El Criticón

Opinión de cine y música

Archivos por Etiqueta: Colin Firth

Kingsman: Servicio secreto


Kingsman: The Secret Service, 2014, Reino Unido.
Género: Acción, comedia.
Duración: 129 min.
Dirección: Matthew Vaughn.
Guion: Matthew Vaughn, Jane Goldman; basados en el cómic de Mark Millar y Dave Gibbons.
Actores: Colin Firth, Taron Egerton, Samuel L. Jackson, Michael Caine, Sofia Boutella¸ Mark Strong.
Música: Henry Jackman.

Valoración:
Lo mejor: Reparto.
Lo peor: Sin gracia ni originalidad, de ritmo irregular a pesar del abuso de fuegos artificiales.

* * * * * * * * *

Vince Vaughn dejó pasar X-Men: Días del futuro pasado para embarcarse en este proyecto personal, la adaptación de un cómic que parodia el género de espías en su vertiente inglesa: los inicios de James Bond, series como Los Vengadores (1961), El prisionero (1967), El agente CIPOL (1964) y otras tantas. Le fue bastante bien en la crítica, sobre todo la del público (¡un 8 en imdb!), y llegó a recaudar unos impresionantes 400 millones a pesar de ser para mayores de 18 años, pero a mí me ha parecido una película muy básica, poco o nada inspirada en la parodia, sin savia en su trama y personajes, y con un ritmo bastante flojo.

Para que una parodia destaque ha de tener gracia obviamente, pero también un mínimo de estilo e inteligencia. El estilo en cierta manera lo consigue, pero porque emula a un género que tiene uno muy marcado. Los chistes sobre cachivaches y vestuario, sobre organizaciones secretas, villanos ruidosos y héroes silenciosos, etc., tienen un sello característico… pero se capta muy superficialmente, resulta una imitación sin alma donde no se consigue una vuelta de tuerca que le otorgue la suficiente chispa y frescura como para no parecer una serie de clichés tontorrones y chistes poco esforzados. Lo peor es la falta de ingenio y sutilezas, el humor carece de la inteligencia que le permita causar una mínima impresión, dejar huella más allá de sacar alguna sonrisa puntualmente: no hay ironía, transgresión ni dobles lecturas.

Así pues, Vaughn se acerca más a la caricatura estúpida tipo Austin Powers, con un humor más que básico burdo y cutre, que a la agudeza de otros títulos a los que a veces recuerda, como Stnach y Locke and Stock (esta última la produjo él mismo) o, más en el género, Mentiras arriesgadas (con la que no comparte el toque inglés, pero sí la grandilocuencia visual). Esos son los mejores ejemplos de cómo hacer una parodia original e impactante por su hábil mezcla de humor refinado con humor gamberro con los que se retuercen las bases del género mientras además se aportan ideas novedosas. Si se hubiera marcado un Top Secret, que maneja bien lo sencillo llevándolo a un nivel de absurdez muy conseguido, pues al menos hubiera tenido gracia, pero únicamente se limita a reunir tres o cuatro chistes de los de contar en la barra de un bar y trata de montarse dos horas de película con ellos. Para rematar, la cinta tiene un tono muy extraño, un desequilibrio incomprensible: es simplona hasta parecer para niños, pero está llena de violencia y sangre innecesarias.

Los personajes tienen potencial, en especial por los grandes actores que los interpretan (incluido el joven protagonista, todo un descubrimiento), pero no van a ninguna parte, su viaje está tan trillado que no consiguen despertar interés alguno. La trama es inconsistente, aparece y desaparece y la mitad de las veces no se sabe de qué va realmente, con lo que el ritmo es poco intenso, lo que se empeora porque por buscar la parodia meten con calzador largas secuencias referenciando alguna cosa (por ejemplo, una de las visitas al sastre se eterniza), y no funcionan porque parecen vueltas en círculos que estiran ese sentido del humor tan limitado.

Siguiendo con los desequilibrios, la puesta en escena es todo lo contrario al conservador y pobre guion. Vaughn apuesta por un fiestón de histrionismo que termina saturando. Las peleas mostradas a toda velocidad con coreografías salidas de madre, la música insistente (y bastante floja), el abuso de efectos especiales (que cantan bastante), la grandilocuencia desmedida… Todo el ruido y éxtasis visual no llevan a nada. En concreto, las peleas parecen imitar el estilo sobrecargado de Edgar Wright (Hot Fuzz, Bienvenidos al fin del mundo), pero aquí Vaughn se queda lejos del domino narrativo que imprime Wright, que dentro de su exageración parece verosímil y no se le ven los trucos, mientras que Vaughn se monta un cómic cutrón y lleno de lagunas: la cámara acelerada resulta muy forzada, el montaje es regulero y deja ver la falsedad de muchos golpes.

Si apruebo a Kingsman es por los pelos. Lo único bueno es que no llegó a parecerme tiempo perdido: se ve, sonríes un par de veces, te contagias un poco del entusiasmo de sus actores, y empiezas a olvidarla antes de que sus carencias se hagan muy evidentes.

Anuncios

Magia a la luz de la Luna


Magic in the Moonlight , 2014, EE.UU.
Género: Comedia, romance.
Duración: 97 min.
Dirección: Woody Allen.
Guion: Woody Allen.
Actores: Colin Firth, Emma Stone, Marcia Gay Harden, Eileen Atkins, Hamish Linklater, Simon McBurney,

Valoración:
Lo mejor: Los personajes son interesantes, la trama sencilla pero amena.
Lo peor: Le falta garra, ritmo y resulta muy predecible además de algo forzada.

* * * * * * * * *

Un mago, escéptico hasta la médula, es llamado por un amigo para comprobar juntos si una chica que dice ser vidente podría ser la prueba que derrumbe su concepción del universo.

El punto de partida promete una comedia de enredo donde además poco a poco aparece el romance, y el dibujo inicial de los personajes es también atractivo, sobre todo el del protagonista (Colin Firth). Pero esa gran comedia que parece guardar el planteamiento no llega a madurar nunca. Hay varios factores que se unen para frenar sus posibilidades. La historia carece de originalidad, sigue un camino muy predecible y además se la ve como encorsetada, anclada en una dinámica muy limitada. Es decir, se repiten el mismo tipo de escenas una y otra vez (cansinos paseos en coche), se fuerzan tópicos (la lluvia los aísla y acerca), e incluso se incluyen giros que parecen metidos con calzador para forzar tal o cual cambio en el personaje en el momento exacto (el accidente y la visita al hospital es muy artificial).

La relación amorosa, como extensión de esas limitaciones, no termina de funcionar. Los diálogos tienen la huella de ingenio de Woody Allen y ofrecen divertidos juegos de ataque y defensa entre la pareja, pero no basta, porque no hay química (los actores tienen parte de culpa: ni Firth ni Emma Stone terminan de congeniar) y la evolución es muy facilona, incapaz de sorprender y emocionar. La intriga por ver cómo desvelarán la farsa o descubrirán la auténtica magia lleva mejor ritmo… pero tampoco tiene giros genuinos, y por extensión el final se huele a distancia.

Lo mejor es que el trasfondo buscado por Allen no se diluye en la simpleza del guion. Los mensajes sobre las esperanzas, el amor, lo que necesitan creer los humanos para seguir viviendo, etc., se intuyen sin problemas. El protagonista más que escéptico es cabezón irracional hasta el punto de que ni cree en el amor, pero la situación le hará comprender tanto las debilidades de las personas, esas que las llevan a creer en fantasías, como las suyas propias: reconocer que los sentimientos no se pueden medir con el rigor científico que pretende. Y por ello es una pena que la maduración del personaje no consiga engrandecer la pobretona historia de amor.

Nunca llega a decaer hasta el aburrimiento, tiene cierto encanto (personajes simpáticos, escenario vistoso y puesta en escena colorida) y entretiene sin problemas, pero resulta intrascendente y se olvida en cuanto termina la proyección.