El Criticón

Opinión de cine y música

Archivos por Etiqueta: Astrid Bergès-Frisbey

Orígenes (I Origins)


I Origins, 2014, EE.UU.
Género: Drama.
Duración: 106 min.
Dirección: Mike Cahill.
Guion: Mike Cahill.
Actores: Michael Pitt, Brit Marling, Steven Yeun, Astrid Bergès-Frisbey.

Valoración:
Lo mejor: Original, sugerente, cautivadora en algunos tramos, y con personajes encantadores.
Lo peor: Le falta algo de garra y profundidad.

* * * * * * * * *

Estamos ante una cinta romántica bastante emotiva, con personajes deliciosos, situaciones de diversa índole que no saben a vistas y transmiten naturalidad. Bastan pocas escenas para que Ian (un comprometido Michael PittBoardwalk Empire-) te gane y sientas formar parte de su vida, para que el romance te cautive, para que los momentos divertidos y los trágicos te agiten por dentro. Puedo decir que en conjunto nunca llega a deslumbrar, a conmocionar como haría una gran película, pero sí tiene momentos puntuales muy potentes. Por ejemplo tenemos la escena en que se pone a ver videos recordando al viejo amor y le pilla su esposa: cuánto realismo y emoción surge de una escena tan sencilla pero a la vez tan humana.

Otra virtud es que juega con un trasfondo sugerente que termina llevándote por caminos inesperados. El título es un juego de palabras con el argumento: I (yo) se pronuncia como Eye (ojo). Así se referencia el trabajo del protagonista de confirmar definitivamente el origen evolutivo del hombre probando con precisión la evolución del ojo, lo que descartaría de una vez por todas la intromisión de la religión y la cienciología. El debate entre ciencia y religión sólo se plantea, no llegar a explotarse en profundidad, sino que se deja ahí para que pienses por ti mismo… Pero en el giro del tercer acto algunas de estas ideas cobran importancia de forma inesperada, llevando la película más allá: ya no es sólo un drama romántico, sino también una búsqueda para desgranar los misterios de la evolución y la vida y sobre todo para encontrarse a uno mismo. No quiero ser más claro más porque es una historia de las que ganan sabiendo lo mínimo.

Es inevitable pensar que se podría haber conseguido un guion más complejo y con mayor calado que exprimiera estas ideas con llamativas inclinaciones filosóficas, pero también es cierto que podría desarrollarse de muchas maneras diferentes y aquí optan por una intimista que conecta más con la realización personal y emocional que con la metafísica con toques de fantasía o ciencia-ficción. En realidad no puedo ponerle pegas concretas más allá de que no llega a conmover en ninguno de sus planteamientos como para recordarla días después de verla.

Anuncios