El Criticón

Opinión de cine y música

Archivos por Etiqueta: Charles Dance

Orgullo, prejuicio y zombis


Pride and Prejudice and Zombies, 2016, EE.UU.
Género: Acción, fantasía.
Duración: 107 min.
Dirección: Burr Steers.
Guion: Burr Steers. Seth Grahame-Smith (novela). Jane Austen (novela original).
Actores: Lily James, Sam Riley, Jack Huston, Bella Heathcote, Ellie Bamber, Millie Brady, Suki Waterhouse, Douglas Booth, Sally Phillips, Charles Dance, Matt Smith, Lena Headey.
Música: Fernando Velázquez.

Valoración:
Lo mejor: Buenos actores.
Lo peor: La mezcla de géneros es muy fallida: el guion y la dirección no dan la talla.

* * * * * * * * *

Lo más atractivo de Orgullo, prejuicio y zombis (paso de esos “+” que han metido en España) era obviamente la promesa de darle una vuelta al género de romances de época sumergiéndolo en un apocalipsis zombi, fuera cómico o serio. Y al final ha resultado ser lo peor de la propuesta. Esta sección fantástica está metida con calzador, desarrollada de forma caótica, inconexa, confusa y desde luego sin garra. El tono elegido es tirando a distendido, pero sin lograr ni una pizca gracia ni ofrecer una aventura emocionante y entretenida. Y el único intento de buscar algo de inteligencia, el de hablar de la lucha de clases, precisamente carece de ella, se queda en un par de clichés.

Por no tener, no tiene ni gore. ¿Una de zombis sin gore? Pues ya la tuvimos en Guerra Mundial Z, y a pesar de las quejas aquí repiten la jugada de convertir un género por definición adulto en juvenil, o sea +13. No hay sangre, apenas se ven zombis feos y podridos… de hecho el maquillaje muy pobre, y empeora cuando recurren a lo digital. Es más, pienso que usaron mucho ordenador porque es menos real que las prótesis y la sangre y ayuda a pasar el corte de edad.

Lo que queda es lo de siempre, las historias románticas de familias inglesas adineradas, todo narrado aferrándose a los tópicos más viejos (no en vano la novela de Jane Austen es de 1813). La madre que quiere casar a las hijas, los candidatos de diversa condición (el guapo chulito que atrae a las hermanas tontas pero no a la madura protagonista, el tipo serio y tranquilo que asusta a estas pero atrae a la otra, el tonto y feo que nadie quiere, etc.), las separaciones forzosas, los llantos, las ensoñaciones, los reencuentros imposibles…

Esta historia funciona lo justo, tiene la suficiente solidez como para permitir al menos algo de entretenimiento. Los personajes son simples pero no tanto como para resultar cargantes, y se puede seguir con una pizca de interés sus andanzas en estos romances tan básicos. Además el buen reparto les otorga un punto extra, destacando sobre todo la presencia arrolladora de Lily James, todo un hallazgo de actriz: joven, bella y capaz de mostrar un registro de emociones muy amplio. Con razón se la rifan en todas estas obras de damiselas que viven enamoramientos y tragedias: Downton Abbey, Cenicienta, Guerra y paz

En cambio, la puesta en escena es otro gran lastre y termina de hundir la propuesta. Tiene una buena fotografía, pero el director la echa a perder con una composición de escenas pobre e inconsistente. Donde debería haber belleza y elegancia en las partes alegres y un tono trágico en las más sombrías, sólo encontramos una amalgama de planos mal confeccionados y malamente unidos. Las peleas de hecho resultan horribles, algo que empeora en el tramo final porque los efectos especiales son lamentables.

Se deja ver, pero también se quiere olvidar.

Anuncios

Caballeros, princesas y otras bestias


Your Highness, 2011, EE.UU.
Género: Comedia.
Duración: 102 min.
Dirección: David Gordon Green.
Guion: Danny McBride, Ben Best.
Actores: Danny McBride, Natalie Portman, James Franco, Toby Jones, Justin Theroux, Zooey Deschanel, Charles Dance, Damian Lewis.
Música: Steve Jablonsky.

Valoración:
Lo mejor: Cantidad de chistes brutos y obscenos.
Lo peor: Pero ningun ingenioso y original. El tráiler te revienta toda la película.

* * * * * * * * *

¿Qué cabe esperar de una parodia hollywoodiense sobre cualquier género u obra? Por lo general, inmadurez, guarradas y tonterías. Eso es lo que ofrece Su alteza (o el reinventado Caballeros, princesas y otras bestias de la distribuidora en España) en su versión cómica de los típicos cuentos de reyes, princesas, héroes y bichos mitológicos.

El heredero y héroe (James Franco) es un guaperas al que le ha caído una vida hecha y la suerte lo acompaña. El hermano (Danny McBride) es un vividor y un salido que se queja de estar eclipsado por aquel en vez de tratar labrarse un futuro. La princesa (Zooey Deschanel), guapa y tonta. El rey (Charles Dance), regio y exigente. La heroína (Natalie Portman), hábil e inteligente. El villano (Justin Theroux), malo porque sí. En el argumento tenemos la princesa secuestrada, el viaje heroico que implicará maduración, la torre oscura, la lucha contra el temible mago… Por faltar, no falta ni el bardo maricón.

Como viene siendo habitual en la pandilla de James Franco, lo único destacable es su carga de obscenidad (imprescindible la versión R -sólo para adultos-), que llega a un nivel tan bruto que obviamente hace gracia por lo absurdo, excesivo y loco que resulta. El mentor a lo Yoda pederasta, el minotauro violador con su miembro gigante, los diálogos guarrísimos, los topicazos llevados al extremo…

Pero se cierran a la obsesión de parodiar a lo guarro y nunca buscan un mínimo de originalidad e ingenio, ni en el sentido del humor ni en la trama. Así que la proyección avanza a trompicones saltando entre los esperables escenarios y situaciones… pero sorprendentemente el ritmo no llega a ser malo, porque cada escena por separado tiene suficiente entidad y gracia como para que puedas dejarte llevar si aceptas su estilo. Es decir, la película es un festín de chistes tontos, o te hace gracia o no. Lejos quedan la simpatía y lo bien que exprime el género Willow, o la originalidad y elegancia de La princesa prometida.

The Imitation Game (Descifrando Enigma)


The Imitation Game, 2014, EE.UU.
Género: Drama.
Duración: 114 min.
Dirección: Morten Tyldum.
Guion: Graham Moore, Andrew Hodges (novela).
Actores: Benedict Cumberbatch, Keira Knightley, Matthew Goode, Charles Dance, Mark Strong, Rory Kinnear.
Música: Alexandre Desplat.

Valoración:
Lo mejor: Algunos buenos actores. La magnífica banda sonora.
Lo peor: Falsea completamente la realidad para componer un trillado y manipulador relato de superación personal.
El título: Otra traducción absurda: poner el título original y al lado una traducción que no tiene nada que ver.

* * * * * * * * *

Alan Turing (1912-1954) es uno de esos grandes genios de la ciencia bastante desconocidos por el público en detrimento de otros que se llevan todo el protagonismo. ¿Por qué Einstein, Newton y otros han contado siempre con tanta fama mientras los Tesla y Turing, igual de cruciales para la ciencia y el mundo moderno, y sin duda muchísimo más para el día a día del ciudadano, no cuentan con el reconocimiento merecido? La combinación de sesgo cultural, dominancia ideológica, medios poco implicados (antes también había revistas de divulgación y ciencia, ¿por qué no intentaban cambiar las cosas?) y programas escolares que no han corregido esas desviaciones han mantenido en la sombra a estas eminentes figuras. De hecho la imposición cultural occidental en algunos casos ha llegado a límites vergonzosos, como el endiosamiento de Thomas Edison (empresario que representa el ideal capitalista) a costa de ningunear a Nikola Tesla hasta el punto de atribuirle al primero inventos del segundo y de otros verdaderos científicos, como la electricidad apta para hogares, la bombilla… incluso la radio se le “robó” a Tesla durante décadas, con el cuento de Marconi. Hasta entrado el nuevo milenio, con Internet rompiendo todas las barreras del conocimiento, no se ha ido poniendo a cada uno en su lugar… pero me temo que la cosa va a trompicones y con pasos hacia atrás, como muestra esta fallida (o más bien retorcida) representación de la vida de Turing a modo de producto de consumo rápido dirigido a la masa descerebrada de espectadores. Al menos Internet está ahí para rebatir las mentiras y llegar a quienes quieren informarse mejor. Si es que por inventar se inventan hasta el nombre de la máquina.

Alan Turing es probablemente la figura más relevante en el nacimiento de las ciencias de la computación. Su genialidad con las matemáticas y la criptografía y sus tendencias filosóficas lo llevaron no sólo a crear los principios de la informática (algoritmos, máquinas precursoras de los ordenadores), sino también a predecir los ordenadores modernos y definir lo que sería la inteligencia artificial. Por si su lado científico no daba para una llamativa historia de genios y ciencia, su implicación en la Segunda Guerra Mundial como criptoanalista en el equipo que tuvo la difícil tarea de desentrañar la máquina Enigma de los alemanes ponía en bandeja la fascinante odisea de un héroe en un capítulo crucial de la guerra, un capítulo además secreto hasta hace poco, lo que le proporciona más intriga. Para rematar, sufrió la persecución homófoba de la época, teniendo un final de carrera y vida trágicos que podrían completar el relato analizando en qué fallamos a veces como sociedad y cómo podemos destruir la vida de ciudadanos de gran valor por prejuicios y modas culturales.

Pero en cambio dejan de lado la atractiva realidad, la vida Turing y otros individuos relacionados, y se montan una clásica historia de superación personal tal y como se entienden en Hollywood, es decir, de un bicho raro contra la adversidad, contra el hombre y contra el sistema. ¿Para qué demonios tomas un ejemplo real y lo deformas? Invéntate un personaje cualquiera, no mancilles el recuerdo y la Historia con tanta mentira. Resulta que Turing ya no es el gran trabajador en equipo y la persona simpática y amable que todas las biografías y artículos sobre él reconocen que era. Según Hollywood, un genio científico debe ser un tipo raro, solitario, arisco, con taras y tics, sean físicas o como en este caso mentales: lo convierten casi en autista o asperger. El militar que lidera el proyecto es reinventado también a villano de película infantil. De ser un experto en el campo investigado y quien puso a Turing inmediatamente a dirigir debido a su talento, se transforma en una mente cerrada que se obsesiona con ningunear a la versión ficticia de Turing en una relación de matón-pardillo de manual. Poner a cargo de un vital proyecto a alguien que no entiende lo que se hace y además es un patán… la incongruencia es monumental, pero qué más da, aquí se trata de llegar al espectador más tonto con los clichés más simplones.

Es tan bajo el nivel al que aspira la película que hay paridas demenciales, como ese compañero que pregunta varias veces qué hace la máquina que está ayudando a construir, en una burda excusa para explicar al espectador conceptos simples de forma directa. ¡Tú sabrás, que eres un experto y llevas meses configurando el chisme! Pero para colmo, a pesar de esos paréntesis cutres realmente no se explica casi nada de lo que están haciendo, sólo cosas superficiales: la máquina parece ser crucial, pero sólo sabemos que tiene muchos cables y ruedecitas. ¿Cómo funciona? Parece que por arte de magia: configuran tres conectores por detrás y resuelve los mensajes cifrados por Enigma así sin más. ¿No hay que meterle el propio mensaje cifrado ni nada? ¿Lo lee a distancia en la mesa donde está el papel con el texto? No falta tampoco esa otra manía persistente en Hollywood de que los hallazgos científicos no llegan por esfuerzo y tesón, sino por algo que te cae del cielo: el cansino momento eureka.

La aventura reúne todos los topicazos del género, pero se ve claramente que como referente principal usan Una mente maravillosa, a la que copian hasta escenas enteras (como el ligoteo). Tenemos el ya citado científico loco, un tipo huraño que como es esperable irá ganándose el respecto de sus colegas (risible el momento “Yo soy Espartaco”) a la vez que adquiere algo de humanidad, y cuyo genio derrotará a los intransigentes. Pasamos por el manido romance, que se presenta menos intenso que nunca porque el rol de Keira Knightley es totalmente hueco, pues al ser un simple complemento del protagonista no tiene entidad propia. Tragamos algunos mensajes trillados, como las chorradas obvias de trabajar en equipo, respetar a los diferentes, etc., pero se lleva la palma meter machismo donde no había: en el proyecto trabajaron cantidad de mujeres en tareas complejas de matemáticas y cifrado… lo machista es no reconocerlas y usar un rol femenino tan limitado para decir las tonterías de siempre. Soportamos el drama de postín con el sensacionalista sufrimiento del protagonista (atención a los flashbacks a la infancia) y con las imágenes de guerra metidas con calzador que supuestamente son desoladoras y lacrimógenas pero resultan manipulación emocional barata, cosa que empeora por su aspecto de videojuego.

Abusan tanto de recursos clásicos que llegan a caer en la más flagrante negligencia, como hacer que la historia sea narrada desde un punto del futuro del protagonista: queda ridículo ver a Turing contarle todos los secretos a un detective del tres al cuarto. A los autores ni les importa que el filme sea completamente inverosímil con tal de cumplir con los clichés. En esas escenas es imposible no pensar: “pues hijo, te has librado de la acusación de espía, pero te vas a comer la de alta traición”.

Pero también podemos hablar de cobardía. Ni una escena de Turing con un hombre, ni un simple beso. Le dan más relevancia al matrimonio de conveniencia, al romance con una fémina, para seguir cumpliendo con los clichés de Hollywood y el matrimonio tradicional de mujer fiel que lo cuide y complete, que a los intereses reales del personaje. ¿No es realmente hipócrita pretender narrar la caída en desgracia de Turing sin mostrar realmente a qué debe renunciar ni tan siquiera criticar la ignominia cometida con él?

Pensaba que este año no podía ver una película más torticera, artificiosa y manipuladora que Whiplash y El juez, pero me equivocaba. Sólo se puede rescatar el buen papel de Benedict Cumberbatch, ya consagrado como un valor seguro, aunque por el lado contrario se han desaprovechado un buen número de secundarios de calidad (Matthew Goode, Mark Strong, Charles Dance) en personajes arquetipos. Pero lo mejor es que sí deja algo para el recuerdo: otra espléndida banda sonora de Alexandre Desplat.

Alien 3


Alien 3, 1992, EE.UU.
Género: Ciencia-ficción, suspense.
Dirección: 114 min (cines), 145 min (Assembly Cut, 2003).
Guion: David Fincher.
Escritores: Vincent Ward, David Giler, Walter Hill, Larry Ferguson.
Actores: Sigourne Weaver, Charles S. Dutton, Charles Dance, Paul McGann, Brian Glover, Ralph Brown, Danny Web, Lance Henricksen.
Música: Elliot Goldenthal.

Valoración:
Lo mejor: Dirección, fotografía, actores, música y unos pocos personajes interesantes.
Lo peor: No termina de tomar forma, es irregular y algo pesada, y no provoca las emociones esperables: el suspense y el terror brillan por su ausencia.
Mejores momentos: La autopsia, Ripley y Clemens interrogándose el uno al otro en distintos momentos, el “dragón” entrando en la enfermería.
El plano: El alien olisqueando a Ripley.

* * * * * * * * *

Alerta de spoilers: Por si acaso alguien no la ha visto todavía, la destripo a fondo. —

El proyecto de creación y producción de Alien 3 ha sido uno de los más caóticos de la industria del cine en toda su historia. La productora (20th Century Fox) mareó la perdiz alterando y descartando guiones de numerosos autores y cansando a directores que se largaban a rodar otras cosas. De hecho, trataron a algunos de ellos con poco tacto: el descontrol era tal que alguno estuvo un tiempo desarrollando el proyecto sin saber que los directivos habían cambiado de ideas y su trabajo ya no valía. Varios nombres fueron muy llamativos, como el escritor de ciberpunk William Gibson, el director de acción Renny Harlin, o el autor de la posterior saga de Riddick, David Twohy. Planteamientos hubo de todo tipo, algunos muy ambiciosos, como el que pretendía dos películas, la primera sin Ripley (estaría protagonizada por Michael Biehn, quien fuera el cabo Hicks en Aliens) y la segunda con ella a la cabeza de una guerra a lo grande contra los alienígenas, y otros que prometían ser surrealistas, como una historia de monjes en una nave de madera que se convertirían en la resistencia contra los alienígenas. Al final los acreditados, aparte de los productores más implicados, fueron Larry Ferguson (La caza del Octubre Rojo) y Vincent Ward.

El rodaje lo empezaron sin poner fin al caos, seguramente porque ya llevaban gastado mucho dinero (sueldos y decorados luego desechados). Y se extendió a él, pues aunque contrataron a un director con talento, David Fincher, hoy día considerado uno de los autores más originales y dotados y con una carrera memorable (Seven, El club de la lucha, Zodiac, La red social), le hicieron la vida imposible con reescrituras de guion e imposiciones constantes. Del resultado renegó, igual que la mayor parte de los seguidores de la saga. Años más tarde, en 2003, una versión extendida con media hora más (llamada Assembly Cut, que supongo que se podría traducir como “Corte completo”) arreglaba aceptablemente bien el estropicio, pero él no tuvo nada que ver con ella y tampoco quiso participar en los extras de la edición en dvd que incluía las cuatro películas. La versión completa es la que comento aquí, porque la original ni la recuerdo ni tengo ganas de recuperarla.

Fincher era un director novel en cine pero venía de una larga carrera en videoclips, así que aparte de tener experiencia también mostraba cierta visión, que fue lo que seguramente llamó la atención del estudio, como pasó con James Cameron en la segunda entrega y luego con Jean-Pierre Jeunet en la cuarta. Y se ve la semilla de un buen director: la cinta entra por los ojos prometiendo más de lo que llega a dar. La puesta en escena se presenta muy certera, a veces incluso virtuosa, con el realizador exprimiendo a fondo la estupenda fotografía e iluminación de Alex Thomson: encuadres amplios para transmitir soledad e indefensión (los personajes empequeñecidos entre los grandes escenarios), ángulos extraños para provocar angustia o caos, y recursos originales, como la perspectiva del alien. El montaje también es bueno, adecuado a los cambios de tono de cada escena, pero claro, a saber a quién hay que agradecer esto. El escenario elegido mantiene el sello de la saga: aislado, lúgubre y un tanto destartalado, transmite bien la sensación de claustrofobia y abandono. Eso sí, en un mundo aparte está la recreación digital del alien, que provoca auténtica vergüenza ajena. No sé si fue empeño de algún productor, pero si la tecnología digital estaba en pañales y veían que no pasaba el corte ni por asomo, no sé por qué lo mantuvieron. Supongo que en el lío que fue el proyecto llegó un momento en que no hubo otra salida que seguir adelante con semejante atrocidad. Por suerte, en los planos más cercanos es fiel al original, una mezca de disfraz y mecanismos, una creación única, fascinante a la par que repugnante y espantosa. Y en el aspecto sonoro, la notable banda sonora de Elliot Goldenthal, tenebrosa como ella sola, parece la más adecuada para poner un extra de cara a la atmósfera esperada en una entrega de Alien.

En el guion también hay unos pocos puntos fuertes que auguran un filme de mayor calidad. Se va viendo un desarrollo de personajes bastante efectivo, y eso que partimos de un giro difícilmente justificable. No se entiende ni se perdona que, después de la férrea conexión forjada con los espectadores en Aliens, se carguen a la niña (Newt) y al cabo Hicks nada más empezar, sin que lleguen a salir. Con todos los posibles caminos por donde podían extender la serie, ¿en qué cabeza cabe hacerlo de manera tan poco respetuosa? El paso del tiempo ha suavizado esta mala impresión, pero en su momento tuvo que doler bastante a los seguidores. Pero este brusco cambio de dirección también garantiza que Ripley se encuentra en otro gran punto de inflexión de su vida. Además, Sigourne Weaver se implica de nuevo mucho con el personaje y transmite de maravilla la trágica situación. Nos encontramos ante una Ripley abatida, perdida, y este aura de melancolía se va tornando en un fatalismo muy inquietante: primero, porque está rodeada de presos cada cual más loco, y segundo, porque a la impresión de que morirán todos (ni armas, ni salida) se le une el descubrimiento de que lleva una reina dentro, lo que acaba con toda esperanza para ella. La escena en que el alien la deja con vida es una de las más icónicas de la serie, y el momento en que pide a Dillon que acabe con ella es bastante duro.

En cuanto al resto, el que sean presos violentos, escoria de la sociedad, no permite apenarse mucho con sus muertes, pero aun así Dillon, con su determinación por hacer que la comunidad se desarrolle dentro de unos límites civilizados, y el misterioso doctor Clemens, que parece ajeno al lugar (inteligente, culto, paciente y reflexivo), enganchan rápido, y sus esfuerzos y maquinaciones tienen momentos bastante interesantes (genial cuando Clemens pilla a la primera que Ripley ofrece sexo para acallar sus preguntas), amén de que los actores Charles S. Dutton y Charles Dance están muy bien. Y tenemos unos pocos secundarios en los que se ve empeño por otorgarles una personalidad concreta: el alcaide, Aaron (“85”) y Golic. Se agradece que no sean simples extras y carnaza, pero también se puede decir que con lo que dura la versión íntegra había margen para forjar personajes y relaciones mucho más llamativos con los que pudiéramos conectar con mayor intensidad. En Alien y Aliens incluso algunos que caen pronto se hacen querer, te acuerdas de ellos tras el visionado. Aquí sólo te importan realmente Ripley y Clemens.

Respecto a la trama, se observa un objetivo concreto tanto en el primer acto como en el último, con algunos segmentos bastante notables, unos por ingeniosos, otros por trágicos. Inicialmente tenemos la intriga sobre cómo y cuándo aparecerá el alien, con Ripley forzando la autopsia de Newt (una escena conmovedora) y buscando otras pruebas mientras intenta que nadie se entere o la tomen por loca. Y como señalaba, la dinámica de tiras y aflojas entre ella, Clemens y el alcaide da bastante juego. Pero poco a poco empieza a pesar la sensación de que no se avanza. El tramo central se hace bastante largo, como indicaba, ninguno de los otros presos, incluso los más presentes, como Golic, terminan de ganarse nuestra atención por completo. Además, me apena, sobre todo teniendo en cuenta el escenario, que no se aproveche un apunte sugerido en el primer capítulo y potenciado en el segundo y que aquí parecía que iba a tener relevancia: el hombre suele ser el peor enemigo para el hombre. Al principio se matiza, incluso más de la cuenta, que ella rompe el equilibrio del lugar con su presencia, pero la construcción de la nueva convivencia, el acercamiento de cada protagonista, los perdones y redenciones se dejan completamente de lado: del intento de violación de Ripley pasamos a trabajar todos juntos sin más. En cuanto a la caza a la que están sometidos, el giro en que atrapan al bicho por primera vez pero el loco de Golic lo suelta no está mal planteado, sobre todo porque aumenta la impresión de perdición inminente, pero lo cierto es que la ejecución del plan para su captura es poco o nada trascendental: ni aporta un tramo especialmente espectacular ni una lectura más profunda de los personajes. Así pues, lo que hace es agravar el estancamiento, la impresión de que damos vueltas en círculos que repiten cosas que ya conocemos o que se ven venir.

El problema se magnifica en el plan final de cazarlo en la fundición, porque a fin de cuentas es lo mismo que vimos en Alien y en el primer intento: ir cercándolo. Pero además, emerge la pregunta de que si ahora no necesitan el peligroso combustible y el fuego, por qué antes sí. Si no decae hasta resultar un clímax insípido es por el buen hacer de Fincher, porque lo único que vamos a ver es gente corriendo y cerrando puertas. Se transmite algo de agobio, el destino de Ripley aunque está escrito posee cierto interés… pero desde luego no es un arco final deslumbrante. Ni la llegada de los hombres de la compañía Weyland, con el misterioso tipo que creó al modelo de androides de Bishop, aporta un extra, porque es enormemente predecible. El sombrío final de Ripley es una imagen bastante poderosa, pero por la fuerza del personaje, por su trayectoria, más que por la escena en sí, que va a lo más predecible. Y aquí debo decir que prefiero el cierre original, con la reina intentando escapar del cuerpo y Ripley agarrándola, que el elegido para la versión completa, donde Ripley cae sin más al magma. Con la reina presente se ve una victoria trágica más efectiva, más emocionante.

La sensación final es que, a pesar de los puntos fuertes con atractivo y del potencial global, Alien 3 nunca termina de despegar, de tomar una forma concreta y deslumbrar como podría. No llega a ser una película mediocre en su versión completa (la estrenada en cines parece que sí fue bastante desastrosa), pero queda claro que desde la improvisación no hay manera de levantar un proyecto tan grande como es una producción cinematográfica de forma que el resultado sea de alto nivel, o, dicho de otra forma, sin concretar los objetivos no se pueden medir las necesidades para alcanzarlos y repartir el trabajo adecuadamente. Por muy hábiles o esforzados que estuvieran los guionistas (a los que les tocó en la rifa ser elegidos), el director, el director de fotografía, el editor, el compositor y los actores, si no hay una línea clara y consistente sobre la que trabajar, difícilmente se puede rodar pensando en edificar una atmósfera concreta en este segmento, otra en este otro, y una global para la película entera. Así pues, las pocas virtudes que tiene, aunque inicialmente llamativas, no llegan a explotar, se diluyen en un relato deslavazado, apagado y muy largo. El misterio y el suspense no logran atrapar con fuerza como para ir poniéndote nervioso para que cuando el alien aparezca te lleve adecuadamente al terror, pero es que este factor miedo ni amaga con aparecer: las incursiones del bicho son muy desganadas, ni con sangre resultan espeluznantes, y por si fuera poco las escenas en que es digital pierden mucha más pegada. Y el fatalismo que prometía emerger de la situación sin salida y del destino sellado de Ripley, aunque tiene buenos momentos dramáticos, no consigue resultar amargo y desgarrador como se espera.

En resumen, queda en Alien 3 una pizca de la esencia de la saga y un mínimo de calidad más que aceptable como película, pero el listón está tan alto, se esperaba tanto, que la mayor parte de los fans siguen divididos: o se rechaza con lástima o se acepta con tibieza.

PD: El tiempo de gestación de los alienígenas sigue estando muy poco meditado. El alien del buey se gesta en unas horas, el que lleva Ripley en cambio tarda mucho más. También cabe preguntarse cuándo tuvo tiempo la reina de plantar unos pocos huecos por la Sulaco, y más donde Ripley no los viera.

Saga Alien:
Alien (1979)
Aliens (1986)
-> Alien 3 (1992)
Aien: Resurrection (1997)
Prometheus (2012)
Alien: Covenant (2017)