El Criticón

Opinión de cine y música

Archivos en la Categoría: David Lanz

David Lanz – Cristofori’s Dream

David Lanz – Cristofori’s Dream
Género: Nuevas Músicas
Año: 1988, Narada
Valoración:

Cristofori’s Dream es uno de los grandes clásicos de las Nuevas Músicas, y el inolvidable tema que da nombre al disco uno de los más conocidos del género, de esos que tiene bastante repercusión mediática y es probable que casi todo el mundo haya escuchado alguna vez.

Este disco, cortito, como suelen ser los de Narada, no se acaba en ese glorioso tema, sino que es una joya al completo. Los cortes son largas composiciones sobre piano aderezadas con maravilloso atino con sintetizadores, guitarras, percusiones, flautas, violonchelos, violas, violines… interpretados por una completa lista de artistas, algunos conocidos, como Nancy Rumbel o el colaborador habitual de Lanz, Paul Speer. Es para escuchar y dejarse llevar con sus melodías suaves, poéticas y ensoñadoras. Una obra que no pierde atractivo por mucho que se escuche.

El piano dirige todas las composiciones generalmente en dos planos: un piano secundario marcando el ritmo y el principal llevando la melodía. Según el momento, la presencia de los otros instrumentos varía: los cautivadores golpes de teclado se ven acompañados de guitarras eléctricas que asoman tenuemente, percusiones que se aprecian suaves, lejanas, teclados electrónicos que crean atmósfera, envolvente o más alegre según el caso, dulces flautas y oboes…

Todos los temas están en la frontera entre la melancolía y la alegría, resultando siempre relajantes, dejando en el oyente sensaciones de calidez y de un grato placer producido por su candorosa belleza.

Prodigiosa fue la inspiración que tuvo David Lanz en la creación de esta obra, un auténtico sueño de piano, una composición preciosa, que cala en lo más hondo captando todos los sentidos desde sus primeras notas hasta el último segundo, dejando la sensación de que se ha estado en algún paraíso.

El disco está dedicado a Bartolommeo Cristofori, inventor del piano, y está producido por Paul Speer. Tiene dos ediciones con distintas portadas.

 

1. Cristofori’s Dream – 6:08
2. Spiral Dance – 6:17
3. Green into Gold 10:02
4. Wings to Altair – 6:19
5. Summer’s Child – 6:13
6. Free Fall – 4:23
7. A Whiter Shade of Pale – 6:46
Total: 46:12
Anuncios

Narada Collection Series – A Childhood Remembered

Narada Collecion Series – A Childhood Remembered
Género: Nuevas Músicas
Año: 1991, Narada
Valoración:

El sello discográfico Narada es proclive a editar constantes discos que reúnen a muchos de sus artistas bajo alguna temática concreta. No sé quién los propone, quién elige las canciones, pero generalmente son trabajos muy acertados, que sirven de forma excelente a varios objetivos como la introducción general al sello y en consecuencia a la rama de Nuevas Músicas más productiva y con mejores trabajos que se puede encontrar. El disco que aquí comento, A Childhood Remembered, es hasta ahora la mejor recopilación que he escuchado de la empresa. La selección no es sólo acertadísima y completa, sino que muestra a los mejores músicos que la discográfica tiene o ha tenido con temas que suponen en muchos casos los más logrados de sus carreras. Como es habitual, los cortes son creaciones de uno o de otro artista, pero las colaboraciones entre ellos a la hora de las grabaciones son constantes.

El comienzo es sobrecogedor, con uno de los temas instrumentales más soberbios y cautivadores que he escuchado nunca: The Cello’s Song, de Kostia y David Arkenstone. Para el que esto escribe, es la mejor composición de Arkenstone (sobre la carrera de Kostia tengo menos conocimientos), y también lo mejor del disco, una maravilla de siete minutos que parece caída del cielo. Teclados y un leve campanilleo dan paso a la introducción del solo de violonchelo interpretado por Paul Gmeinder. Esta breve presentación se diluye en un juego de sintetizadores que van creando ambiente hasta que el violonchelo vuelve a hacer acto de presencia entre las violas. El corte prosigue de forma hipnótica, cobrando intensidad con las cuerdas, llegando a su punto álgido a los cinco minutos y medio. Es una composición brillante, una joya inolvidable.

El segundo tema, Tree in the Storm, corresponde a Ralf Illenberger, un guitarrista y teclista dotado no sólo a la hora de tocar, sino tan inspirado como el resto de la plantilla de Narada a la hora de componer. El corte tiene el estilo clásico del sello, sencillo, alegre, con arreglos bien medidos. Los bajos y percusiones marcan el ritmo de la guitarra de Illenberger mientras los sintetizadores ofrecen juegos de sonidos que enriquecen el tema. Muy bonito, de los que más me gustan del disco.

Es el turno de Kostia en solitario, aunque cabría mencionar la colaboración a la guitarra de doce cuerdas de Arkenstone. Maria Morevna es un corte muy completo en instrumentación. Kostia añade un cuarteto vocal, violines y un buen espectro de percusiones. Pero sin el sintetizador, que expone la parte más inspirada de la composición, perdería bastante.

Daviz Lanz y Paul Speer vuelven a unirse para la siguiente pista, The Dragon’s Daughter. El siempre inspirado piano de Lanz, con sus bellísimas notas, es el alma de esta creación, una de las más melancólicas del recopilatorio. Le acompaña la guitarra de Speer, pero sin querer en ningún momento tener más protagonismo del necesario, pues Lanz es el compositor.

Un cierto aire medieval le otorga Carol Nethen a Flight of the Wild Swans. Una pieza alegre, de suaves y simpáticas melodías sobre un acompañamiento de percusiones.

Trapezoid es una formación que no conozco. A ellos debemos la pista número seis, Hawk. Es un juego veloz de hammered dulcimer (instrumento de cuerda) sostenido sobre sintetizador y percusión, con la inclusión puntual de violín y otros elementos.

Eric Tingstad a la guitarra acústica y Nancy Rumbel al oboe, percusiones y otros instrumentos, desarrollan esta composición de Rumbel, inspirada claramente en los ritmos de los indígenas de Norteamérica: Crow and Weasel. Los solos de guitarra y oboe aportan preciosas melodías y se entrecruzan cada uno a su ritmo pero dando forma al corte: uno de los instrumentos es el cuervo y el otro la comadreja del título, cada uno con su propia personalidad.

Llega el momento de David Arkenstone, el artista de mayor proyección comercial de Narada. The North Wind tiene el estilo característico de la línea más electrónica de su carrera desde los primeros compases, con esos arreglos de sintetizadores tan intensos y envolventes, animados con las percusiones. Kostia añade mayor fuerza al instante con la inclusión de cuerdas.

Martin Kolbe compone e interpreta él solito Hiawatha’s Song, una pista muy simpática, de saltarinas notas de teclado marcadas por las percusiones.

Si el tema anterior era creación exclusiva de Kolbe, Richard Souther hace lo propio en … Said the Emperor. Estilo con matices asiáticos en los teclados y un piano con deje jazzístico marcan este animado momento.

Sorprendente me resulta la inclusión Alasdair Fraser, un músico escocés, lejano a la norteamericana Narada. Fraser es para muchos el mejor violinista de escocia, uno de los más reconocidos artistas de la música celta de dicha región, pero el tema que aquí presenta, First Flight, se aleja notablemente, aunque no del todo, del sonido chillón y trepidante del violín escocés. Es una creación en la línea elegida para el disco, con toques entre medievales y escoceses proporcionados por el arpa celta, y envuelto en los teclados.
Destacar la presencia en la producción de Billy Oskay, otro artista ajeno a esta discográfica, conocido sobre todo por su presencia en Nightnoise.

Wayne Gratz es otro gran pianista del sello. The Green Room cuenta con la aparición de Kostia, quien secunda muy sutilmente con las cuerdas al solo de piano de Gratz.

Destacar también la cuidadísima edición del disco, con un libreto amplio, lleno de información, con la presentación de cada tema por parte de sus autores así como la ficha técnica de cada uno de ellos. Mi trabajo favorito de Narada, que recomiendo encarecidamente a cualquiera que sienta pasión por la buena música, sea del género que sea.

 

1. The Cello’s Song – 7:03
Kostia y David Arkenstone
2. Tree in the Storm – 4:18
Ralf Illenberger
3. Maria Morevna – 5:12
Kostia
4. The Dragon’s Daughter – 4:38
David Lanz y Paul Speer
5. Flight of the Wild Swans – 5:33
Carol Nethen
6. Hawk – 4:25
Trapezoid
7. Crow and Weasel – 6:16
Eric Tingstad y Nancy
Rumbel

8. The North Wind – 6:16
David Arkenstone
9. Hiawatha’s Song – 5:33
Martin Kolbe
10. … Said the Emperor – 3:26
Richard Souther
11. First Flight – 4:17
Alasdair Fraser
12. The Green Room – 4:21
Wayne Gratz
Total: 62:27

David Lanz & Paul Speer – Natural States

David Lanz & Paul Speer – Natural States
Género: Nuevas músicas
Año: 1985, Narada
Valoración:

Como es el primer disco del sello Narada que comento, haré una breve introducción. Decir Narada equivale a decir Nuevas Músicas. Es un pequeño sello discográfico nacido en los ochenta dedicado a dar oportunidades a músicas que estuvieron bastante de moda en esa época pero aún así contaban con poca distribución, sobre todo en el caso de artistas noveles. Se ganó un público fiel y fue creciendo, cobrando cierta importancia. Entre sus artistas más destacados cabe citar a David Lanz (por calidad y por ser primer autor en editar bajo dicho sello), Peter Buffet o David Arkenstone, uno de los autores de música contemporánea, nuevas músicas y fusiones étnicas con mayor proyección comercial, aunque la lista de autores es amplia. Se caracteriza también por ser una discográfica que edita constantes recopilaciones basándose en algún tema (Navidad, naturaleza…), los cuales siempre son recomendables para iniciarse en estas músicas.

Muchas veces varios artistas que trabajan bajo dicho sello han colaborado, como en este caso. David Lanz, excelente pianista proveniente del jazz y autor de algunos de los discos más notables de Narada, como el mítico y maravilloso Cristofori’s Dream, se une a Paul Speer, productor habitual de Lanz, en este disco que hace la tercera colaboración entre ambos como compositores. Lanz a los teclados y Speer a los teclados y guitarras, con otros pocos artistas encargados de algunos otros aspectos (programación de los sintetizadores, grabación, percusiones…) crearon un disco que prácticamente sirve como uno de los mejores ejemplos de nuevas músicas o New Age: fresco, alegre, bastante electrónico, bello, fácil de escuchar, y sobre todo original.

Natural States fue compuesto para un video musical, que no he visto, que constaba de imágenes de la naturaleza. Supongo que se realizó en plena moda de las nuevas músicas, y por lo visto tuvo bastante éxito.

Los pocos instrumentos utilizados son más que suficiente si se tienen buenas ideas, y estos dos autores están sobrados de ellas. Inspiradas composiciones tranquilas pero nada aburridas, que juegan con el piano y la guitarra apoyados por los sintetizadores, de los que se obtiene una gama de sonidos amplia y bonita, forman uno de los discos más importantes que ha dado Narada.

Decir también que no he sido capaz de elegir algún tema para destacar, ya que, como el trabajo de calidad que es, mantiene un nivel semejante en todos los cortes.

 

1. Miranova – 2:02
2. Faces of the Forest Part 1 – 2:31
3. Faces of the Forest Part 2 – 6:38
4. Behind the Waterfall – 3:28
5. Mountain – 4:49
6. Allegro/985 – 7:16
7. Lento/984 – 6:49
8. Rain Forest – 4:13
9. First Light – 3:48
Total: 42:12