, donde los teclados envolventes y deliciosos forman preciosas atmósferas de paz y armonía (Stars, Remember Me…). Otras veces se mueve entre la frontera de ambas tendencias, como el relajante Field of Tears, dirigido por un oboe brillante y secundado por teclados y guitarras.

Esta música, esculpida con profundo amor por Chris Spheeris, se mueve entre la belleza melancólica y serena de un atardecer (Desires of the Heart…) y la cautivadora delicadeza de una noche estrellada (Liquid Dream, Afterimage…), pero también muestra destellos de gran alegría (Midflight, Playtime…). Todos los temas son perfectos, admirables, de inusitada expresividad. Basta una escucha para que enamore y conmueva profundamente. Este disco es uno de los mejores reflejos de lo lejos que puede llegar la sensibilidad del ser humano, una composición prodigiosa, sublime, de una elegancia infinita, un trabajo precioso de principio a fin que debería trascender las fronteras de los géneros para llegar a los corazones de cualquiera con un mínimo interés en el verdadero arte.

 

Desires of the Heart (1990)
1. Midflight – 5:24
2. Lovers and Friends – 3:50
3. Field Of Tears – 3:11
4. Andalu – 5:31
5. Desires of the Heart – 6:04
6. Playtime – 5:00
7. Stars – 3:51
8. Remember Me – 4:05
9. Liquid Dream – 4:28
10. Afterimage – 4:36
Total: 46:02
Desires (1994)
1. Playtime – 5:04
2. Viva – 4:06
3. Andalu – 7:06
4. Desires of the Heart – 5:53
5. Lovers and Friends – 3:43
6. Stars – 3:55
7. Fields of Tears – 3:05
8. Remember Me – 4:39
9. Afterimage – 4:48
Total: 42:25