El Criticón

Opinión de cine y música

Archivos por Etiqueta: Catherine Zeta-Jones

Red 2


Red 2, 2013, EE.UU.
Género: Acción, comedia.
Duración: 116 min.
Dirección: Dean Parisot.
Guion: Jon Hoeber, Erich Hoeber.
Actores: Bruce Willis, Helen Mirren, John Malkovich, Mary-Louise Parker, Anthony Hopkins, Catherine Zeta-Jones, Neal McDonough, David Thewlis, Brian Cox.
Música: Alan Silvestri.

Valoración:
Lo mejor: Lo que queda de los personajes.
Lo peor: Insípida y aburrida.
Mejores momentos: Los celos entre Sarah y Katja.

* * * * * * * * *

El éxito de Red fue bastante merecido. Como comedia de acción destacaba bastante en un panorama lleno de títulos repetitivos, de ideas agotadas. Los excelentes personajes, un ritmo bastante acertado y sobre todo el gran sentido del humor nos dieron una película bastante recomendable. La secuela es por el contrario una gran decepción. La chispa y energía de su predecesora no se ven por ninguna parte. Los personajes son una sombra de lo que eran, estirados sin sacarles mucho partido. El humor carece de originalidad, pero también de gracia: apenas consigue llevarte a la carcajada.

Por suerte los protagonistas eran tan buenos que lo poco que queda de ellos basta para salvar la función. Cada tramo dedicado a cada uno de ellos resulta divertido debido a sus peculiares personalidades, y la dinámica entre todos mantiene al relato en una constante sensación de que hay un buen poso y en seguida va a coger carrerilla… Pero el embrujo dura poco, porque una vez se va formando una perspectiva global de la narración queda claro que los guionistas no saben muy bien cómo enlazar un capítulo con otro y mover a los protagonistas hacia algo interesante. Es decir, el argumento es endeble y difuso, se salta de acá para allá sin motivos claros (damos la vuelta al mundo varias veces sin razón alguna), vemos metraje y más metraje sin tener a la vista un objetivo concreto.

En la primera entrega alabé a los actores bastante merecidamente, pero aquí se nota que no tienen material con el que trabajar, todos van con el piloto automático puesto. La puesta en escena es correcta, destacando de nuevo por ser sobria y efectiva en comparación con los cansinos artificios del cine de acción actual.

Nada original, poco graciosa, con un ritmo bastante caótico, Red 2 resulta un aburrimiento bastante grande. No llega a ser mala, pero tampoco logra resulta un visionado que deje buenas sensaciones: se ve con pasividad, sin despertar emociones en ningún sentido, y se olvida al instante. Otra saga echada a perder.

Anuncios

Efectos secundarios


Side Effects, 2013, EE.UU.
Género: Suspense.
Duración: 106 min.
Dirección: Steven Soderbergh.
Guin: Scott Z. Burns.
Actores: Rooney Mara, Channing Tatum, Jude Law, Catherine Zeta-Jones.
Música: Thomas Newman.

Valoración:
Lo mejor: El reparto y la puesta en escena realzan la poca calidad del guion.
Lo peor: Es un telefilme con el que rellenas la parrilla de tarde de los fines de semana.

* * * * * * * * *

Me gusta Steven Soderbergh, pero su carrera es bastante extraña. Mezcla cintas muy exitosas (Ocean’s Eleven) con títulos que ganan premios (la excelente Erin Brokovich, la aburrida Traffic) y tiene obras de gran calidad pero muy infravaloradas (Contagio, Indomable, Un romance muy peligroso), pero cada dos por tres le da por hacer películas menores de escasa trascendencia: The Girlfriend Experience, Magic Mike (bastante entretenida, pero no deja huella), Bubble

Esta Efectos secundarios, a pesar de lo que su gran reparto promete, es otro paréntesis extraño, de hecho, es completamente prescindible. Resulta un telefilme del montón, otro más de crímenes rebuscados, falsas apariencias y personajes sufriendo lo indecible. La sólida puesta en escena garantiza un acabado de calidad y los actores son competentes aunque no estén en sus mejores papeles, pero de este guion no hay quien saque algo bueno.

Lo peor es la sensación de engaño. Al principio parecía ser un thriller correcto y con buena carga crítica sobre la labor de los psicólogos, el lado feo de la industria farmacéutica (chanchullos con medicamentos) y la mala praxis médica (errores, timos, etc.), y además se conecta bien con los problemas del personaje de Jude Law, pero conforme se desarrolla la historia esta se va diluyendo y girando hacia ideas absurdas que echan a perder la buena base inicial. Los personajes se convierten en marionetas de una trama que se va por la tangente montando un thriller de crímenes imposibles, y el final desbarra con giros tan rebuscados (lesbianas, jajajaja) y tramposos que terminan por rematar lo poco que quedase de la historia y de la conexión con el espectador.

Broken City (La trama)


Broken City, 2013, EE.UU.
Género: Suspense.
Duración: 109 min.
Dirección: Allen Hughes.
Guion: Brian Tucker.
Actores: Mark Wahlberg, Russell Crowe, Catherine Zeta-Jones, Jeffrey Wright, Barry Pepper, Alona Tal, Natalie Martinez.
Música: Atticus Ross, Leopold Ross, Claudia Sarne.

Valoración:
Lo mejor: Reparto de calidad.
Lo peor: Guion paupérrimo.
El título: No entiendo por qué lo traducen como La trama, cuando hay dos obras conocidas con el mismo nombre, la de David Mamet y la de Alfred Hitchcock (que por cierto también tienen títulos originales muy distintos).

* * * * * * * * *

Un detective privado (Mark Wahlberg), que dejó el cuerpo de policía tras un escándalo, es contratado por un político corrupto (Russell Crowe) para espiar a su esposa (Catherine Zeta-Jones), de quien cree que tiene un amante. A partir de ahí se ve inmerso en un juego de engaños, mentiras y sucios secretos, mientras la caótica relación con su novia complica aún más la situación.

Terminé entusiasmado con Jack Reacher, al encontrar en él un thriller clásico con calidad, pero con Broken City me he topado con lo contrario: una burda revisitación del género que ni hacía falta ni merece recordar. Es una pena, porque el dibujo inicial de los personajes es prometedor, y los actores más aún, pero la trama es simple y predecible y parece desarrollada sin poner esfuerzo en que resulte llamativa e intensa, ni en que disimule su falta de originalidad con buenos diálogos y escenas bien trabajadas. Desde los primeros minutos se puede intuir cómo se desarrollará y acabará todo, y la falta de ritmo y energía se va adueñando de la narración de forma que cada minuto que pasa resulta menos interesante.

Si la proyección puede resultar digerible es porque los actores transmiten bien lo poco que va quedando de sus personajes en la cutre aventura que viven. Pero hay momentos en que ni eso: las escenas alrededor del tiroteo en la casa del candidato se narran muy mal, no entendiéndose casi nada. De ahí en adelante, poco hay que salvar de la trama, que se desinfla hasta desaparecer. Escribo esto a los pocos días de haberla visto y no recuerdo cómo fue el desenlace.